La Darsena

Cuando ella se va…!

Nunca cierra los ojos.

Cuando ella se va…!

No deja lugar a dudas.


Justo antes de irse…!

Llega el silencio previo a la explosión.

Justo antes de irse…!

No… No deja lugar a dudas.

En el momento en que se viene…!

El calor es abrasador.

En el momento en que se viene…!

Me quemo en su placer.

 
Me gusta sentirme el único que la hace correr.

Ven…Ven…Ven…

Si, Niña…hazlo ahora…ven…quiero verte correr.

Mírame… Mírate…
 
Cuando ella vuela hacia mi…!

Cuando ella se va…!

Cuando ella se viene…!

Y corre hacia mi…!

Haciéndo el amor, alguna lágrima se le escapa

Me hipnotiza…

Haciéndo el amor, sus ojos se humedecen.

Uhmmm… Que sexy…

Haciéndo el amor, me abraza.

Y como una revelación…

Me veo…haciéndola el amor,… Y somos…una obra de arte….

Y es que hacerla correr, me deja…

Exhausto, pero con fuerzas para mover montañas…

 Cuando ella se va… 

Y sus labios se encharcan…

Cuando ella se va… Y sus mejillas se inundan de calor… 

Le diría cosas tan bonitas… Le diría que la amo con poesías…

¿Pero como estar a la altura de las suyas?…cuando me dice…

“Cada día contigo parece ser el mejor…hasta que llega el siguiente día y lo supera”

“Mi niño loco…. Loco te conocí, loco me enamoraste… Loca me volviste”


“Podía haber sido verdad y de hecho lo fue, aunque me lo esté inventando.”


Quiero agradecer afectuosamente a Silvia Sala Franca por haber accedido a colaborar con Placeroral. Suyas son las fotografías que encabezan esta entrada, incluida la portada. Os invito a visitar su blog (click aqui), que ademas de fotografías increibles, contiene poesias fruto de su sensual y enorme creatividad.

 

La Darsena es tal vez el mejor restaurante de Suances. Por alguna extraña razón, las fotos que hice durante la cena, se quedaron en el fondo del carrete de mi smartphone. Estuve en esa localidad Cantabra hace ya seis meses y aunque recuerdo perfectamente cada instante que pase en el restaurante, he decidido inventarme una historia para ir explicando lo que allí comí. Esta aclaración la hago porque hay gente que se lo cree todo (Entre los que me incluyo) y quiero dejar claro que los platos son reales pero la historia no. Por increíble que parezca, no fue eso lo que ocurrió.

 

Entre en la App de contactos decidido a darme de baja. Eran demasiadas citas ya. Todo se estaba empezando a frivolizar. Yo empezaba a ser un tempano de hielo y ya todo me valía. Daba igual como fuesen. Lo que me importaba en ese momento era no repetir nombre. Ya tenía Montse, Carmen, Ana, Diana, Conchi, Patricia, Virginia, Monica, Sara, Azucena, Rosa, Maite,  Natasha, Vanessa, Zoe, y un largo etcétera…. Se me había antojado una Cristina. No se la razón tal vez porque había quedado con dos y no me habían gustado. Había que solucionarlo.

Mire la App y enseguida fueron apareciendo Cristinas y entre ellas una que no se llamaba así pero que aparecía en la foto de perfil con un pájaro de vivos colores en su hombro.

¿Quién podía aparecer así en una foto de una app de contactos? Solo una loca. Y me encantan las locas.

Así que ni corto ni perezoso evoque su cuerpo y lo extraje de la pantalla del teléfono materializandolo ante mi… La besé y la pregunté si quería comer antes de ser comida.

Su sonrisa fue tan viva y natural que no pude evitar cogerla de la mano y llevarla a La Darsena.

Allí sin dejar de besarla en ningún momento, decidimos,  que aunque estábamos en un buen restaurante, mejor pedir tapas al estilo taberna. No nos apetecía una paella al estilo santanderino, ni marisco del Cantábrico. Mejor algo ligero para poder después continuar recorriendo la noche, livianos y ágiles.

De primero, “Croquetas de Bacalao con Almejas a la Marinera”. Un buen bocado para comenzar.

 Las croquetas eran realmente de bacalao. Mucho bacalao. Exquisitas. Además el sabor de la salsa y el hecho de comer las almejas con las manos, hacia del plato un acto de degustación muy sensual.

La preciosa mujer que tenía ante mi conseguía además excitar mi cuerpo, al verla como se mojaba los labios con la cerveza. Su pelo ondulado parecía recién peinado por una profesional. Sus ojos azules como el cielo y su escote ligero y sugerente acompañaban muy bien a su sonrisa.

Sus uñas pintadas de color turquesa añadían un efecto de joyería a sus manos. Uhmmmm… Estaba deseando ser acariciado por ellas!!

Mientras hablábamos y comíamos, mi imaginación voló….

Hacíamos el amor en el umbral de la puerta de una casa llena de colores. Con el piar de su pajarito de colores como hilo musical. Un encuentro fugaz. Tan solo un momento lleno de pasión y lujuria en el que los dos disfrutamos al máximo. De pie contra la pared del pasillo. A medio desnudar. Tan solo con la ropa que no estorbaba para gozarnos a tope.


Seguimos degustándolo las almejas una a una. Las croquetas una a una. Y sus besos… Los deseaba uno a uno.
Otra vez mi imaginación retomó el vuelo. Ahora era en una cama grande con un cabecero de forja y un baúl a los pies… Las sabanas parecían de nube y el colchón el paraíso. Sus besos se materializaron en la mesa del restaurante al tiempo que sus manos acariciaban mi pierna.

“Cuéntame… A que te dedicas?” Me preguntó

“Soy un viva la virgen” le dije. “Un simple vividor” continúe.

“Llévame contigo” me dijo sonriendo.

 Y tras pedir unos “Calamares” que estaban en su punto de sal, y que recomendaría a cualquiera que visite La Darsena, la abracé y por arte de magia, la lleve hasta mi dormitorio, en Madrid, donde le presenté a mi gato y desenfrenadamente gozamos el uno del otro. Su sabor salado como el mar y su olor fresco como el de un jardín de un palacio real, consiguieron que mi placer se equiparará al suyo. Lo di todo mientras pensaba que ojalá nunca más volviera a meterse en la pantalla de mi teléfono a través de esa app de contactos. La quería solo para mí.

Y en ello estoy. Intentando amarla como nunca he amado. Consiguiendo sin esfuerzo, amarla como nunca he amado.
La Darsena. 

Calle El Muelle, 23

Suances, Cantabria. España
Un lugar donde enamorarse si vas con una persona superextraenamorizable!!! Aunque solo la lleves en tu cabeza.

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.

Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)
Todas las fotografías excepto restaurante, por Silvia Sala Franca, incluida portada.

Bazaar

¿Qué es la magia? ….

La magia lo envuelve todo, está por todas partes…solo hay que saber encontrarla.
Yo lo hice…sisisiiii, lo hice. Fue sin querer. Me topé con ella una noche sola en casa, cuando unas palabras me susurraron al oído…”Hey, ahí está. No lo ves?…Mira el teléfono”
Hice caso y lo miré. Ahí estaba, hablándome, la magia hecha TEXTO….
Me pilló por sorpresa, con la guardia baja…y me dejé envolver… Mmmmmm, cómo me dejé envolver. Me tomó, me poseyó, me embaucó….hasta que deseé que la magia se hiciese CUERPO.
Lo deseé fuerte…y también ocurrió.
Con un toque de varita su agujero de gusano lo trajo hasta mi puerta…”Hola, qué tal? Dónde vamos?”
Entonces deseé BESOS mágicos….y la magia los trajo a mí. Besos que erotizan y enganchan. Besos que excitaron y dejaron huella en cada poro de mi piel.
Mi piel quedó sellada con su magia….ya no deseaba otra cosa que esa magia…era, es, mi droga.
Mágica droga de deseo, sudor y risas.
Deseo sellado en cada lugar visitado, dejando gotas de magia por doquier: jardines mágicos, balcones mágicos, zaguanes por donde la magia se libera en ríos enteros, máquinas del espacio-tiempo fascinantes, sofás encantados, cocinas de guisos hechizantes; donde se cocina el deseo por litros y la fragancia del sexo exorciza el ambiente; lechos donde la magia liberó de tabúes la sexualidad compartida….donde todo es posible y más que probable…
Después desee AMOR mágico…y caí rendida en él.
Amor por las primeras veces, amor al sexo sin mesura, amor por cuidar y ser cuidado, amor al placer desinteresado, amor por la dulzura de sus caricias, amor por el instinto del animal desatado, amor por el sabor de su sexo, amor por el sudor de dos cuerpos, amor de labios resecos pidiendo miel a gritos, amor que explosiona e invade, amor rebelde y desmelenado, amor, amor, amor…amo tu cama rica.

Hoy pediré un nuevo deseo mágico….he sido buena y mi hechicero un Santo…:-P

Feliz día de Reyes……MAGOS!!
Marmayan.

Texto íntegramente escrito por Marmayan en desinteresada colaboración con Placeroral.

Gracias Marmayan. Gracias a ti. Siempre a ti..

 

 

Podía haber sido verdad y de hecho lo fue, aunque me lo esté inventando.


Después de leer a Mamayan no pude evitar volver a contactar con ella.

La escribí para agradecerle el texto que me había dedicado y mi sorpresa fue “mágica” cuando además de decirme que lo había escrito tal como lo sentía, me dijo que me invitaba al teatro.

Así que me deslicé hasta el baño y procure restaurarme lo mejor que pude.

A través del agujero de gusano que tantas satisfacciones me ha dado me trasladé a su casa, donde nervioso, la recogí para ir a ver la obra “El Nombre” al Teatro Alcázar en la madrileña calle Alcalá.

Llegamos con tiempo suficiente como para comprar unos juguetes en las numerosas tiendas “de juguetes” del barrio de Chueca y contentos y entre risas nos fuimos a ocupar nuestras butacas, al teatro.

Tras muchos y interminables aplausos hacia los actores, salimos sin saber dónde cenar. Pero volví a pensar en Chueca y tras cruzar la Gran Vía y callejear unos minutos, llegamos a “Bazaar”

No habíamos reservado mesa y era víspera de Día de Reyes. Así que estaban todas las mesas ocupadas. Yo ya temía lo peor pero Marmayan hizo uso de sus poderes sobrenaturales y con una sonrisa y sus ojos violetas le dijo a la señorita de recepción.. ” en 15 minutos habrá una mesa libre a nuestro nombre. Íntima y cómoda. Bien situada y con la iluminación apropiada para dos seres extraordinarios”

Yo, con los ojos fuera de sus órbitas y alucinando con lo que estaba escuchando, no pude dejar de sorprenderme cuando la recepcionista le pidió que le dijera a qué nombre realizaba la reserva.

 Y así fue como unos minutos después, estábamos eligiendo los platos que cenaríamos. Todos ellos para compartir.

“Ensalada de algas con atún y Sesamo” fue la primera elección. Un plato exquisito y de sabor potente y agradable. Teníamos hambre y lo devoramos mientras comentábamos la obra de teatro. Para beber habíamos pedido vino blanco. Vino de la casa.


Seguíamos teniendo hambre así que cuando llegó el segundo plato… “Alcachofas Blancas con langostinos”, también los devoramos mientras reíamos a propósito de los juguetes y de lo joven que era la noche.

Riquísimo plato, que aderezado con su sonrisa, su mirada y su escote, me supo a gloria bendita. Una excitante gloria bendita


Como tercer plato pedimos “Tartar de Atún al estilo Bazaar”.

Esta bueno. Pero nada comparado con el que comí en Toledo.

Eso sí, lo comimos charlando sobre besos, caricias y placeres infinitos y eso, lo convirtió en plato delicioso y breve.


Solo quedaba el postre antes de volver a coger el agujero de gusano para después jugar en su casa, y que mejor colofón que un “Chocolatisimo”. Bizcocho de chocolate relleno con chocolate caliente.


Un lugar donde tener un orgasmo gastronómico. No es caro y sales con ganas de fiesta si la compañía es agradable y la química existe. Precio de lo comentado…34€

Si no se tienen poderes sobrenaturales, mejor reservar con antelación.

Bazaar,

Calle Libertad, 21

Madrid, España

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.
Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)

Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique.

Portada… imagen enviada a mi telefono en 2014 por persona anonima, no localizable

La Torre

El desayuno es el mejor momento del día.

El café está listo” dices en tono burlón.

Adormilado aun, bajo las escaleras y voy siguiendo el aroma… Una mezcla entre el café y tú olor tras la ducha.

Llego a la cocina y te veo de puntillas con el pubis apoyado en la encimera y tus manos buscando unas tazas en el mueble superior… Qué bonita visión… Tu pijama deja que mi imaginación crezca al acercarme y no puedo evitar arrodillarme tras de ti…

Mis manos convierten tu pantalón en calcetines al tiempo que mi boca,…, mi nariz,…,mi cabeza…se pierden en tus sabores mientras mi lengua comienza a desayunarte… Uhmmmm como me gusta notar que pierdes el ritmo de tu respiración… Como me gusta notar cómo se te acelera el pulso y te tiemblan las manos mientras van deslizándose hasta el fondo de la encimera.
Cuantos sabores y cuantas texturas tienen tus desayunos…
Con ansias y al ritmo de la música de Prince, bailo funky entre tus carnes exprimiendo el jugo salado y con toques ácidos que siempre tienes para mí.
Vas haciéndole los coros a la canción con cada uno de tus jadeos…al tiempo que bebiendo de ti, chapoteo en tu sexofón.

La canción se termina pero la música sigue sonando.

Las tostadas saltan abrasadas.

La mermelada saluda frente a la mantequilla.

El tomate recién rayado espera en su cuenco junto al aceite y los frutos secos.

El café se va enfriando sobre la encimera.
Me incorporo… Quiero hacer sonar al clarinete usándolo al son de la percusión de mis caderas.

Me incorporo y la acaricio mientras bajo mi pantalón.

Y al oído la susurro…

.
Lo tenías todo listo para desayunar, cielo


Todo menos la leche, mi niño


No te preocupes cariño…De eso, entonces, me encargo yo

 

Podía haber sido verdad y de hecho lo fue aunque me lo esté inventando.


A tan solo una jornada de distancia se encontraba de mi. A tan solo una jornada usando los métodos de locomoción del imperio romano. Pero tras consultarlo con mi gato, decidí subirme en la cápsula de transporte vertical y acceder así a la máquina del tiempo que guardo en el sótano.

Programe las coordenadas de su casa y me acomode para disfrutar del viaje de tan solo 35 minutos. Si Trajano levantara la cabeza…

Llegue antes de la hora acordada. Maldito trasto, va demasiado deprisa.

Pero no tuve que esperar demasiado…Justo cuando el cuco de mi reloj empezaba a sacar la cabeza, apareció Ella en su carroza japonesa.

Lucia un deslumbrante vestido negro, zapatos de cenicienta recién restaurados y un sombrero que realzaba su mirada.

El abrigo negro y gris estilizaba aún más su figura. Sus pantorrillas… Sus rodillas… Uhmmmm que maravilloso potencial.!!!

Aparcó su carroza en el porche de su palacio y subidos en mi coche, tomamos rumbo a Guadarrama, un pueblo de la sierra de Madrid en el que Ella había reservado una mesa íntima para cenar.

Llovía…Por primera vez en meses, llovía… Uhmmmm… La noche prometía ser humeda…

Llegamos al Mesón la Torre sin retrasos. En sus alrededores el olor a leña no era muy intenso pero si perceptible y junto con el olor a lluvia, hacía que mis sentidos se agudizarán para poder disfrutar de cada sensación. Disfrutar con Ella.

En la barra, pedimos unas copas de Albariño, vino blanco gallego,  y nos dirigimos cargados con ellas a la mesa asignada. La más alejada del bullicio de la gente de la entrada. Una mesa tan intima y tan silenciosa que me dio miedo que se escucharán demasiado los latidos de mi corazón. Yo, que presumo de no tenerlo.

El camarero nos ofreció las cartas en la que había cuatro apartados bien diferenciados… Tardamos en elegir el primer plato porque aunque yo sabía qué era lo que Ella prefería, no quería ser yo quien lo nombrara.

 Finalmente elegimos por consenso y unanimidad con la intermediación del camarero…”Mollejas a la Plancha”… Le estoy cogiendo yo el gusto a esto de la casqueria.

El sabor era potente. Nada de sabores delicados para paladares delicados. Pero como no hay que volverse rudo de la noche a la mañana, con delicadeza, fui pinchando cada trocito, de uno en uno y de uno en uno los iba saboreando mientras veía como los ojos de Ella brillaban con cada pedacito en su boca.
Mientras hablábamos de ciertas vibraciones internas que se sienten muy adentro y de lo divertido que es cuando se sienten desde fuera, apareció el camarero con los platos principales. 300grs de “Lomo de Vaca Madurada”. Y “Chipirones con Yuca y Remolacha”

 Fueron dos platos que también compartimos y que no decepcionaron en absoluto. La carne estaba exquisita y la yuca teñida daba al plato de mar una decoración floral.

Con tanta cantidad, una vez más tuve que perdonar el postre y nos decantamos por un café para contrarrestar el efecto del vino.
Entre risas y promesas que cumplir antes de dormir, llegamos a su casa, donde las risas continuaron y las promesas se cumplieron… Tocaba dormir. Estaba deseando que amaneciera y cumplir la única promesa que se había quedado en el aire. Pero eso sería durante el desayuno….

Mesón la Torre

58€ Con botella de vino incluida.

Calle de Cervantes, 1

Guadarrama, Madrid

España

Un lugar muy recomendable.

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.

Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)
Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique.

I EDICIÓN “PREMIO PLACERORAL”

Tal vez sea por arrogancia o por efecto de un posible narcisismo, Timido, espero.

El caso es que he decidido crear el premio “Placeroral“.

Quiero premiar a los blog que más me hacen disfrutar sea cual sea su temática, si bien es cierto que deben tener algún componente que conjugue el placer y la lengua. El placer entendido de manera amplia. Estaréis de acuerdo conmigo que un relato erotico puede ser tan placentero como una poesía melancólica o una reflexión sobre la cotidianidad que nos envuelve. También observar un dibujo o una fotografía puede ser muy placentero.

En cuanto a la lengua… Hay algun blog que además de poner ante nosotros una preciosa e íntima poesía, también nos la recita con verdadero arte. Hay algún blog de cocina, e incluso algún blog de microcuentos que usan la lengua, el lenguaje, el idioma español con verdadera exquisitez.

Todos estos blog podrán ser susceptibles de resultar premiados.


La mecánica del premio será la siguiente.

  1.  Creare un apartado en Placeroral donde haré una enumeración y enlazaré los blog premiados.
  2. El premio será mensual. Cada mes premiaré un blog.
  3. El blog premiado podrá si lo desea exponer el premio en su blog. Sin obligación de ello para recogerlo.
  4. No habrá necesidad de realizar un agradecimiento en un post en el blog premiado.
  5. No habrá que nominar blog. Solo yo puedo conceder el premio “Placeroral”
  6. La notificación del premio la realizaré en un post en Placeroral y además, dicho blog premiado recibirá un mail anunciándoselo.
  7. Aceptaré propuestas para mejorar estas bases. Me reservo la decisión de llevarlas a cabo.

El blog premiado en la “PRIMERA EDICIÓN PLACERORAL” es “Los Labios de Valeria” 

Visítalo haciendo Click aquí


El jurado compuesto por mí, la Mía inspiración y yo mismo ha decidido por unanimidad conceder el premio a Valeria por su blog, que conjuga perfectamente todos los ingredientes suficientes y necesarios para resultar deliciosamente placentera su lectura. Además sus dibujos, que realiza a diario, con el consiguiente esfuerzo tanto en tiempo como en creatividad, hacen de su blog una verdadera delicia.
Espero y deseo que visitéis su blog y disfrutéis con el. Si además le hacéis llegar vuestra opinión sobre su trabajo, seguro que la animareis a seguir mejorando.
Podéis, si así lo deseáis, opinar aquí sobre la idoneidad de conceder el premio a este blog (LOSLABIOSDEVALERIA) o realizar cualquier otro comentario. Los comentarios también me animarán a mi.
Mil besitos de agradecimiento a todas/os los que me leéis. Sin vuestro apoyo no tendría sentido Placeroral.
Rosaluma.

El Marinero

Déjame decirte una cosa.
Quiero ser la estrella que alumbra tu sexo.

Antes de que hagamos nada…

Déjame decirte una cosa…

… Cuando me enamoro…

Mi estomago susurra secretos…

Cada vez que me rozas, siento gotas de lluvia cayendo a cámara lenta.

… Cuando me enamoro…

Siento tus caderas moviéndose mas rápido que un tren fuera de control.

… Y llueve… Diossss…Como llueve…!!!

Gota y gota tras gota, agua, agua, agua…

Ven a bañarte conmigo…

Ahoguémonos mutuamente en cada una de estas sensaciones.

Báñate conmigo…

Cubramos al mundo con tu perfume y mi loción 

Déjame tocar tu cuerpo … Hasta convertir el río en océano…

Vestidos solo con nuestros besos… Besos sinónimo de que nada esta prohibido…

No existen los tabúes…

… Cuando me enamoro…

Mi cuerpo tiembla con tu mera contemplación…

…ven…

Te mostrare el significado de la compenetración…

Ven… Pero antes…deja a mi lengua jugar con la “V” de tu amor…

…Cuando me enamoro…

…ven… Abrázame… No te muevas…

Antes de empezar…

¿Estamos solos?

Porque yo estoy a punto de abrir mi corazón.

Es el momento de enviar a la gente a casa y de encender las velas…

Quiero que me entiendas…

Solo busco llevarte hasta… más allá de la satisfacción.

Al sol aun le queda tiempo y la noche va a ser muy…

…muy larga…

Hagamos esta fantasía real…

… Uhmm… Traspasemos lo físico…

Porque… Cuando me enamoro…

Si, lo se…

Seguro que has tenido otros amantes…

Pero déjame decirte una cosa niña…

En mis besos tengo magia.

Y te puedo sacar de tu cuerpo.

Todo esta en tu mente…

Siénteme…

¿Has deseado alguna vez morir de placer traspasando la satisfacción? 

No… No contestes ahora… Mejor cuando estemos solos.

Podía haber sido verdad y de hecho lo fue aunque me lo esté inventando.


Pretencioso como un marinero.

Atrevido y sin dinero.

Hambriento de sed….. 

Me embarque en un barco fantasma. Casi tan fantasma como yo. Tan solo era uno más de los polizones que queríamos aventuras nuevas en las costas del Cantábrico.

Viajaba escondido en el camarote de la Capitana del galeón y fui testigo al principio y coprotagonista después de sus placeres más íntimos…pero no es de eso de lo que escribiré ahora, sino del restaurante donde comí gastándome las pocas monedas que me pago por mis servicios de alcoba.

“El Marinero”. Así se lama el bonito restaurante.

Esta ubicado en el paseo marítimo de Suances. Una localidad no muy vistosa de la costa Cantabra. Santander, España.

Digo, no muy vistosa, porque no tiene una esbelta catedral. Tampoco un casco histórico con castillos y mazmorras donde disfrutar del amor furtivo. Pero tiene unas playas preciosa y unas gentes encantadoras.

Me decidí por “El Marinero” porque tiene una decoración diferente a la de los restaurantes que lo acompañan.

Paredes blancas y columnas negras, sillas coloridas y mesas con una distribución más o menos intima. Sin sobrecargar el aforo.
  

Nada más entrar pregunte a una camarera si tenían mesas disponibles para las 14h y no muy simpáticamente me indicó que esperara. Cuando volvió con la noticia de que si tenía hueco para mi, le pregunte por una mesa en concreto… De una forma menos amigable si cabe, me dijo que no, por lo que tuve que elegir otra. 

También era buena ubicación, cerca de la cristalera que daba al paseo y lejos del tránsito de camareros y demás posibles comensales.

Tras una caminata bajo un cielo encapotado y una temperatura ambiente agradable, volví al restaurante.
  

De primero elegí ” Mejillones en Salsa, como los de mi madre”. Titulo literal. No quise preguntar como los hacia su madre. Temía una respuesta agria.

Cuando la camarera posó el plato sobre la mesa, me sonrió y mirándome a los ojos, me dijo “espero que sean de su gusto. A mi me resultan deliciosos”.

Estuve a punto de preguntarle por su hermana gemela, pero opte por auto convencerme de que durante mi paseo, alguien o incluso ella misma, habían pulsado en su botón de reset o bien se había puesto en “modo” amable.

Efectivamente, los mejillones estaban deliciosos y me dio pena comerme el ultimo.

  

Claro que sabiendo que el segundo plato era “Atún Rojo de Almadraba con Champiñones Kimuchi-Nomoto y Salsa Ponzu”, enseguida mi paladar se preparó para mi pescado preferido.

La presentación era diferente a como me lo han mostrado en otras ocasiones. 

Ya había avisado que el atún rojo a la plancha me gusta sin plancha. Con que en la cocina le digan al atún… Atún, esta es la plancha. Plancha, este es el atún… Es más que suficiente. No necesito que intimen demasiado. Basta con un pequeño saludo vuelta y vuelta.

Afortunadamente la pseudo borde camarera, había trasmitido mis deseos a la eficiente cocina de “El Marinero”

Espectacular el atún.
 

Y para terminar… La gran sorpresa. La traca final. El orgasmo con suspiro final, tan difícil de encontrar. 

Me deshice en la silla cuando lo pusieron ante mi. “Tarta de tres chocolates texturizados apoyada en helado de mango”

Pensé que tal vez la tarta ya sabia que era yo quien iba a disfrutarlo con mis labios, con mi lengua. Era yo quien iba a acariciarlo contra mi paladar. Yo…quien iba a excitarse al saborear sus matices, sus sabores, sus jugos.

Debía ser así. Debía saberlo y por eso se maquilló y se puso guapa. Y ahí estaba…vestida con su blusa blanca a rayas y sobre unos zapatos de cristal. Normal que debiera apoyarse sobre el mango. Helado de mango, tan naranja como el sol de un romántico atardecer. 

No pude evitar acordarme de “Mía” y quise enviarla un poco por uno de los más conocidos agujeros de gusano. Pero soy débil. Decidí comérmelo y después contárselo.

Exquisita, sensacional, impresionantemente apetitosa tarta de chocolate.

Web de El Marinero click aquí 
El Marinero en Tripadvisor click aquí 

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.
Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)
Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique
© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados

La Camarilla

Cuando pasas de la decepción a la indiferencia… 

Hasta te cuesta darte cuenta. Cuando alguien “ya” te es indiferente… Cuesta tener conciencia de ello.

Pero ¿que es la decepción?… Decimos que alguien nos ha decepcionado dando a entender que ese alguien es “culpable”…

Da igual el delito… Es… “culpable”

Pero… ¿Y si la decepción viene provocada por uno mismo, por unas exageradas expectativas? O incluso por unas ¿inventadas expectativas?

¿Quién sería en ese caso el culpable de esa desagradable sensación?

En fin… Ya me resulta indiferente…

No… No eres tu. No te creas protagonista de estas líneas…
Es de este hotel del que hablo. ( al menos hoy y ahora )
Ya hice la digestión y ni me acordaba de las incumplidas promesas del Hotel…!! Decía… “Desayuna como un Rey”

Claro… Yo pensé en el Rey del todavía Reino de España… Imaginaba todas las viandas y me relamía.

Pero en el hotel, debieron inspirarse en la etapa más negra de la Edad Media.
Menos mal que la noche en la suite había sido fantástica. 
Tan solo 15 horas antes de desayunar en Cádiz, estaba sentado aburrido en Madrid, en el sofá mirando perfiles de una de tantas páginas de contactos para solteros. 

Descarté por lejanía a las mujeres que vivían a más de una hora de mi casa. Además sus perfiles eran los típicos. Venían a decir algo así como ” hola, soy maravillosa, hago 200 deportes de riesgo a diario, practico yoga 6 horas al día, leo tres libros semanales y está, es mi foto de hace 10 años. Antes de engordar 30 kilos.( bueno…eso se lo callan ) … Abstenerse salidos. No busco rollo de una noche. Lo de mi foto en ropa interior es circunstancial”



Para terminar de licuar mi cerebro encendí la TV… Pero no… No…no y no… Me niego a ver la “Ruleta de la Fortuna”…
Volví a la tablet y seguí leyendo perfiles…

De repente un perfil sin foto… ¿Cádiz? 650km… Ni loco. Esta noche buscaba contacto físico y esa distancia era insalvable…

Pero me dio por leer…

“Llevo toda la vida preparándome para conocerte. 

Quizá debería haberme preparado de otra manera, no sé… 

Seguramente debería haber salido más para ver si te encontraba en algún bar; debería sin duda haber ido más al gimnasio, o debería haberme operado el pecho… Pero en su momento no lo vi tan importante. Y tenía la esperanza de que para ti tampoco lo fuese. 

En lugar de eso, seguí estudiando, y pensé que te gustaría que te hablara de átomos y galaxias. Cuando miraba al cielo me olvidaba de que te esperaba. 

Pensé que disfrutarías hablando conmigo de los libros que hemos leído… 

Aunque mientras los leía no esperaba tener que contártelos algún día. 

Perdona, tengo memoria de pez… Debería haber puesto marcas o post-it de colores…

Viajé, aprendí, desaprendí, volví a aprender y volví a cambiar de opinión. 

Ha pasado mucho tiempo y asumo que ni tu ni yo somos los mismos. 

No pensé que para ti fuese fundamental que tuviéramos hijos juntos, así que los tuve con otro. Espero que tu hayas hecho lo mismo. Si no, te lo recomiendo.

He aprendido nombres de pájaros y de árboles. Me he enamorado de delfines y belugas, también de frailecillos escoceses. He amado mucho y me han amado lo mismo o más. Y de todos ellos he aprendido algo bueno. 

Tampoco supuse que te gustaría que fuese dejando el petardeo por el camino. Ya estamos mayores para eso. Espero que no seas muy tiquismiquis para la música porque lo mismo me enchufo a … Mahler y a Mozart que a Green Day o Rihanna.

Te podría contar hasta reventar. Y lo haré…,si te encuentro… Y si no… Seguiré disfrutando de todo eso, y más.”

 

Cerré los ojos, pronuncie su nombre… “✨Mía✨”…Y me teletransporté… No se…No me preguntes como lo hago. No tengo ni idea. 

.
Hoy habré decepcionado a muchas personas.

Tal vez, a otras no.

Es a estas ultimas a quien me da miedo decepcionar próximamente. 

No quiero resultar indiferente. 

“Podía haber sido verdad y de hecho lo fue aunque me lo esté inventando. “


De vuelta en Madrid viajando a través de un agujero de gusano, me entró un hambre feroz. Esto de curvar el espacio-tiempo consume mucha energía. 

Aparecí en la Cava Baja. Una famosa calle del centro de Madrid por sus restaurantes y locales nocturnos. 
Buscaba algo económico, algo difícil en esa calle donde, en algún restaurante te quitan un riñón a cambio de unos huevos fritos con patatas y jamón. 
Y ante mis ojos apareció La Camarilla. 
   

Comer sentado en un sofá siempre me ha gustado. En realidad en un sofá se pueden hacer tantas cosas…

La decoración es de taberna. Con colores vivos y vistosos. Decorado como si fuera una fábrica de cerveza, sus techos están recorridos por tuberías de cobre y/o latón. 

Sus sillas y taburetes invitan a sentirse cómodo incluso antes de sentarse.  

  

En cuanto entramos, Dominic, el camarero, nos indicó donde sentarnos, preguntando si era de nuestro agrado la mesa seleccionada. Y muy amablemente nos ofreció las cartas con los platos disponibles. 

Al poco tiempo volvió y con una perfecta sonrisa nos dijo que el menú del día era estupendo y nos dejamos asesorar. 

  

  

La Ensalada de Aguacates, Tomate y Vinagreta y el Brocoli Crujiente con Salsa Picante de Cuatro Quesos, fueron los platos que pedimos. Y estaban muy buenos. El Brocoli me sorprendió por su textura. 
  

El Arroz Meloso con Bacalao y Gambas con Lascas de Jamón estaba un poco pasado de sal. Claro que en mi caso, que no soy un gran consumidor de sal, un miligramo más de sal en un plato, ya es motivo para decir que esta salado. 

La cocción de arroz perfecta. Eso si 

  

En cuanto al salmón. Pues simplemente salmón a la plancha. Bueno, con salsa tártara. Pero vaya… Que donde este el salmón crudo… 

Las patatas muy ricas y la salsa tártara… Pues no se… A mi me parece que estas salsas solo consiguen apagar el sabor del salmón. 
Ahora que lo pienso… Tengo pendiente ir a un restaurante Mexicano. Pero eso será otra historia más salsera.   
   

Llegamos a los postres seleccionando tarta de chocolate blanco con canela y piña natural. La tarta Era tamaño cumpleaños familiar. No pude comer ni la mitad. Rica. Aunque no la mejor que he comido. 

La piña, refrescante y a falta de maduración. Pero no podía ser todo perfecto. 

La Camarilla en Tripadvisor Click aquí
Web de La Camarilla Click aqui

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.

Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)

Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique

© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados