LA JAIMA

-“Me gusta que me miren…”

-“Mmmmm, a mí también. ”

Sentados sobre las toallas en una pequeña cala en la costa gaditana, mirábamos los cuerpos desnudos de la gente que como nosotros gustaba de quitarse esa incómoda prenda. El bañador.

Sus pechos relucían devolviendo la sonrisa al sol.

Su pubis depilado por completo también sonría, solo que parecía hacerlo mirándo hacia mi.

.
-“La verdad es que me da un morbo increíble sentirme observada mientras me colmas de placer. ”

-“Vas a conseguir que me excite. Sabes que contigo, eso es muy fácil. ”

No me dio tiempo a decir nada más. Sus labios mordieron los míos al tiempo que sus manos me acariciaban.

Con ella todo es especial. Todo. Hasta lo más insignificante. Con Mia, incluso yo parezco especial. Tiene ese poder.

Y allí estábamos. En una playa con apenas gente. Con gente, con apenas ropa. Con ropa, que apenas escondía unos centímetros de piel. Con la piel desnuda ante nuestros ojos.
El sol era el protagonista de la playa. Estaba a punto de irse a descansar. Pronto estaría buceando en el Atlántico.


.

A eso habíamos ido hasta allí. A ver la puesta de sol. A verla desnudos….  Para qué el sol nos viera haciendo el amor al tiempo que se dejaba mojar por el mar. Aunque si éramos los tres los que acabábamos empapados, tampoco pasaría nada.

-“Me da morbo que me miren, o tal vez el morbo me lo proporciona más la idea de ser “sorprendido” amandote en un lugar público.” Le dije.
-“Pues tal vez haya llegado el momento de despejar esa duda. Aquí no serás sorprendido. Los sorprendidos serán ellos. ”


.

Volvió a besarme, solo que esta vez con mucha más intensidad.

No sabría decir que me excitó más en ese primer instante. Tal vez, estar en la playa con gente que había ido a ver la puesta de sol, gente a la que le resultaría imposible no vernos. O tal vez el hecho de notar como su excitación iba por delante de la Mía.

Si. El morbo y sus besos hicieron efecto.

El cielo se iba tiñendo de rojo. Las pocas nubes que adornaban el cielo, parecían desfilar presumidas ante el Sol, mientras este, iba mojándose al entrar en el océano.

-“Ven. Corre. Vayamos al agua. Quiero que me llenes en el mar. Que me llenéis los dos. Corre. El sol no nos espera. ”

En pie, tiró de mi mano y me arrastró hasta la orilla.

Primero los pies, luego las rodillas, después los muslos…. después…Mmmm. No hubo después. Cuando las acariciantes y minúsculas olas estaban a punto de esconder lo que no se podía ya esconder, me sujetó con un brazo y con su otra mano tomó el timón y con un pequeño salto hizo que desapareciera en su interior.

-“Sisisisisi. Quiero que me llenes. Quiero que me hagas el amor. Que te vacíes en mi al desaparecer el Sol.”

Las olas apenas tapaban de vez en cuando sus nalgas que se movían arriba y abajo. Sus brazos abrazaban mi cuello al tiempo que su lengua se hundía en mi mientras yo me hundía en ella. El Sol, hacia lo propio.

Éramos cuatro en comunión. Bailando juntos la danza del amor.

-“Follame. Me susurraba. ”

-“Follame. Lo quiero ya. ”

El mar me ayudaba a sostenerla casi sin esfuerzo. Mis manos en sus nalgas la ayudaban a subir. No necesitaba ayuda para bajar. Sabía bailar como bailan las sirenas.

Era delicioso sentir el frescor del agua y el calor de su interior. Delicioso….delicioso….

Su mirada se perdía en el horizonte. Y en sus ojos podía ver cómo el Sol me ganaba por momentos. Casi se había consumido en el mar mientras yo aún no había hecho sino empezar.

Quise ver también ese momento quise ser testigo de cómo el océano devoraba el día para convertirlo en noche.

Una ola mas fuerte que un titán nos alcanzó en ese instante e hizo que me tambaleara, soltándola y dejándola caer.

La abrace por detrás y juntos vimos desaparecer el último hilo de luz.
De repente, la gente comenzó a aplaudir….

-“Dios mío!!! Espero que aplaudan la puesta de sol y no a nosotros. Susurre medio avergonzado. ”
-“Salgamos del agua. Vamos a la arena. Allí no tendrás dudas si vuelven a aplaudir….”

Podia haber sido verdad y de hecho lo fue, aunque me lo esté inventando


.

Todo el mundo va allí al ponerse el sol.
La Jaima es el lugar donde confluyen pasos, risas, miradas….

Nuestros pasos nos llevaban también allí.

Al fin y al cabo, nos gusta que nos miren…
Apenas unos instantes antes nos habíamos despedido del sol mientras nuestros cuerpos lo festejaban en la arena envueltos en deseo, respiración entrecortada y miradas lascivas de quienes allí se hallaban.
Ahora Rosaluma me envolvía de nuevo en sus brazos, mientras caminábamos sin apenas separar nuestras miradas ni dejar de sonreír recordando nuestro sol.
Mmmmm…siiii…nos gusta que nos miren…

.
Ya nos estaban esperando… al llegar pudimos sentir sus miradas recorriéndonos y nuestra piel erizándose mientras nos acercábamos a la barra. Sus miradas nos seguían aún cuando nos acomodamos en unos puff con sendos mojitos y besos.

-“Los amantes ya están aquí,  ya podemos empezar”

.
Cómo me excita que nos miren!!
De pronto, como si de una danza, perfectamente coordinada, se tratase los asientos centrales se vaciaron y fueron recogidos por el sexy staff dejando el espacio libre para bailar.
La música elevó la voz para tomar protagonismo y todos los cuerpos se levantaron al tiempo.

La hora había llegado.

Party time….wowww!

.
Mi principe me sacó a bailar con un largo beso y su mano bajo mi vestido ibicenco. Nuestros cuerpos se entrelazaron ahora en posición vertical repitiendo lo que antes hicieron en horizontal…

.

mmmmm… amo que nos miren.
Podía sentir su erección contra mi muslo y sus ojos penetrando en los míos.

-“Déjate llevar, me dijo.” Y lo hice.

Me perdí en sus fuertes brazos de nuevo y danzamos, danzamos, danzamos……

Todos nos miraban…nos encantaba!!
Bailamos y bebimos. Reímos y nos emborrachamos de besos, mientras seguíamos contoneándonos…

Dos parejas de chicos jóvenes que seguramente habían intoxicado su cuerpo de algo más que mojitos, comenzaron a bailar con nosotros.
Las manos de ellos no paraban quietas manoseando a placer los cuerpos de las chicas que escasas de ropa mostraban el gusto por las miradas ajenas tanto como nosotros. La música se volvió lenta por un momento para animar a la gente a visitar la barra para reponer fluidos, momento que los dos chicos recién conocidos aprovecharon para hablar al oído a Rosaluma. Poco después desaparecieron en busca de polvos mágicos. Pero Rosaluma se quedó con nosotras.

Hubo intercambio de miradas al principio e intercambio de besos poco después. La orgia estaba asegurada.

Rosaluma, nos beso a las tres en un beso imposible. El juego de las cuatro lenguas era realmente excitante.

Verle jugando con sus cuerpos y sentirlas a ellas jugando con el mío me excitó hasta umbrales insospechados.

Sus pechos eran firmes. Sus culitos duros y jugosos.

Sentir seis manos en mi cuerpo acariciandome, luchando por cada centímetro de mi piel, peleando en mi entrepierna… Mmmm cerré los ojos y deje que hicieran. Que hicieran lo que quisieran. Me besaron, me lamieron, me mordieron.

Me sobraba el vestido. Sentía la necesidad de arrancarlo y dejar mi bikini como único abrigo.

Abrí los ojos extasiada y me sorprendí viendo como ellas ya habían hecho con sus ropas lo que yo deseaba hacer con la mía.

Mucha gente se animó a hacer lo mismo y comenzaron a rodearnos bailando al ritmo de la música que había vuelto a ser la del principio.

La noche ya era cerrada. Las luces de la Jaima eran tenues e incitadoras. Apetecía llegar al extasis. Apetecían dosis de orgasmo.

No quería más mojitos. Quería el sexo de Rosaluma.

Le miré y me entendió.

.
Rosaluma dijo “Ven” y yo le seguí.

Salimos de aquel lugar hacia la noche oscura con la luna llena como cómplice.

Una cala olvidada nos esperaba.

Sería testigo ideal de nuestro deseo libre de nuevo…

Nos encanta que nos miren!!

La Jaima-. Avd de Trafalgar s/n. Caños de Meca, Cádiz 

Premio Bitácora. Agradezco tu Voto aquí 

Texto escrito a dúo entre Mía y Rosaluma. 

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.
Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)


Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique.  Gif de la Jaima capturado de Google STREET view.


© Rosaluma. Todos los derechos Reservados.

Anuncios

Mr. Frank (reloaded)

Nuestras noches en vela…
Caminando por la senda del placer. 
Muy larga ha sido la espera. 
Sin saber lo que quieres hacer. 

Suena música de los ochenta. 
Abres la puerta y me recibes con un beso.
Excitante la noche se presenta. 
Creo que hoy disfrutare de tu sexo. 

Te rozo una mano, te rozo el cabello
Te rozo los labios y ya quiero más.
Y ya quiero más y tu quieres más
Y tu quieres más… 

No podemos esperar y ahí en el suelo queda tu vestido.
y yo aun vestido ya no puedo más…Ya no puedo más…
Y te como a besos y me arranco la camisa.
Lo hago a toda prisa y la mente se me eclipsa

y suenan las campanas 
Es domingo y hoy hay misa. 
Ave María purísima. Que el pecado sea contigo
Santificado sea tu nombre. 
Y que tu vientre goce conmigo. ….

Atrás quedó el vestido, atrás el pantalón.
En el suelo tus zapatos junto a mi cinturón. 
Quiero morder tu cuello pero ya estas en el suelo
Quiero cogerte en brazos, y hacerlo yo primero. 

Ven aquí mi amor, ven aquí mi amor….
Que el suelo, ya lo sabes,
quemara tu piel con toda esa fricción. 
Ven aquí mi amor… 
Esto es mas blandito y solo arderás con mi adición. 

Que sofá más rico…
Que sofá más rico…
Tu ropa y mi ropa, nos mira desde el suelo
Tu boca y mi boca, juegan en el cielo. 

Ya se lo que quieres y te lo voy a dar
Aun quedan ocho horas antes de trabajar
Usaremos sólo siete. Luego a desayunar 
No quiero que tu jefe te note naaaa!!!!

Me gusta verte ansiosa, notar tu excitación.
Te mueves suavemente, como una gata en celo
Y me siento deseado, a punto de caramelo
Con el olor de tu sexo, comienza la función. 

Quiero recorrerte… Muerdo tu cuello
Gritas mi nombre y beso tu piel. 
Gimes de placer, te acaricio el cabello 
Quiero recorrerte, llegar hasta tus pies. 

Beso tus axilas, vuelves a gemir. 
Mi lengua dibuja el contorno de tus pechos
Beso tus pezones,… Vuelves a gemir. 
Subo tus montañas. Escalo tus repechos. 
Solo mis dientes y mi lengua entran en acción
El resto de mi cuerpo, espera la ocasión 
Desciendo por tu vientre que se hincha de excitacion. 
Mi boca es un manantial que riega todo a su paso
No puedo reprimirme, no disimulo mi ereccion. 
Jugando con tu ombligo, el tiempo se hace escaso. 

Suena “Radio Futura”… 
🎵Dicen que tienes veneno en la piel…🎵
🎵Y es que estas hecha de plástico fino….🎵
🎵Dicen que tienes un tacto divino…🎵
🎵Y quien te toca, se queda con el…🎵
En busca de ese veneno voy
Si preciosa… No será necesario que me empujes.
Uhmm preciosa… Ya puedo olerlo… Se donde lo tienes…
En busca de ese veneno voy. 
Oh My God!!! Mi jugosa boca parece seca comparada con la humedad de tu frasquito envenenado.
Oh Dios mío!!!! He dado con la tecla, te abres para mi.
Que licor tan delicioso. No pararé de beber hasta provocar en ti cascadas envenenadas.
Emborracharme de ti, bañarme en ti, bucear en tus profundidades. Todas para mi. 
Quiero tu sabor. Tus sabores. Tus olores. Quiero tu jardín.
.

Te veo morder tus dedos…tus brazos…tus cojines… 
Te veo ahogando tus gemidos…veo como te retuerces de placer…
Maldita sea…!!! Libera tus labios..
Quiero oírte.!! Quiero gozarte…
Sujeto tus brazos por las muñecas junto a tus caderas…
Siiii ahora te tengo…
Te tengo. Eres mía…
Te voy a hacer gritar…
Dibujo círculos…juego con tu botón. 
Dibujo subiendo y bajando…juego con tu ignición. 
Dibujando ochos…quiero encenderte. 
Presionando, succionando, liberando, acelerando…
Mi lengua baila funky al ritmo de tu respiración. 
No aun no…no te dejes ir aun. 
Quiero que acumules energía. 
Quiero una explosión que te deje después a mi merced. 
Dibujo círculos. Uhmmmm que sabor!!!!
Golpecitos… Con mi lengua. 
Contracciones…en tu espalda
Mis manos en tus glúteos. 
Las tuyas apretándo mi cara contra ti.
Y gritas…. Y Gritas….
Oh siiiiii que bueno…. Que se entere todo el mundo de lo que somos capaces de hacer…
Intentas separarme,…no te dejare…intentas arráncarme…no te dejare…intentas despegarme…no lo permitiré… Ahora eres mía…
Y yo quiero más…y yo quiero más…
Tus manos se relajan…te vas a desmayar….
Mi boca, mi cara, mis ojos, mis manos… Inundadas de veneno. 
Me relamo… Te dejas caer sobre el sofá. 
Estas dispuesta a relajarte….
Pero tengo algo para ti….
Esto no ha hecho más que empezar…
“Divina estas…preparada para el baile”
Ven… Vamos a tu cama… Tu sofá esta muy mojado. 
Aun quedan 5 horas. Y ya sabes… 
El desayuno puede esperar.  

.
 

Podía haber sido verdad y de hecho lo fue aunque me lo este inventando


“Te invito a cenar” Eso me había dicho Marmayan.
“Quiero darte una sorpresa, y tal vez puedas escribir en el blog sobre el sitio” Eso me había dicho.
Quedamos en “Las Cortes” al pie de los Leones. (Congreso donde se reúnen los gobernantes Españoles).
No sabia donde me llevaría pero me presenté con ilusión. 
Era todo un detalle que quisiera celebrar su cumpleaños conmigo invitándome a cenar.

La sorpresa fue mayúscula cuando me dijo el nombre del restaurante. Mr. Frank estaba en la lista de “Gatillazos”. Uno de los restaurantes que había tachado de impresentable por no cumplir mínimamente con las expectativas que vendían en su web.
Pensé en callar, pero la risa me pudo. 
Y allí cogiendola de las manos, le dije… ¿De verdad lees Placeroral? 
Claro, ¿porque lo dices? ¿Ya has estado?
Es uno de mis Gatillazos.

.
  
Su cara era un poema. Sus mejillas se sonrosaron y me recordó a un Bello atún rojo. 
Ya, ya…. Lo se… Debo estar enfermo. Pero el atún me pierde.
Nos encaminamos a Mr. Frank y pasamos de largo.

“He reservado pidiendo una mesa intima.” Me susurró.

No me quedó más remedio que dar la vuelta… y entramos.

Todo estaba igual que lo recordaba, solo que esta vez, el mismo camarero que me había desatendido la vez anterior, se mostró súper amable.

.
  
La mesa era ciertamente la más íntima del restaurante. Y más intima la hicimos nosotros al cambiar los cubiertos de sitio. Los habían situado uno frente al otro, pero eso todo el mundo sabe que solo sirve para ver la campanilla del otro y para hacer piecitos bajo la mesa.
Poca cosa para las placenteras ideas que llevábamos los dos, aunque fueran ciertamente intenciones veladas. No confirmadas.
.

  
Y así, sentados uno al lado del otro recibimos la carta del restaurante de manos de un sorprendido y estupefacto camarero.
Para beber… vino blanco… Un Verdejo aromático, con cuerpo pero suave. Ideal por su acidez que contrastaría seguramente con el dulzor de quien me acompañaba.

.

El aperitivo que nos colocaron en la mesa cuando elegimos los platos que degustariamos, junto con el pan de semillas, nos sirvió para ir rompiendo el hielo.

Llego el “Risoto de Boletus con Queso Idiazabal a la Trufa.”

.

Habría sido perfecto porque su sabor era exquisito. Habría sido perfecto para mi, pero resulto que quien me miraba con sus preciosos ojos azules, casi violetas,… es una gran entendida en setas. Y sorpresa… No eran boletus. Era otro tipo de setas y aunque estaba buenísimo, el hecho de saber que no eran la variedad que decía la carta, le quitada puntos al restaurante.
(Positivo por camarero amable contrarrestado por la falsa de los boletus) 
.

  

Llego el segundo plato mientras brindábamos por su cumpleaños… Brindábamos y algo más… Por lo cual el camarero se excusó al interrumpirnos mientras posaba el “Tataki de Atún Rojo con sésamo y salsa de wasabi”
Ninguna pega a este plato. Delicioso. Presentación decente, y calidad del Atún suprema. Enseguida me olvide de los no-boletus y empece a sentir pánico al ver como desaparecía tan rica carne roja de la pizarra que hacia las veces de plato. 

Se ha puesto de moda la pizarra. Estoy seguro que en más de una cantera están haciendo el agosto. 
El restaurante se iba llenando de gente y aún así nuestra mesa seguía siendo intima. Lo que aproveche para hacer una pausa con el atún rojo y degustar sus labios también rojos. Sabían a Verdejo y olían a atún mezclado con su aroma natural. 
La noche prometía. Mi sangre,…,creo que es roja,… comenzaba a fluir con mayor velocidad. 
“Se nos va a enfriar el atún, como no sigamos con el” dije.
“Pero si el atún es un plato frío” me dijo.
“Bueno, da igual, el que tiene que enfriarse soy yo” le dije sonriendo, y me besó otra vez..!!
“Uhmmm….” Sentenció.
.

  
Habíamos dado cuenta del atún entre los dos y ella además ya había apurado su copa de vino, mientras yo solo le había dado un par de sorbos, cuando llego el “Magret de Pato Lasqueado con Cebolletas Glaseadas y salsa de Naranja Amarga”

.

“¿Pido otra copa?” Dije.
“Mejor agua, la noche es larga”
Lo habíamos pedido poco hecho y así lo presentaron. Casi nos lo comimos templado por culpa de nuevos y continuos juegos amatorios, casi sexuales que pasaban desapercibidos a los demás comensales, pero que a nosotros nos abrían el apetito aún más.
Este plato lo recomiendo a todo aquel que pase por Mr. Frank.
Impresionante el contraste de sabores y tierna y sabrosa la carne “roja” De pato.
.

  

Finalmente he de sacar a Mr. Frank de la lista de Gatillazos y colocarlo en recomendable. 
Tal vez si no hubiésemos elegido el risoto, habría sido muy recomendable, pero oye, creo que de un Gatillazo a un orgasmos con suspiro final hay demasiada diferencia.
.

 
Decidimos no tomar postre y convertirnos a nosotros mismos en ese plato final. Pero eso,… no lo comeríamos en Mr. Frank
Pagó ella tras desestimar los chupitos de licor que nos ofrecieron y nos fuimos en busca de ese orgasmo con suspiro final. 

.
Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.
Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)
Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique
© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados

El Imparcial

Mmmmm….verbena de orgasmos… Orgía de caricias… Fiesta de besos…
Así es cada día contigo. 
Me excitas con tan solo una mirada. ¿Que digo con una mirada? Me excitas con tan solo pensar en ti.
Ahora, aquí, apunto de dormirme… Y no dejo de pensar en ti…

Ahora, aquí, desnudo en mi cama… La mente me transporta hasta ti…
Te veo en tu habitación, saliendo de la cama. Mirando la hora que muestra el despertador… Hay alguien más en tu cama, pero esta noche no soy yo. Sus ojos son azules. Y los míos no. Su pelo rubio. Y el mío… Bueno… El mío, no!! 

Veo cómo le besas y como te diriges hasta el baño.

Mientras esperas a que el vapor aparezca en el agua de la ducha, te miras en el espejo. Yo desde atrás veo tu espalda, tu culo, tus piernas. En el espejo veo tus ojos, tus labios, tus pechos.

.

Me invento ser un ente invisible. Me lo invento, porque es mi sueño. Me lo invento, porque quiero.

.

Quiero acariciar tu piel mientras te tocas tu despeinado pelo. Acariciar tus hombros y morder tu cuello. Quiero que notes mi erección buscando tu humedad.

.
El sonido del agua de la ducha te hace mirar hacia ella y observas el vapor subiendo hacia el cielo. 
Pero continúas frente al lavabo. Mirándote en el espejo. Con las manos apoyadas en la loza te inclinas hacia delante. Uhmmmm que hermosa visión desde mi posición. Que irresistible visión con esta, mi erección.
Me agarro con fuerza a tus caderas mientras te penetro de un solo empujón. 

.

Mientras,… el espejo se llena de vaho y te inclinas más y más sobre el lavabo. 

.

Noooo… No estoy tan solo, haciendote el amor…. Noooooo… Mi furia representa mucho más que eso. Te estoy dando todas mis energías. Te estoy dando todo mi empuje. Te estoy dando… Si. Si… Te lo voy a dar. Pero aún tendrás que esperar…

.
Te metes en la ducha… El agua caliente recorre tu piel…¿Lo notas? Soy yo, mi niña. Soy el agua que acaricia tu piel. El agua que juega con tu placer… Siiii… Oriéntame bien, dirígeme hacia el punto exacto. La presión exacta. La temperatura exacta… 

.
Uhmmmm… dejaré que pienses que eres tú quien te disfruta. Pero yo… Yo, soy el agua que te excita. Uhmmmm siiii…. Mantenme ahí… Solo un poco más. Siiii. 

.

Quiero ver tu cabeza cayendo hacia atrás. Tu mano, tirando de tu piel hacia tu ombligo. La otra… La otra… Con la otra sujétame… Soy tu ducha. Soy tu agua y quiero tu orgasmo. Si… Si… Lo quiero ver aparecer.

.
Ahora… Si, ahora. Noto cómo te tensas, noto como tú culito se endurece. Siiii. Dámelo, mientras yo, calentito, no dejo de lamer tu botoncito.

.
Me gusta mirarte a la cara mientras corres de placer. Mientras el placer te alcanza y te sobrepasa. Me gusta mirarte cuando suspiras y te relajas.
Cierra los ojos, mi niña. Te voy a enjabonar. Ahora soy tu esponja. Ahora soy yo, quien te dará mi gel.

.

Recorriendo tus pechos, tus axilas, tu cuello. Espuma. Soy espuma

.

Recorriendo tu vientre, tus muslos, tu sexo. Espuma. Soy espuma.

.

Recorriendo tu espalda, tu culo, tus piernas… Espuma. Me hago espuma para cubrir tu belleza y capturar tu sabor.

.
Sal… Sal de la ducha. Mírate… Mira tus curvas… Mira tus formas de mujer… No… No eres una top model… Y aún así…eres perfecta. 

.

Quiero hacerte fotos. Que las guardes solo para nuestros ojos.

.

Quiero inmortalizarte…para siempre, en mi corazón.
No. No vayas a tu cama. En ella no estoy yo. 

.
Vente a la mía. Ven. Aquí…Te esperaré.  

Podía haber sido verdad y de hecho lo fue, aunque me lo esté inventando

El Imparcial 

Restaurante de moda en Madrid. Para poder cenar en el, hay que reservar con varias semanas de antelación.     
  Está ubicado en el centro. En la calle Duque de Alba. Muy cerca del teatro de la Latina y de otros muchos lugares de ocio donde disfrutar antes o después de un buen espectáculo. 
 
Cualquier cosa de su carta es un manjar. Y la atención de sus camareras y camareros es muy simpática y profesional. 
El Sashimi de Salmón con Helado de Wasabi es espectacular. Tanto en presentación como en sabor. El helado, no deja indiferente. 

 
El Tartar de Atún, está muy rico. Presentación diferente y panecillo sugerente. Eso sí… Nada como el tartar que disfrute en La Orza, Toledo. Visita el plato pulsando aquí.

 El restaurante en sí es muy bonito y las mesas, aunque no muy separadas, tienen la distancia justa para poder sentir intimidad al conversar. En esta ocasión, como casi siempre, la conversación fue muy fluida y variada en cuanto a los temas que se hablaron. Calentándose hacia el final… Dando paso a promesas veladas de placeres en camino. 
Pero antes, no podíamos perdonar el postre. Tarta de Zanahoria. Esponjosa y exquisita. 

   
Un lugar donde ir acompañado de alguien adorable. 

El Imparcial. 

C/ Duque de Alba 4

Madrid, España. 

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.


Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)

Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique.  

© Rosaluma. Todos los derechos Reservados.

Malatesta

Me la comía con la mirada…!

Habíamos quedado para cenar y fue a buscarme a la oficina en su flamante coche japonés!!
Al verla con su sombrero azul y sus labios rojos, ya la deseé.

Su camisa verde y sus pantalones ajustados de cuero negro, tampoco pasaron desapercibidos.

Me sonrió y me besó tímidamente, como si le pusiera nerviosa lo que tal vez pasara esa noche.

Subimos a su coche y siguiendo mis indicaciones, llegamos a la plaza Mayor de Madrid.

Mientras maniobraba para aparcar,…

Me la comía con la mirada…!

Llegámos a Malatesta y uno de los camareros nos dijo que le acompañáramos.

Mi enamorada, había reservado en la planta baja del restaurante y bajamos por la escalera.

 Delante,… iba el camarero, después,… el pantalón de ella y yo… detrás…

Me la comía con la mirada…!

Malatesta, estaba a rebosar. Había dos reuniones de mujeres que ocupaban medio salón. El resto eran parejas como nosotros. Conté 31 mujeres y 5 hombres. No es de extrañar. En España la proporción es casi esa.
La mesa que nos ofrecieron era ideal. Solo teníamos una mesa enfrente y otra a la derecha. La espalda quedaba resguardada por el ladrillo y la izquierda por un arco del mismo material. Sentados uno junto al otro en el sofá, la cena prometía besos.  
Primero pedimos el vino. Un rosado de la variedad Lambrusco. No es uno de mis preferidos, pero estábamos en un restaurante italiano y la deje a ella elegir!

En el restaurante, me dejaría hacer…!!
Sus miradas a la carta eran fugaces si las comparaba  con las que me dedicaba a mi, pero yo intentaba mirar la carta sin leer con atención para seguir dejándola llevar la voz cantante.
Mientras su cerebro decidía que pedíamos de entrante, pude percibir muchos matices de ella… Su olor, suave pero envolvente, despertaba mis sentidos… Era un olor a mujer…Olor a sensualidad y pasión. Olor a inteligencia y frescura…

Su voz, era multitonal, no existía la monotonía en ella…

Su expresión corporal de sirena, acompañaba a cada una de sus palabras.

Debía tener cuidado y no sacar mi vena Macarra. Ante todo, debía ser un caballero.

Me la comía con la mirada…!

Fui acercándome a ella sin llegar a arrinconarla. Quería notar el calor que emanaba de su cuerpo sin limitar sus movimientos. Tenía ante mí una flor. Una flor sin espinas. Aunque tal vez alguna vez las hubiera tenido.
Debía ser sutil con mis movimientos y mis palabras.
El secreto no estaba en que sintiera que la deseaba, sino en alimentar su deseo por mí y hacerlo tan grande que no pudiera contenerlo. Que no pudiera contenerse.

 Finalmente se decidió por “Carpaccio de Ternera con Rucula y queso Parmesano”. No sin antes preguntarme que me parecía su elección. Una pregunta que denotaba educación y que además, por la comunicación no verbal que utilizó, daba a entender que le encantaría que yo estuviera de acuerdo.

Sus dedos se deslizaban con suavidad entre los platos enunciados en la carta. Su mano derecha permanecía inmóvil junto a mi mano izquierda como no queriendo poner distancia.

Mientras, con su otra mano, pasaba las páginas una tras otra, hasta llegar a los postres.

Y en los postres pensaba yo sin darme cuenta. Por lo que me esforcé por no viajar con la Mía imaginación y disfrutar de la Mía compañía.
Había que elegir el plato principal. Yo miraba como atontado las paredes de la cueva donde estábamos ubicados.

 Miraba la decoración y me recordaba a un viaje de hace años a Bolonia. Me teletransporté a la “Italia romana”. Y allí vestido con mi “toga” gire la cabeza para admirar a la “patricia” que tenía a mi lado.
Sus ojos me miraban brillantes y sus dientes blancos como la nieve asomaban eróticamente entres sus labios ya no tan rojos, pero aún más bonitos. Habían perdido maquillaje para ganar en hermosura. Mucho más apetecibles.
En su camisa… Su escote. Un escote que me hacía burla cada vez que ella se movía. Parecía decirme ” mira lo que escondo”… Entonces yo miraba y me contestaba…” Que te lo has creido tontorron”… Quería vengarme de el, desabrochando algún botón. Pero recordé… Debía ser un caballero.

Me la comía con la mirada…!

En ese momento apareció la camarera. Una chica morena con el pelo recogido en una coleta que le llegaba hasta la cintura. Su cara era bella pero no dulce. Tenía facciones de chica mandona y tal vez cansada, pero aún así, su sonrisa de gran profesional, se presentó ante nosotros.
Mi enamorada le dijo que ya teníamos decidido el entrante y que teníamos dudas sobre si elegir una pizza u otra cosa. La mandona camarera hizo un gesto de aprobación con sus labios con respecto a la pizza. Gesto que se convirtió en palabras cuando le dijimos la variedad que teníamos en mente.  “Pizza Fiore di Bosco”

 “Esa está muy rica. Seguro que os va a gustar”
Y así desapareció para seguramente ordenar a los cocineros que prepararán nuestros platos, amenazandolos con fustigarlos con su coleta sino lo hacían con prontitud.
En ese momento, acaricie la mano del ángel que tenía a mi lado y la mire a los ojos y a los labios, a los labios y a los ojos, a los ojos… Y nos besamos. Wowwww…! Como nos besamos… Su sabor era burbujeante. Sus labios dulces y suaves…jugosos como un melocotón maduro. Sus dientes perfectos. Su lengua…ágil y adictiva, era un iman para la mía.
Me conquistó.
Sus ligeros gemidos al besarnos, me hacían sentirme súper deseado. Y nada, absolutamente nada me excita más que sentirme deseado.
Ya me tenía donde ella quería. Mientras yo…

Me la comía con la mirada…!


El sabor de la pizza con sus boletus y espárragos servía como antídoto para sus besos. De no ser por la pizza, le habría hecho el amor allí mismo. Nadie me ha besado tan bien como ella. Nadie me ha provocado nunca tanta adición!!
El vino iba desapareciendo de la botella al mismo ritmo al que lo hacía de las copas. Brindábamos con cada bocado, peleándonos por brindar por el uno y por la otra. Brindábamos una y otra vez, hasta que decidimos hacerlo por los dos y por una noche de ensueño… Una noche llena de sonrisas!!

En ese momento…

Me la comía con la mirada…!

Llegaba el postre. Ya habíamos elegido, y esto si fue imposición mía, una “Mil hoja de Hojaldre con Crema de Chocolate y Naranja” que prácticamente me comí solo mientras ella tomaba café con hielo.  
 El sabor a chocolate en mi boca junto al suyo a café, hacían de cada beso un fantástico momento lleno de sensaciones y explosión de sabores.
Terminábamos el postre cuando me di cuenta de que éramos los únicos en el salón. Todos los demás ya se habían marchado. El tiempo pasa tan deprisa cuando se está junto a alguien tan deliciosa como ella…  
 La camarera trajo la cuenta sin haberla pedido. Su sonrisa había aumentado. Una gran profesional que, cuanto más cansada, más estiraba su sonrisa.

Fui a coger la nota cuando la bella flor, me la quito de la vista. ” De ninguna manera… Pago yo. Dije que invitaba y voy a hacerlo”

No opuse resistencia. Me encanta que me inviten.

.
“Podía haber sido verdad y de hecho lo fue, aunque me lo esté inventando.”
 Llegamos a su casa. Ahora tenía que conseguir que cuando la dejara en su cama tras el amanecer, no pensara en otra cosa que en volverme a invitar.

❤️
Debí conseguirlo, pues me invitó también a desayunar!!!

❤️

Trattoria Malatesta

Calle de los Coloreros 5

Madrid

Mesa 26, precio de lo expuesto 45,60€

Un lugar donde tener un orgasmo con suspiro final. (Plantas baja)

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.
Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)

Todas las fotografías por Marmayan excepto donde lo indique.

Foto de portada http://www.123rf.com/photo_10623686_angel-girl.html

La Tasqueria

I’m sorry… So sorry. No era mi intención excitarte…

💫
Tan solo quería relajarte… Relajarte y disfrutarte…No digas que la cama no era la más cómoda del mundo… Pues era la tuya… 

La seda que envolvía tus ojos verdes solo quería servir para anular tu visión. Solo quería aumentar tus otros sentidos. Relajarte… Eso quería. Pero soy muy torpe. I’m Sorry… So sorry!!

💫
Las correas de cuero que tan delicadamente ajusté a tus muñecas y tobillos no pretendían resultar sexys. No buscaba darte morbo. Tan solo quería impedir que te movieras para dejarme darte ese masaje relajante que te prometí. 

💫
La cadena de ligeros eslabones y serpenteantes movimientos no pretendía encontrar tus escalofríos mientras recorría tus pechos, bajaba hasta tu ombligo, corría entre tus piernas…y acariciaba tu triangulito pelirrojo. Color caoba. 

Cuando la enganche a la hebilla del collar que até en tu cuello, junto al cascabel… Quería poder mantener tu cabeza en la mejor posición…dominar tus movimientos… Solo para relajarte. 
Los finos filamentos de silicona que te acariciaban la espalda y los glúteos no pudieron resistirse a fustigar tu piel alguna que otra vez. Lo siento mi amor… Lo siento… Las fustas son fustas y sirven para fustigar. 
No era mi intención excitarte…

 

fotografia cedida por Exudus

 
Tan solo quería relajarte…
El aceite de masaje con aroma a geranio penetraba tu piel con cada caricia de mis dedos…El aceite de masaje con el aroma de geranio agregado en la cantidad justa y emulsionado con el tacto adecuado, lubricaba tus pechos y tus muslos por igual. Uhmmm…Como brillaban… Uhmmm… Pero si…

Que torpe soy… 

Te estremecías con cada contacto de mis manos…
No puse música… Quería escuchar tu respiración y notar cómo tu pulso se relajaba. Quería una sinfonía monótona. Una canción de cuna… Pero no supe dirigir a los músicos… Tus jadeos… El sonido del mis manos resbalando por tu piel… El cascabel que no paraba quieto… El tintineo de las cadenas… Solo pude conseguir una Sinfonía funky… Torpe, torpe, que torpe soy…

💫
Por cómo tembló tu cuerpo… Por cómo decías “si” una y otra vez… Por cómo los prolongabas…. Siiiiii… Por todo ello pareció gustarte cuando comencé a masajear tu sexo. 

Primero fueron mis dedos los que buscaron suavemente el tacto de tus pliegues…. Tu sexo se abrió como una flor en primavera con los primeros rayos de sol… Tu interior estaba cálido… Casi tanto como yo.  

Estabas preparada para el juguetito que con ilusión había comprado para masajearte. Nunca te había acariciado con algo así. Nunca había acariciado tu interior y tu clitoris al mismo tiempo con una cosita así. 
La vibración era intensa. Y tu órgasmo no tardó en llegar… Me gusto mucho ver cómo a falta de movimiento en tus brazos y piernas, era tu otra entrada la que palpitaba, gritando sus celos. Dilatándose… pidiendo relajarse también. 
Si, lo sé.. Lo hice…. Soy débil. No sé decir que no a tanta palpitación, a tanta dilatación… Explorando en tus entrañas, el juguete parecía sonreir escuchando tus gemidos al tiempo que cambiaba el ritmo de su vibración…vibrando por tu otro camino. 

De repente era yo el celoso viendo al juguetito disfrutando con tu calor y… ni quise, ni pude evitarlo… Quise acompañarlo. Cada uno por su camino. Cada uno con el mismo propósito. Cada uno vibrando en tu interior…quería relajarte. Si cielo. Quería relajarte, pero soy tan torpe…

💫
Lo siento mi amor… Lo siento… Yo quería relajarte. 

.
Aunque después de todo… Tal vez lo haya conseguido. 

.
Duerme cielo, duerme… Después te despertaré con mis besos al tiempo que te libero de las ataduras. Ahora… Estas exhausta

❤️
I’m Sorry, so sorry… No pretendía excitarte. 

Podía haber sido verdad y de hecho lo fue, aunque me lo esté inventando

La desperté con mis besos y mi ereccion. La desperté porque llegábamos tarde. La reserva era a las 10 de la noche y “La Tasqueria” es un lugar muy solicitado donde hay lista de espera para conseguir mesa. 

Sabía que le gustaba la casqueria y yo solo había probado lo más típico. Pero nunca algo como lo que ofrecían en este lugar. 

Por fin llegamos al restaurante. Ese que me había recomendado mi amigo Iñaki. Ese restaurante que sabía que a ella le iba a gustar. 

El restaurante La Tasqueria está ubicado en el barrio de Salamanca a cinco minutos de la Pulpería Vilalua que tan poco me había entusiasmado. 

  

Nos acomodaron en una mesa al fondo desde la que podíamos ver gran parte del salón de los taburetes. 

El diseño de la carta no deja indiferente, aunque a duras penas te puedes imaginar los platos con su lectura. Elegimos cerveza para beber y junto a ellas nos sirvieron lengua de ternera curada y pan de semillas con una probeta de aceite de buena calidad.  

 

Nunca había probado nada de lo que presentaban en este lugar. El aperitivo ya era una prueba de fe para mí.  

 
Me sorprendí de lo rico que estaba. Saboreándolo mientras miraba a los ojos a mi preciosa acompañante y observaba sus labios mientras masticaba. Que erotismo… Sus labios se movían mientras su lengua jugaba con pedacitos de otra lengua que yo también tenía en mi boca. Mi fantasía volaba…

  

De primero y aconsejados por la camarera tomamos “Morro, encurtidos y anchoa” que venían presentados como unos bonitos tacos. Realmente deliciosos. En el paladar se sentía gelatinoso y fresco. Los múltiples y diferentes vegetales, además, colaboraban muy mucho a que el plato resultara ligero y atractivo. 

   
De segundo plato elegimos la “Tortilla de Sesos de cordero y Kokotxas”. El camarero nos explicó que solo venía cuajada por el lado superior y nos dijo que lo disfrutáramos… Wowwww sí que lo disfrutamos. Y mucho. Con este plato la conversación lejos de decaer, tomó tintes muy eroticos mientras fantaseábamos con lo que haríamos tras la cena y reviviendo lo que había ocurrido antes. Llevábamos solo dos platos y nuestros paladares estaban en extasís. 

  

Llego la tercera petición. “Mollejas de Cordero, Yema y Mojama”. Nuevamente el camarero nos explicó el plato. Sobretodo, hizo hincapié en la yema, la cual había sido elaborada a baja temperatura. 

Había que romperla y después mezclarlo todo en caliente. 

Este plato me sorprendió. Y además nos reímos mucho mientras lo comíamos. Sobretodo cuando era yo quien pinchaba con el tenedor. 

Delicioso. Muy recomendable. 

  

Como cuarta degustación habíamos pedido “Crestas, Langostinos y Ajillo”. 

Este fue el plato más atrevido para mí. Pero cuando nos lo presentaron y lo vi, enseguida quise probarlo. Las crestas habían sido cocinadas también a baja temperatura en un horno durante 8 horas. 

En el paladar eran suaves y gelatinosas. Junto a los langostinos provocaban un atractivo contraste de texturas en el paladar. Riquísimas. No repetimos porque había muchas más cosa en la carta y además queríamos postre. Y porqué no decirlo, también queríamos poder movernos después. 

  

Pedimos el deseo de un postre de “Queso con Regaliz” y nos lo concedieron. Lo que no esperábamos eran las pequeñas florecitas que lo adornaban. 

El didáctico camarero nos avisó de que si queríamos un aroma fuerte a regaliz, debíamos rascar suavemente el plato al tiempo que tomábamos un bocado de tarta con la cuchara. 

Lo probamos y llegamos a la conclusión de que estaba más rico si no rascábamos, ya que así el queso solo estaba aromatizado con el regaliz. Sin que esté matara el sabor del queso. 

  

También pedimos Espuma de Chocolate con Helado y Gelatina de Fruta de la Pasión”

Muy rico. Pero mejor el primero. Ya que en este postre, había que hundir la cuchara hasta el fondo para tomar todos los sabores. Un poco engorroso al principio. 

En definitiva… Una más que bonita experiencia. Tal vez el mejor restaurante-tasca para iniciarse como hice yo, en el mundo de la casqueria. 

Todos los platos son muy elaborados. No esperes grandes cantidades. No son platos de cantidad. Son platos de sabor. 

Un lugar donde tener un órgasmo con suspiro final. Y si además, vais con alguien como la bonita, inteligente, atractiva y deseable compañía como la que yo disfruté…seguro que repetís. 

Ah!! Esta vez pague yo. 

  

La Tasqueria. 

Calle Dique de Sexto 48,

Madrid

Precio de lo expuesto 57,10€ dos personas. 

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.


Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)

Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique.


© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados

Ayala Japón 

Gracias.

Gracias a ti… Siempre a ti.
Dedicado a ti que me lees con una sonrisa en tu rostro, incluso antes de empezar a leer.
Dedicado a ti. A quien busco excitar y emocionar.
Dedicado a ti. Que eres mi castillo… Castillo que voy a cuidar. No dejaré que se acumule polvo en tu foso… No me confiare, puesto que no quiero luchar contra otros caballeros…quiero que no se atrevan ni a acercarse. Que te vean inexpugnable… No debo confiarme, o lo notarán… y atacaran.

Tuyas son mis noches y mis anhelos. Míos son tus sueños. Míos, siempre míos. Allá donde tus sueños te lleven, me hallarás. Te los robare con cada amanecer, para que no puedas recordar lo bien que me amaste y tengas que volver a soñarlo. Quiero tenerte siempre con ansias de amarme. Que quieras soñar que me amas y me ames para soñarme. 
Creía tener los celos desterrados de mi cabeza. Pensaba que por fin me había vuelto inmune a ese devastador sentimiento. Hay quien dice que es un síntoma de amor. Que cuando se sienten celos es porque la otra persona te importa. No… No estoy de acuerdo. Más bien creo que es síntoma de inseguridad en uno mismo. Síntoma de sentimiento de propiedad indebida, de intento de manipulación. No… No los quiero en mi vida. 

Eras libre antes de entrar en mis pensamientos, antes de entrar en mi vida, antes de que empezaras a leerme. Y así,… Libre quiero que sigas.

Quiero disfrutar de tu compañía, no de tus ausencias. Quiero que me ames cuando estés conmigo. Cuando no estés conmigo… Que más da lo que hagas? 

No te conformes con escribirme mil, “te quiero”… De poco sirven comparados con un “te amo” susurrado mientras hacemos el amor.

En cambio, un beso, un abrazo, un orgasmo… Sentir tu deseo, tu mirada, ver tu sonrisa… Eso… Me mantiene enamorado.

Hace poco pensaba… “estar a régimen, no quiere decir que no pueda mirar el menú”

Pensaba que la fidelidad consistía en desear a otras, pero no saborearlas.

Ahora me he dado cuenta de que cuando se disfruta y sé sale satisfecho,… Los demás menús, se vuelven invisibles.

Tu…niña…si, tú!!…que me lees cada semana… Tu, eres la que hace que siga escribiendo. La que hace que bulla esta cabecita Mía. 

Tu… La que me excita y emociona.

Gracias.

Gracias a ti… Siempre a ti.

 

Podía haber sido verdad y de hecho lo fue, aunque me lo esté inventando. 

En la calle Ayala. En la misma calle que el restaurante mexicano Tepic, se encuentra este genial restaurante. 

Cocina japonesa, japonesa. Y digo japonesa, por qué es japonesa.

Hace unos días una amiga me decía que había comido en un japonés y que no le había gustado. Decía, que no entendía cómo era posible que estuvieran de moda. Que el olor tan fuerte del pescado le dio náuseas.

Cuando me dijo de que sitio hablaba, lo entendí todo. 

Un japonés es un japonés. Un chino, es un chino. Un asiático, es un chino. Un sushitapper, es un chino. Y así sucesivamente…😇

Ayala Japón es japonés. Y como buen japonés, dispone de carta y además, tiene cuatro diferentes menús. Elegimos el menú ejecutivo 2…

Como en cualquier restaurante japonés que se precie, mientras te preparan los platos, siempre tienen el detalle de invitarte a degustar un delicioso aperitivo para que la bebida no se suba a la cabeza. Personalmente, estoy enamorado de la Kirin Ichiban, Kirin para los amigos.

    

No tardaron mucho en servir el “Maki Variado” que incluía salmón y atún… Y como no, abundante wasabi y genjibre.

La explosión de sabores que siento cuando como Maki o sashimi, me hace siempre querer vaciar el salón de comensales y camareros y convertir la cena en una orgia de sabores y sexo…. Uisssss… Lo que se me acaba de ocurrir… Para otro post!! ( esta cabecita Mía)
  

Aún no había terminado de disfrutar del Maki, cuando sirvieron la “Tempura de Verdura”.

Algo que agradecí, ya que así, y para que no se enfriara, comencé a comerla reservando un poco de atún rojo para después.

La Tempura es algo tan sencillo de preparar y tan delicioso al mismo tiempo…Harina, agua fría, aceite a la temperatura adecuada, unos 170ºC  aproximadamente, y a disfrutar de su crujiente sensación en el paladar. Todas sus vitaminas intactas. Todo su sabor y sus jugos. Un placer oral… 
  

Tras el Maki y la Tempura, llegó el plato de “Gyoza Crujiente”. Empanadillas que a mí, personalmente me gustan más de aperitivo que como plato de “transición”. Deliciosas y sabrosas. El baño en soja debe ser muy breve y superficial o perderán sabor.
  

Después de pasta, pescado y verdura, tocaba carne. El menú elegido tenía todos esos ingrediente. Y ahora le tocaba al ” Buey Teriyaki ”

No soy muy aficionado a la cocina realizada en Wok, pero reconozco que las verduras en un Wok quedan dé rechupete. Si se sabe usar el Wok, claro. Yo no puedo usarlo en casa. Con vitrocerámica o inducción no se puede. Y quien diga lo contrario solo demuestra no saber usar un Wok. Que alguien me corrija si me equivoco, pero en un Wok se cocina en las paredes del mismo y no en el fondo. 😋

  

Tan solo nos faltaba el postre. Los japoneses no suelen tener chocolate para el postre. Es algo curioso, porque son grandes aficionados a las chocolatinas. Incluso tienen los famosos Kit Kat con sabor a tea verde, wasabi, judías rojas, boniato, Chile picante….Pero como postre, es difícil de ver.

De todas formas un tea verde japonés y un helado de mango, no son para despreciar.

  

Pagamos los 15€ por comensal reglamentarios y nos fuimos a cepillarnos los dientes. Y a otra cosa, mariposa.
Ayala Japón. Un imprescindible entre los japoneses de Madrid. Un lugar donde tener un orgasmo con suspiro final. Súper recomendable 
 
Ayala Japón.

C/ Ayala 67, Madrid

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.
Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)

Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique. 

Portada de Marmayan. 

© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados