La Tasqueria

I’m sorry… So sorry. No era mi intención excitarte…

💫
Tan solo quería relajarte… Relajarte y disfrutarte…No digas que la cama no era la más cómoda del mundo… Pues era la tuya… 

La seda que envolvía tus ojos verdes solo quería servir para anular tu visión. Solo quería aumentar tus otros sentidos. Relajarte… Eso quería. Pero soy muy torpe. I’m Sorry… So sorry!!

💫
Las correas de cuero que tan delicadamente ajusté a tus muñecas y tobillos no pretendían resultar sexys. No buscaba darte morbo. Tan solo quería impedir que te movieras para dejarme darte ese masaje relajante que te prometí. 

💫
La cadena de ligeros eslabones y serpenteantes movimientos no pretendía encontrar tus escalofríos mientras recorría tus pechos, bajaba hasta tu ombligo, corría entre tus piernas…y acariciaba tu triangulito pelirrojo. Color caoba. 

Cuando la enganche a la hebilla del collar que até en tu cuello, junto al cascabel… Quería poder mantener tu cabeza en la mejor posición…dominar tus movimientos… Solo para relajarte. 
Los finos filamentos de silicona que te acariciaban la espalda y los glúteos no pudieron resistirse a fustigar tu piel alguna que otra vez. Lo siento mi amor… Lo siento… Las fustas son fustas y sirven para fustigar. 
No era mi intención excitarte…

 

fotografia cedida por Exudus

 
Tan solo quería relajarte…
El aceite de masaje con aroma a geranio penetraba tu piel con cada caricia de mis dedos…El aceite de masaje con el aroma de geranio agregado en la cantidad justa y emulsionado con el tacto adecuado, lubricaba tus pechos y tus muslos por igual. Uhmmm…Como brillaban… Uhmmm… Pero si…

Que torpe soy… 

Te estremecías con cada contacto de mis manos…
No puse música… Quería escuchar tu respiración y notar cómo tu pulso se relajaba. Quería una sinfonía monótona. Una canción de cuna… Pero no supe dirigir a los músicos… Tus jadeos… El sonido del mis manos resbalando por tu piel… El cascabel que no paraba quieto… El tintineo de las cadenas… Solo pude conseguir una Sinfonía funky… Torpe, torpe, que torpe soy…

💫
Por cómo tembló tu cuerpo… Por cómo decías “si” una y otra vez… Por cómo los prolongabas…. Siiiiii… Por todo ello pareció gustarte cuando comencé a masajear tu sexo. 

Primero fueron mis dedos los que buscaron suavemente el tacto de tus pliegues…. Tu sexo se abrió como una flor en primavera con los primeros rayos de sol… Tu interior estaba cálido… Casi tanto como yo.  

Estabas preparada para el juguetito que con ilusión había comprado para masajearte. Nunca te había acariciado con algo así. Nunca había acariciado tu interior y tu clitoris al mismo tiempo con una cosita así. 
La vibración era intensa. Y tu órgasmo no tardó en llegar… Me gusto mucho ver cómo a falta de movimiento en tus brazos y piernas, era tu otra entrada la que palpitaba, gritando sus celos. Dilatándose… pidiendo relajarse también. 
Si, lo sé.. Lo hice…. Soy débil. No sé decir que no a tanta palpitación, a tanta dilatación… Explorando en tus entrañas, el juguete parecía sonreir escuchando tus gemidos al tiempo que cambiaba el ritmo de su vibración…vibrando por tu otro camino. 

De repente era yo el celoso viendo al juguetito disfrutando con tu calor y… ni quise, ni pude evitarlo… Quise acompañarlo. Cada uno por su camino. Cada uno con el mismo propósito. Cada uno vibrando en tu interior…quería relajarte. Si cielo. Quería relajarte, pero soy tan torpe…

💫
Lo siento mi amor… Lo siento… Yo quería relajarte. 

.
Aunque después de todo… Tal vez lo haya conseguido. 

.
Duerme cielo, duerme… Después te despertaré con mis besos al tiempo que te libero de las ataduras. Ahora… Estas exhausta

❤️
I’m Sorry, so sorry… No pretendía excitarte. 

Podía haber sido verdad y de hecho lo fue, aunque me lo esté inventando

La desperté con mis besos y mi ereccion. La desperté porque llegábamos tarde. La reserva era a las 10 de la noche y “La Tasqueria” es un lugar muy solicitado donde hay lista de espera para conseguir mesa. 

Sabía que le gustaba la casqueria y yo solo había probado lo más típico. Pero nunca algo como lo que ofrecían en este lugar. 

Por fin llegamos al restaurante. Ese que me había recomendado mi amigo Iñaki. Ese restaurante que sabía que a ella le iba a gustar. 

El restaurante La Tasqueria está ubicado en el barrio de Salamanca a cinco minutos de la Pulpería Vilalua que tan poco me había entusiasmado. 

  

Nos acomodaron en una mesa al fondo desde la que podíamos ver gran parte del salón de los taburetes. 

El diseño de la carta no deja indiferente, aunque a duras penas te puedes imaginar los platos con su lectura. Elegimos cerveza para beber y junto a ellas nos sirvieron lengua de ternera curada y pan de semillas con una probeta de aceite de buena calidad.  

 

Nunca había probado nada de lo que presentaban en este lugar. El aperitivo ya era una prueba de fe para mí.  

 
Me sorprendí de lo rico que estaba. Saboreándolo mientras miraba a los ojos a mi preciosa acompañante y observaba sus labios mientras masticaba. Que erotismo… Sus labios se movían mientras su lengua jugaba con pedacitos de otra lengua que yo también tenía en mi boca. Mi fantasía volaba…

  

De primero y aconsejados por la camarera tomamos “Morro, encurtidos y anchoa” que venían presentados como unos bonitos tacos. Realmente deliciosos. En el paladar se sentía gelatinoso y fresco. Los múltiples y diferentes vegetales, además, colaboraban muy mucho a que el plato resultara ligero y atractivo. 

   
De segundo plato elegimos la “Tortilla de Sesos de cordero y Kokotxas”. El camarero nos explicó que solo venía cuajada por el lado superior y nos dijo que lo disfrutáramos… Wowwww sí que lo disfrutamos. Y mucho. Con este plato la conversación lejos de decaer, tomó tintes muy eroticos mientras fantaseábamos con lo que haríamos tras la cena y reviviendo lo que había ocurrido antes. Llevábamos solo dos platos y nuestros paladares estaban en extasís. 

  

Llego la tercera petición. “Mollejas de Cordero, Yema y Mojama”. Nuevamente el camarero nos explicó el plato. Sobretodo, hizo hincapié en la yema, la cual había sido elaborada a baja temperatura. 

Había que romperla y después mezclarlo todo en caliente. 

Este plato me sorprendió. Y además nos reímos mucho mientras lo comíamos. Sobretodo cuando era yo quien pinchaba con el tenedor. 

Delicioso. Muy recomendable. 

  

Como cuarta degustación habíamos pedido “Crestas, Langostinos y Ajillo”. 

Este fue el plato más atrevido para mí. Pero cuando nos lo presentaron y lo vi, enseguida quise probarlo. Las crestas habían sido cocinadas también a baja temperatura en un horno durante 8 horas. 

En el paladar eran suaves y gelatinosas. Junto a los langostinos provocaban un atractivo contraste de texturas en el paladar. Riquísimas. No repetimos porque había muchas más cosa en la carta y además queríamos postre. Y porqué no decirlo, también queríamos poder movernos después. 

  

Pedimos el deseo de un postre de “Queso con Regaliz” y nos lo concedieron. Lo que no esperábamos eran las pequeñas florecitas que lo adornaban. 

El didáctico camarero nos avisó de que si queríamos un aroma fuerte a regaliz, debíamos rascar suavemente el plato al tiempo que tomábamos un bocado de tarta con la cuchara. 

Lo probamos y llegamos a la conclusión de que estaba más rico si no rascábamos, ya que así el queso solo estaba aromatizado con el regaliz. Sin que esté matara el sabor del queso. 

  

También pedimos Espuma de Chocolate con Helado y Gelatina de Fruta de la Pasión”

Muy rico. Pero mejor el primero. Ya que en este postre, había que hundir la cuchara hasta el fondo para tomar todos los sabores. Un poco engorroso al principio. 

En definitiva… Una más que bonita experiencia. Tal vez el mejor restaurante-tasca para iniciarse como hice yo, en el mundo de la casqueria. 

Todos los platos son muy elaborados. No esperes grandes cantidades. No son platos de cantidad. Son platos de sabor. 

Un lugar donde tener un órgasmo con suspiro final. Y si además, vais con alguien como la bonita, inteligente, atractiva y deseable compañía como la que yo disfruté…seguro que repetís. 

Ah!! Esta vez pague yo. 

  

La Tasqueria. 

Calle Dique de Sexto 48,

Madrid

Precio de lo expuesto 57,10€ dos personas. 

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.


Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)

Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique.


© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados

Anuncios