Ayala Japón 

Gracias.

Gracias a ti… Siempre a ti.
Dedicado a ti que me lees con una sonrisa en tu rostro, incluso antes de empezar a leer.
Dedicado a ti. A quien busco excitar y emocionar.
Dedicado a ti. Que eres mi castillo… Castillo que voy a cuidar. No dejaré que se acumule polvo en tu foso… No me confiare, puesto que no quiero luchar contra otros caballeros…quiero que no se atrevan ni a acercarse. Que te vean inexpugnable… No debo confiarme, o lo notarán… y atacaran.

Tuyas son mis noches y mis anhelos. Míos son tus sueños. Míos, siempre míos. Allá donde tus sueños te lleven, me hallarás. Te los robare con cada amanecer, para que no puedas recordar lo bien que me amaste y tengas que volver a soñarlo. Quiero tenerte siempre con ansias de amarme. Que quieras soñar que me amas y me ames para soñarme. 
Creía tener los celos desterrados de mi cabeza. Pensaba que por fin me había vuelto inmune a ese devastador sentimiento. Hay quien dice que es un síntoma de amor. Que cuando se sienten celos es porque la otra persona te importa. No… No estoy de acuerdo. Más bien creo que es síntoma de inseguridad en uno mismo. Síntoma de sentimiento de propiedad indebida, de intento de manipulación. No… No los quiero en mi vida. 

Eras libre antes de entrar en mis pensamientos, antes de entrar en mi vida, antes de que empezaras a leerme. Y así,… Libre quiero que sigas.

Quiero disfrutar de tu compañía, no de tus ausencias. Quiero que me ames cuando estés conmigo. Cuando no estés conmigo… Que más da lo que hagas? 

No te conformes con escribirme mil, “te quiero”… De poco sirven comparados con un “te amo” susurrado mientras hacemos el amor.

En cambio, un beso, un abrazo, un orgasmo… Sentir tu deseo, tu mirada, ver tu sonrisa… Eso… Me mantiene enamorado.

Hace poco pensaba… “estar a régimen, no quiere decir que no pueda mirar el menú”

Pensaba que la fidelidad consistía en desear a otras, pero no saborearlas.

Ahora me he dado cuenta de que cuando se disfruta y sé sale satisfecho,… Los demás menús, se vuelven invisibles.

Tu…niña…si, tú!!…que me lees cada semana… Tu, eres la que hace que siga escribiendo. La que hace que bulla esta cabecita Mía. 

Tu… La que me excita y emociona.

Gracias.

Gracias a ti… Siempre a ti.

 

Podía haber sido verdad y de hecho lo fue, aunque me lo esté inventando. 

En la calle Ayala. En la misma calle que el restaurante mexicano Tepic, se encuentra este genial restaurante. 

Cocina japonesa, japonesa. Y digo japonesa, por qué es japonesa.

Hace unos días una amiga me decía que había comido en un japonés y que no le había gustado. Decía, que no entendía cómo era posible que estuvieran de moda. Que el olor tan fuerte del pescado le dio náuseas.

Cuando me dijo de que sitio hablaba, lo entendí todo. 

Un japonés es un japonés. Un chino, es un chino. Un asiático, es un chino. Un sushitapper, es un chino. Y así sucesivamente…😇

Ayala Japón es japonés. Y como buen japonés, dispone de carta y además, tiene cuatro diferentes menús. Elegimos el menú ejecutivo 2…

Como en cualquier restaurante japonés que se precie, mientras te preparan los platos, siempre tienen el detalle de invitarte a degustar un delicioso aperitivo para que la bebida no se suba a la cabeza. Personalmente, estoy enamorado de la Kirin Ichiban, Kirin para los amigos.

    

No tardaron mucho en servir el “Maki Variado” que incluía salmón y atún… Y como no, abundante wasabi y genjibre.

La explosión de sabores que siento cuando como Maki o sashimi, me hace siempre querer vaciar el salón de comensales y camareros y convertir la cena en una orgia de sabores y sexo…. Uisssss… Lo que se me acaba de ocurrir… Para otro post!! ( esta cabecita Mía)
  

Aún no había terminado de disfrutar del Maki, cuando sirvieron la “Tempura de Verdura”.

Algo que agradecí, ya que así, y para que no se enfriara, comencé a comerla reservando un poco de atún rojo para después.

La Tempura es algo tan sencillo de preparar y tan delicioso al mismo tiempo…Harina, agua fría, aceite a la temperatura adecuada, unos 170ºC  aproximadamente, y a disfrutar de su crujiente sensación en el paladar. Todas sus vitaminas intactas. Todo su sabor y sus jugos. Un placer oral… 
  

Tras el Maki y la Tempura, llegó el plato de “Gyoza Crujiente”. Empanadillas que a mí, personalmente me gustan más de aperitivo que como plato de “transición”. Deliciosas y sabrosas. El baño en soja debe ser muy breve y superficial o perderán sabor.
  

Después de pasta, pescado y verdura, tocaba carne. El menú elegido tenía todos esos ingrediente. Y ahora le tocaba al ” Buey Teriyaki ”

No soy muy aficionado a la cocina realizada en Wok, pero reconozco que las verduras en un Wok quedan dé rechupete. Si se sabe usar el Wok, claro. Yo no puedo usarlo en casa. Con vitrocerámica o inducción no se puede. Y quien diga lo contrario solo demuestra no saber usar un Wok. Que alguien me corrija si me equivoco, pero en un Wok se cocina en las paredes del mismo y no en el fondo. 😋

  

Tan solo nos faltaba el postre. Los japoneses no suelen tener chocolate para el postre. Es algo curioso, porque son grandes aficionados a las chocolatinas. Incluso tienen los famosos Kit Kat con sabor a tea verde, wasabi, judías rojas, boniato, Chile picante….Pero como postre, es difícil de ver.

De todas formas un tea verde japonés y un helado de mango, no son para despreciar.

  

Pagamos los 15€ por comensal reglamentarios y nos fuimos a cepillarnos los dientes. Y a otra cosa, mariposa.
Ayala Japón. Un imprescindible entre los japoneses de Madrid. Un lugar donde tener un orgasmo con suspiro final. Súper recomendable 
 
Ayala Japón.

C/ Ayala 67, Madrid

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.
Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)

Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique. 

Portada de Marmayan. 

© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados 

Bacira

Olía…..a…. …. ….. Olía a SEXO…..
Creo que fue un sueño… No estoy muy seguro. El olor de mis manos y sobretodo el olor de mi cara,… de mi boca…, decían lo contrario…. Olían a sexo. A tu sexo.

Me desperté sin nadie a mi lado, pero la sensación era como la de aquella noche… Esa noche que pronto pasaremos juntos… Esa noche que ya hemos estado juntos. 

Sentía el frenillo de mi lengua dolorido y mis labios hinchados. Tenía un regusto ácido y dulzón en la boca. Mis dedos…. Curioso… Unos olían diferentes a los otros…. Te había explorado bien. No había dejado ningún rinconcito sin bucear. Lengua y dedos, habían tocado sincronizadamente una sinfonía perfecta. 

Al cerrar los ojos. podía volver a sentir tus muslos apretando mis mejillas… Tu espalda arquearse…. Si cerraba los ojos,… podía verlo nítidamente. No podía haber sido solo un sueño. 

Aún no había amanecido y la luz era insuficiente para distinguir el interior de la habitación. Podía ser mi casa. Podía ser la tuya o tal vez un hotel. 

Volví a palpar a un lado y al otro para asegurarme de que efectivamente estaba solo…. Solo y desnudo en una habitación completamente a oscuras. 

Quería dormirme de nuevo. Seguir soñando… Si todo había sido un sueño… Lo mejor era intentar retomarlo…. Así,…volvería a sentir tu sabor en mi boca. Tu boca en mi sabor…. Volvería a empaparme en tu excitacion y tú… a llenarte con la mía. 

Podría verme otra vez bajando por tu ombligo, besando cada curva, deslizándome hasta llegar a tu sexo. Podía verme besándolo con delicadeza esperando a que se abrieran sus puertas. 

Lo lamia con suavidad, tan solo superficialmente, como llamando para ser recibido. Lo besaba y lo miraba. Notaba cómo cambiaba de color, de tamaño… Como se hinchaba y humedecía… Apoyaba mi lengua sobre sus puertas que se abrían invitándome a entrar. 

Podía sentir en la punta de la lengua el punto exacto que activaba tu ignición. 

Mis labios… Posados sobre los tuyos….mis manos…. Apretando tus glúteos contra mi… Tu respiración se convertía en música en mi cerebro. Música que resonaba y que hacía que mi boca y tú otra boca bailaran como en un cuento de hadas. Mi lengua… Tu clitoris… Como cogidos de la mano, se contoneaban,…uno escurridizo…la otra….ágil y depredadora. 

Jugando al pez y al pescador…. Acariciandolo y liberándolo…..succionando y liberándolo…frotándolo….y si…. Liberándolo…. 

Así podía gozar más de tu placer…. Retardarlo y tomarlo a mi antojo.

Mis manos…, una sobre tu ombligo. Te sujetaba como en un tango callejero… La otra…la otra… Cinco dedos… Ninguno de sobra. 

Con movimientos sutiles acariciaban y profundizaban en tu…

Ring…ring….ringggg….

Maldito despertador.!!!!!!

El sol entraba ya por la ventana y por fin pude ver la habitación con claridad…. Oh no!!!… Es la Mía!!! 

Y tu…. Tan cerca pero tan lejos… En mi corazón pero a kilómetros y kilómetros de distancia. 

Podía haber sido verdad y de hecho lo fue, aunque me lo esté inventando. 

Bacira. Hace tiempo que estuve en Bacira. Recuerdo que fue una comida muy agradable en compañía de Fury… Hoy que voy a escribir sobre este restaurante, no me siento muy bien. Estoy acatarrado y espero que esta parte del post no me queda tan sosa como la anterior….

Tal vez no lo consiga, así que ya quiero adelantar que Bacira es un lugar para repetir y recomendar. Es de esos sitios en los que siempre encontrarás calidad tanto en la cocina como en la atención. 

Sus tres cocineros y sus camareros….saben lo que se hacen. 
Empecemos….

Tras todo un verano intentando reservar mesa, por fin lo conseguimos. Bacira está de moda. Se ha corrido la voz y todo los madrileños con oídos, quieren conocerlo. 

No pude hacer fotos de la planta superior porque estaba llena de gente y en Placeroral no deben salir las caras de la gente (como norma general). 

Sin embargo, si pude hacer una foto de la salita que hay en el sótano. 

  

Fury llevaba mucho tiempo detrás de conseguir mesa aquí. Por 13,90€ por persona… Comimos lo siguiente….

De aperitivo unos mejillones con pimientos rojos, zanahorias, cebolla…. Todo presentado en una lata de conservas y acompañado de pan de arroz que le daba un aire oriental y ligero. 

  

De primero, pedimos lo mismo. Un plato de “Maki de Atún con Salsa Brava” para cada uno. 

La cocina fusión me encanta… Españolizar platos que ya de por sí son inmejorables, no tanto. 

Wasabi… Wasabi… Wasabi…. 

La salsa brava….para las patatas…. Ufffff. 

Ya …..ya…. Ya se me pasa!! Solo ha sido un sofocón. Ya vuelvo a sonreír! 
  

Además!! La salsa brava estaba simpáticamente posada en una esquinita y ni molestaba…ni iba a ser molestada. 

Él Maki estaba estupendo pese a faltarle el Wasabi y el jengibre. Realmente rico. 

  

Fury-chan quería “Brochetas de Pollo con Salsa Teriyaki y Arror” elección, que sabía de antemano, iba a provocar que yo terminará por comer parte de la segunda brocheta. Era demasiada cantidad para ella. 

Estaban deliciosas. No usé el tenedor… Ejercí de troglodita. El palo en mi mano. Mis dientes sobre la carne… Y con un giro de cuello a lo Neandertaler, arranque un buen pedazo a la brocheta. El jugo corría por mi barbilla a punto de gotear sobre mi camisa, pero… Ahí estaban mis instintos animales….y con una lengua que ni yo sabia que tenía… Relamí el mentón al tiempo que mi mano limpiaba el resto, humedeciéndose desde la muñeca hasta los dedos. Que obviamente chupé.
  

Pero antes de terminar con lo que había dejado Fury, yo había dado buena cuenta de la “Merluza en Salsa Verde” que estaba cocinada en su perfecto punto. Solo este plato, en algunos restaurantes de la capital de España, cuesta más que todo el menú en Bacira. 
  

De postre yo elegí “Espuma de Café”. Muy ligero y con potente sabor a café. Tal vez le faltara algún adorno, pero ya puse yo mis lego. 
  

Fury, “Tarta de Queso”. Mucho mejor presentado y de sabor potente. Fueron los colofones a una comida amable y económica. 

  

Cepillado de dientes y a otra cosa, mariposa. 
 

Bacira. Calle Castillo, 16 Madrid

Muy recomendable. 

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.

Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)
Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique
© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados 

Calle 30

“Te diría que lo vi venir, que sabía lo que traería ese mensajero cuando llamó a mi puerta…pero te mentiría. Nada me hacía esperar ese “envío”.

Esa tarde llovía, como cada una de las tarde de esa semana. La melancolía envolvía el ambiente. Melancolía y algo más….mmmm. Sóla en casa las horas pasaban, llevaba días sin salir de casa. Era un continuo ciclo de casa al trabajo, del trabajo a casa…solo los breves momentos que él me dedicaba me sacaban del tedio…y de qué manera! Esa tarde le necesitaba, necesitaba sus palabras, sus caricias, su cuerpo, sus besos.

🌷-Hola, chiquillo
✨-Hola, preciosa. Qué tal tu día?
🌷- Un poco de todo, un poco de nada. Te echo de menos. Qué tal tu jornada?
✨-Cansado, pero preparándome para salir. Voy a darme una ducha…me acompañas? 😉
🌷-Mmmmmm….Me dejarás frotarte?
✨-Te dejaré hacer conmigo lo que quieras. Te deseo, chiquilla
🌷-Después tendré que frotarme yo contra tu cuerpo.
✨-Uhmmmmm, me estás excitando mi niña.
🌷-Mis labios serán la esponja que recorra tu cuerpo y mis manos el agua que te bañe.
✨-Como te deseo. Quiero que tu olor me perfume.
🌷-Mi lengua recorrerá tu sexo para que mis labios lo abriguen después….fuerte y lento.
✨-Wow, mi niña, me excitas con solo dos palabras…
🌷-Estoy en ti…y quiero que estés en mi.
✨-Estás siempre en mi, cielo.
🌷-De rodillas, frente a ti, mientras el agua cae. Déjame libar tu miel.
✨-Me gusta verte a mis pies, mientras me abrazan tus labios. No hay mayor placer.
🌷-Te quiero completamente dentro, todo tu, todo en mi.
✨-Mis caderas se balancean para dártelo todo, mi amor. Pero para, no quiero que esto termine aún. No quiero darte mi miel hasta no haber estado dentro de ti. Sube, mírame a los ojos, bésame….y déjame hacer.
🌷-Mmmmmmmm….soy tuya, niño.
✨-Te cojo en volandas mientras me besas. Mi pájaro encuentra su nido dentro de ti con facilidad. Uhmmmmmm….como me abrazas.
🌷-Me aprieto contra ti, me aferro a tu cuello mientras tú marcas el ritmo…..oohhhhh. El placer me inunda.
✨-Primero quiero hacerte el amor. Deseo sentirte lenta y profundamente. Deseo amarte como nadie antes lo hizo.
🌷-Mmmmmmmm……succiona mis pechos, mi niño…..me excita tanto cuando lo haces.
✨-Qué placer, mi niña. Mi pájaro ya no es tal….ahora es un toro que quiere embestirte con furia.
🌷-Hazlo, por favor. Sé mi ariete si lo deseas. Derríbame
✨-Sí, sí, síiiiiii. Siénteme como yo te siento. Azótame, espoléame.
🌷-Lo hago y te aceleras. Cada vez más fuerte, cada vez más rápido….no aguantaré mucho más, mi amor.
✨-No lo hagas, ya estoy a punto para ti….Despeguemos juntos, mi vida!!!
🌷-Siiiiiiiiiii….tu piel golpea mi perla escondida mientras me embistes…..mmmmm….no puedo contener el placer que hay en mi….mi manantial quiere desbordarse.
✨-AAAArrrrrgggg, mi amor, déjame inundarte no aguanto ni un segundo más.
🌷-Hazlo, por favor, hazlo yaaaa!!!
✨-Ooooohhhhhhhh!!!
🌷-Uuuuuuhhhhhhh!!!
✨-…………
🌷-…………
🌷-Gracias, mi vida. Te necesitaba hoy y no sabía cómo decírtelo.
✨-Gracias a ti. Siempre a ti.
🌷-Corre o llegarás tarde a tu cita.
✨-Uuuiisssss, sí, mi cita. Tengo que dejarte cielo. Hablaremos luego.
 
Allí me quedé, exhausta y húmeda en mi cama, con el móvil en mi mano…y feliz. En verdad ese chico me hacía feliz. Me hacía volar y sentir que todo era posible…aun sin estar junto a mi. Claro que cuando estábamos juntos era aún mejor. Pero nunca antes una ausencia me llenó tanto, unas palabras me hicieron sentir tanto….. Los minutos pasaban y yo no cambiaba de posición…realmente estaba agotada de placer.
Hasta que el telefonillo me sacó del trance.
🌷-Sí?
✉️-Mensajeeerooo!!! Tengo un paquete para usted.
🌷-Suba. – Presioné el botón dándole entrada y preguntándome de qué se trataría.
Sóno el segundo timbre, el de la puerta. Abrí y……Siiiiii, allí estaba él….era real y estaba frente a mi ahora.
Dio un paso hacia a mi empujándome hacia dentro, mientras sus labios me besaban y cerraba la puerta tras de sí. Mis atónitos labios solo pudieron recibirle y sonreír mientras él soltaba un “Sorpreeeesaaa….Al final no he tenido tiempo de ducharme” – Me dijo con una sonrisa picarona.
🌷-Ven, mi vida, acompáñame arriba. El agua está caliente. – Respondí sonriéndole.
Y entonces toda nuestra conversación anterior cobró vida y …el agua corrió de nuevo

Texto escrito por “Mía” en desinteresada colaboración con Placeroral.  

Podía haber sido verdad y de hecho lo fue, aunque me lo esté inventando

Tras una tarde de placeres con Mía, nos entró un hambre atroz. Y es que el sexo es muy divertido pero también consume mucha energía. Decidimos salir a la calle para cenar. A Calle 30, para ser exactos. (Recomendado en el blog de Laura. https://portodoloalto.wordpress.com No dejéis de visitarlo.)

En el barrio de Malasaña, en el centro de Madrid, a escasos 200 metros de la Gran Vía madrileña. En la calle del Pez. Una calle que comienza a estar llena de buenos restaurantes y locales donde tomar un cóctel tranquilamente o de manera más bulliciosa, dependiendo del local elegido. 
    
Como aperitivo junto a las cervezas, nos pusieron las ya célebres tristes aceitunas. Uno de los aperitivos menos elaborados que existen. Pero una vez más, me importó poco ya que necesitaba espacio en mi tripita para lo que pensaba cenar esa noche. 

 
Mientras dábamos los primeros sorbos a la cerveza, me dediqué a observar los materiales con los que habían fabricado los asientos del restaurante. Materiales procedentes de reciclado pero no por eso menos cómodos que si los hubieran sacado de un palacio renacentista 

   

Estábamos riéndonos recordando los placeres disfrutados apenas unos minutos antes cuando ante nuestros ojos aparecieron las “Sardinas Ahumadas con Tartar de Tomate y Carpaccio de Aguacate”. A la vista era un plato muy bonito. En el paladar exquisito. Suave y potente. Olor increíblemente atractivo y sabor excitante. Ideal para empezar a sentir cómo se revolucionan los jugos en la boca y en el estomago. 
  

Tras el primer orgasmo, que nos dejó con buen sabor de boca, llegaron los platos principales…”Atún Rojo Salvaje con Verduritas al Wok y Salsa Teriyaki”. Atún rojo… Como no. Mi adición comienza a ser preocupante… Claro que esta vez, no era yo el que se lo iba a comer. 

  
Noooo…. Esta vez quería carnaza!!!! Carne a la brasa. Carne, carne, carne…. Uhmmmm 

Se me hacia la boca agua al verlo posarse sobre la mesa. Estaba haciendo la foto y tenía que contenerme para no babear. 

Observaba su belleza exterior…su color bronceado, su salitre superficial, sus jugos que chorreaban por todas partes….

No pude esperar. Tenía que hincarle el diente. Tenía que jugar con ella… Jugar con mi lengua… Jugar con ella en mi boca… Devorarla. 
 
Pero lo mejor llegó cuando la abrí. Cuando separe sus carnes y pude ver su color…sus pliegues… Su brillo… Sus humores… 

En ese momento supe que era Mia… Solo Mía. Solo yo me la comería. 

Y así hice… Me la comí enterita… Hasta que no quedó nada de ella. 

  
De postre no había chocolate. Y menos mal porque nos habíamos saciado con creces. 

Apetecía algo ligero. Y allí estaba en la carta… “Sorbete de Limón al Cava con hierbabuena”

Un remate genial para un orgasmo con suspiro final.  

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.
Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)
Todas las fotografías por Rosaluma.

© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados 

Pez Tortilla

Había quedado con Marina para visitar el acuario. Me llamó para decir que llegaría tarde. Por una vez no era yo el que se retrasaba.

Me senté a esperarla mirando el más grande de los tanques de agua. En perfecto silencio observé los suaves movimientos de los peces que estaban en su interior.

Justo en ese momento en la parte izquierda, tras el grueso cristal apareció primero ondeando una larga melena rubia,y seguida de ella una preciosa cara de mujer.

Qué suerte tengo! La estupenda rubia va a dar de comer a los peces y yo podré disfrutar del espectáculo. Me llamó la atención que lo hiciese sin necesidad de botella de oxígeno.

Mi sorpresa fué mayúscula cuando tras la cara apareció el cuerpo desnudo, de pechos perfectos flotando ante mi.

Se situó frente al cristal y con un gesto muy lento de su mano me indicó que me acercara al tiempo que sus labios articularon un húmedo

-‘’Ven…’’

Apoyó las palmas de las manos en el cristal y entre ellas posó también su boca en un inequívoco beso.

Sin pensar hice lo mismo. Necesitaba besar aquellos labios, tocar las yemas de sus dedos, aunque fuese tras la fría capa de vídrio.

Apoyé mis manos, cada uno de mis dedos en el correspondiente de los suyos y empecé a notar un calor intenso.

Cerré los ojos y una excitación sin precedentes se apoderó de todo mi cuerpo.

Acerqué los labios. Casi rozaba ya el cristal.

Sabía que notaría el frío, que no sería real, pero aquellos labios me atraían como un imán.

Al entrar en contacto con los suyos había perdido la noción del tiempo, del ruido, del lugar.

Sólo existía ella.

Entreabrí un poco los labios y soñé con saborearla. Y en ese momento sus labios poseyeron los míos, su lengua invadió mi boca, recorrió mis dientes. Tenía un agradable sabor salado.

No era un frío cristal, era una boca ardiente que me atrapaba, que me robaba el aire, que me poseía. Violando mi respiración, atrapando mis lengua, perforando, empapando, susurrandome en un idioma que sólo ella entendía.

No sé si duró minutos u horas, pero cuando soltó mis labios, me regaló una maravillosa sonrisa y con una grácil ondulación de su cola desapareció nadando hacia lo más profundo del acuario.

Marina apareció corriendo medio sofocada.

Siento llegar tarde, pero te compensaré porque he encontrado un sitio perfecto para cenar. Es una taberna llamada Pez Tortilla.

No podía haber encontrado un nombre más apropiado para mi erótico momento acuático y a ver cómo le explicaba yo el motivo de mi erección…

.
Texto por Ana Fernández en desinteresada colaboración con Placeroral. Click aquí para ver su precioso blog.

.

Podía haber sido verdad y de hecho lo fue aunque me lo esté inventando

Marina y yo salimos del acuario cogidos de la mano y nos encaminamos hacia Pez Tortilla.

Mi erección no bajaba sino todo lo contrario.

Marina es muy sexi, muy rubia y muy besucona por lo que iba a ser difícil volver a un estado de reposo. Por otro lado, el placer que sentía “por culpa” de mi estado de excitación no era tampoco, un problema.

Entramos en Pez Tortilla y estaba abarrotado de gente, por lo que tuvimos que quedarnos en la barra arropados a derecha e izquierda por personas que se nos habían adelantado para degustar los sencillos pero riquísimos manjares que Fernando estaba cocinando.

Las camareras pese a la multitud que llenaba el local, son ágiles y no tardaron en saludarnos.

Pez Tortilla no es solo una taberna de Tortillas de patata, “tortilla española”. También es un lugar donde sirven cervezas difíciles de encontrar en otros sitios. Nos decantamos por una “Flying Dog y una “Brooklyn” para empezar y por unos pinchos de tortilla de Queso Brie y otro de Boletus. Estaban tan buenas que con cada bocado y cada sorbo, suspirábamos y salivábamos de gusto.

La agradable conversación hacía que el tiempo pasará volando y que las tortillas fueran desapareciendo sin darnos cuenta regadas eso si por las potentes cervezas.

Fernando siempre está en constante evolución y su tortilla de Boletus ha ido sufriendo cambios durante los últimos tiempos.

Primero agregaba los Boletus en trocitos reconocibles a simple vista , mezclados entre la patata y el huevo. Para mi gusto era perfecta porque me gustaba encontrarme los tropezones de Boletus. Posteriormente introdujo el primer cambio batiendo los hongos con una porción de mantequilla. Agregó la crema resultante a la patata y huevo y cuajo las tortillas. De esa manera el efecto visual del Boletus desaparece pero incrementa el sabor final. Pero no contento con eso, el cocinero, decidió que le faltaba un adorno que además de mejorar su aspecto, incrementará aún más el placer en el paladar y se le ocurrió colocar una cobertura de foie al ya de por si, manjar.

Fernando (el cocinero) tuvo el detalle de invitarnos a degustar los pinchos de está riquísima variedad de tortilla y Mía amiga Marina invitó al resto. Así que una vez más mi bolsillo disfrutó de un bonito descanso.

Ahora me tocaba compensar, y nos dirigimos a mi coche. El se encargaría de llevarnos donde pudiera satisfacer sus encantos con lo que mejor se cocinar…

Web de Pez Tortilla Click aquí 

 

 

 

 

 

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago

 

Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)
Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique

Foto de portada Click aquí 

© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados

Mañuco Benta

…Para mí era un día especial.
Era mi primera vez.
Había estado viendo vídeos en internet para ponerme a tono. 
No quería quedar mal o no aguantar hasta el final.

Ese día me alimente bien… Y bebí… Me hidraté mucho… Necesitaba estar como un toro.
Cuide hasta el último detalle de la iluminación.
Quería que se sintieran cómodas… y lo dieran todo.
Iba a hacerlas sentir flojear sus piernas…Desencajar sus rostros…Que para cuando se desnudaran…ya estuvieran empapadas.

  
No podía apartar la imagen en mi cabeza de sus culitos respingones y sus muslos torneados.
No podía dejar de imaginar sus ojos clavados en mi… Las sonrisas de complicidad entre ellas.
Quería dejarlas a todas un buen sabor de boca… Que quisieran repetir…dejarlas exhaustas.
La temperatura era ideal…
Poco a poco la calefacción subiría a costa de sus cuerpos.
Las haría sudar al mismo tiempo que yo. 
Nuestros cuerpos brillarían bajo las luces de neón.
Estuve seleccionando también la música. 
Mucha y variada música.
Ritmos rápidos y ritmos algo más lentos.
Trate de crear un entorno cálido. 
Algo que trasmitiera calor.
Que la música las arrastrara.
Que fueran a mi ritmo. Si no lo conseguía, estaba perdido.
Que los sonidos, les hiciesen sentir el fuego suficiente para entregarse a tope.
Música conocida para calentar el ambiente.
Música más potente para activarlas en el momento justo.
Música de 72 rpm para hacerlas volar.

  

Tenía que mantenerlas a todas animadas.
No podía mirar más a una que a otra…
Tenía que dedicarme a todas…
Tenía que provocarlas por igual y hacerlas disfrutar.

Fueron llegando poco a poco.
Primero Marta. Preciosa con su conjunto negro.
Enseguida llegó Ana, con su pelo rubio recogido con una goma.
Madi y Mónica llegaron juntas. Ya me había avisado Madi… Traería a una amiga.
Sabía que era algo más que su amiga… “mejor” pensé.
Mía, llego la ultima. Suya era la idea y habíamos estado preparando todo entre los dos.
Estaba preciosa con su pantalón corto y su camiseta de tirantes. Llevaba una botella blanca en la mano. Con la otra me sujetó por la cintura al besarme y me preguntó… ¿Nervioso?… No tienes por qué!! Me has demostrado muchas veces de lo que eres capaz!!
Frank al final no ha podido venir… Le dije a Mía.!
Bueno… Todo chicas… Te quejaras…!!

La escena era la siguiente… Ellas… Una junto a otra frente a mí… Yo…, solo frente a ellas.

Cinco pares de ojos mirándome. Cinco escotes frente a mí…. Me entro miedo escénico.

Recordé en ese momento las palabras de Mía, “Tú solo guíanos… Se divertido…Ponnos a cien, luego todo irá rodado…haznos disfrutar a tope y todas suspiraremos al final”

Puse música… Un ritmo relajado, pero marcado.. Dos, tres, cuatro…. Dos, tres, cuatro…

Y así comenzó mi primera sesión como instructor de ciclo indoor!!

Podía haber sido verdad y de hecho lo fue aunque me lo esté inventando


  Tras una brillante y agotadora MasterClass con mis compañeras de gym,… Mía y yo, decidimos hacer un viaje a tierras Vascas. 

Nos subimos en mi calesa tirada por 165 caballos negros azabache y en un santiamén estábamos en Bermeo. 

Y allí, entramos a cenar en Mañuco Benta. 

Mañuko Benta es una casa rural ubicada en el corazón de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, entorno natural de marco incomparable, está rodeado de playas, bosques y los valles más importantes de la Costa de Bizkaia. País Vasco. 

Llegamos sedientos. Los 45 minutos sobre las bicicletas, sumados al viaje, nos habían dejado agotados.¿que hay mejor después de hacer ejercicio y de un trayecto de 450 Km que una cerveza?

Dando los primeros sorbos se nos antojaron unas anchoas de Santoña. 

Cuando llegó el plato a la mesa, no sabía si comérmelo o jugar al “tres en raya”. Me pareció divertida la presentación. Una buena forma de llenar un plato con tan solo ocho anchoas!!

Eso si… Exquisitas. Para nada estaban saladas y habían sido muy bien desprovistas de las espinas. 

  

Como aperitivo estaban muy bien, pero había hambre y necesitábamos algo contundente. Elegimos queso Idiazabal. Un queso de oveja elaborado en el país vasco que tiene un sabor intenso y toques picantes y ausente de amargor que deja un sabor persistente en el paladar. Las nueces, además de servir para adornar el plato, consiguen añadir nutrientes al organismo y energía para los momentos de cama. 

No me repito si digo que también estaba exquisito. 
  

Pero por mucho que se diga, solo de queso, no vive el hombre. Buscamos en la carta… Y apareció el Bacalao. Imposible resistirse 

Su textura gelatinosa, su sabor, el aceite y el ajo…. Uhmmmm solo haría falta un buen cepillado de dientes después… Y a la cama.
 

Un bonito lugar. Un precioso alojamiento y una cena “exquisita”

Muy recomendable.  

Mañuco Benta en Tripadvisor clic aquí 

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.

Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)

Todas las fotografías por Rosaluma excepto banner y portada. 
© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados