LA JAIMA

-“Me gusta que me miren…”

-“Mmmmm, a mí también. ”

Sentados sobre las toallas en una pequeña cala en la costa gaditana, mirábamos los cuerpos desnudos de la gente que como nosotros gustaba de quitarse esa incómoda prenda. El bañador.

Sus pechos relucían devolviendo la sonrisa al sol.

Su pubis depilado por completo también sonría, solo que parecía hacerlo mirándo hacia mi.

.
-“La verdad es que me da un morbo increíble sentirme observada mientras me colmas de placer. ”

-“Vas a conseguir que me excite. Sabes que contigo, eso es muy fácil. ”

No me dio tiempo a decir nada más. Sus labios mordieron los míos al tiempo que sus manos me acariciaban.

Con ella todo es especial. Todo. Hasta lo más insignificante. Con Mia, incluso yo parezco especial. Tiene ese poder.

Y allí estábamos. En una playa con apenas gente. Con gente, con apenas ropa. Con ropa, que apenas escondía unos centímetros de piel. Con la piel desnuda ante nuestros ojos.
El sol era el protagonista de la playa. Estaba a punto de irse a descansar. Pronto estaría buceando en el Atlántico.


.

A eso habíamos ido hasta allí. A ver la puesta de sol. A verla desnudos….  Para qué el sol nos viera haciendo el amor al tiempo que se dejaba mojar por el mar. Aunque si éramos los tres los que acabábamos empapados, tampoco pasaría nada.

-“Me da morbo que me miren, o tal vez el morbo me lo proporciona más la idea de ser “sorprendido” amandote en un lugar público.” Le dije.
-“Pues tal vez haya llegado el momento de despejar esa duda. Aquí no serás sorprendido. Los sorprendidos serán ellos. ”


.

Volvió a besarme, solo que esta vez con mucha más intensidad.

No sabría decir que me excitó más en ese primer instante. Tal vez, estar en la playa con gente que había ido a ver la puesta de sol, gente a la que le resultaría imposible no vernos. O tal vez el hecho de notar como su excitación iba por delante de la Mía.

Si. El morbo y sus besos hicieron efecto.

El cielo se iba tiñendo de rojo. Las pocas nubes que adornaban el cielo, parecían desfilar presumidas ante el Sol, mientras este, iba mojándose al entrar en el océano.

-“Ven. Corre. Vayamos al agua. Quiero que me llenes en el mar. Que me llenéis los dos. Corre. El sol no nos espera. ”

En pie, tiró de mi mano y me arrastró hasta la orilla.

Primero los pies, luego las rodillas, después los muslos…. después…Mmmm. No hubo después. Cuando las acariciantes y minúsculas olas estaban a punto de esconder lo que no se podía ya esconder, me sujetó con un brazo y con su otra mano tomó el timón y con un pequeño salto hizo que desapareciera en su interior.

-“Sisisisisi. Quiero que me llenes. Quiero que me hagas el amor. Que te vacíes en mi al desaparecer el Sol.”

Las olas apenas tapaban de vez en cuando sus nalgas que se movían arriba y abajo. Sus brazos abrazaban mi cuello al tiempo que su lengua se hundía en mi mientras yo me hundía en ella. El Sol, hacia lo propio.

Éramos cuatro en comunión. Bailando juntos la danza del amor.

-“Follame. Me susurraba. ”

-“Follame. Lo quiero ya. ”

El mar me ayudaba a sostenerla casi sin esfuerzo. Mis manos en sus nalgas la ayudaban a subir. No necesitaba ayuda para bajar. Sabía bailar como bailan las sirenas.

Era delicioso sentir el frescor del agua y el calor de su interior. Delicioso….delicioso….

Su mirada se perdía en el horizonte. Y en sus ojos podía ver cómo el Sol me ganaba por momentos. Casi se había consumido en el mar mientras yo aún no había hecho sino empezar.

Quise ver también ese momento quise ser testigo de cómo el océano devoraba el día para convertirlo en noche.

Una ola mas fuerte que un titán nos alcanzó en ese instante e hizo que me tambaleara, soltándola y dejándola caer.

La abrace por detrás y juntos vimos desaparecer el último hilo de luz.
De repente, la gente comenzó a aplaudir….

-“Dios mío!!! Espero que aplaudan la puesta de sol y no a nosotros. Susurre medio avergonzado. ”
-“Salgamos del agua. Vamos a la arena. Allí no tendrás dudas si vuelven a aplaudir….”

Podia haber sido verdad y de hecho lo fue, aunque me lo esté inventando


.

Todo el mundo va allí al ponerse el sol.
La Jaima es el lugar donde confluyen pasos, risas, miradas….

Nuestros pasos nos llevaban también allí.

Al fin y al cabo, nos gusta que nos miren…
Apenas unos instantes antes nos habíamos despedido del sol mientras nuestros cuerpos lo festejaban en la arena envueltos en deseo, respiración entrecortada y miradas lascivas de quienes allí se hallaban.
Ahora Rosaluma me envolvía de nuevo en sus brazos, mientras caminábamos sin apenas separar nuestras miradas ni dejar de sonreír recordando nuestro sol.
Mmmmm…siiii…nos gusta que nos miren…

.
Ya nos estaban esperando… al llegar pudimos sentir sus miradas recorriéndonos y nuestra piel erizándose mientras nos acercábamos a la barra. Sus miradas nos seguían aún cuando nos acomodamos en unos puff con sendos mojitos y besos.

-“Los amantes ya están aquí,  ya podemos empezar”

.
Cómo me excita que nos miren!!
De pronto, como si de una danza, perfectamente coordinada, se tratase los asientos centrales se vaciaron y fueron recogidos por el sexy staff dejando el espacio libre para bailar.
La música elevó la voz para tomar protagonismo y todos los cuerpos se levantaron al tiempo.

La hora había llegado.

Party time….wowww!

.
Mi principe me sacó a bailar con un largo beso y su mano bajo mi vestido ibicenco. Nuestros cuerpos se entrelazaron ahora en posición vertical repitiendo lo que antes hicieron en horizontal…

.

mmmmm… amo que nos miren.
Podía sentir su erección contra mi muslo y sus ojos penetrando en los míos.

-“Déjate llevar, me dijo.” Y lo hice.

Me perdí en sus fuertes brazos de nuevo y danzamos, danzamos, danzamos……

Todos nos miraban…nos encantaba!!
Bailamos y bebimos. Reímos y nos emborrachamos de besos, mientras seguíamos contoneándonos…

Dos parejas de chicos jóvenes que seguramente habían intoxicado su cuerpo de algo más que mojitos, comenzaron a bailar con nosotros.
Las manos de ellos no paraban quietas manoseando a placer los cuerpos de las chicas que escasas de ropa mostraban el gusto por las miradas ajenas tanto como nosotros. La música se volvió lenta por un momento para animar a la gente a visitar la barra para reponer fluidos, momento que los dos chicos recién conocidos aprovecharon para hablar al oído a Rosaluma. Poco después desaparecieron en busca de polvos mágicos. Pero Rosaluma se quedó con nosotras.

Hubo intercambio de miradas al principio e intercambio de besos poco después. La orgia estaba asegurada.

Rosaluma, nos beso a las tres en un beso imposible. El juego de las cuatro lenguas era realmente excitante.

Verle jugando con sus cuerpos y sentirlas a ellas jugando con el mío me excitó hasta umbrales insospechados.

Sus pechos eran firmes. Sus culitos duros y jugosos.

Sentir seis manos en mi cuerpo acariciandome, luchando por cada centímetro de mi piel, peleando en mi entrepierna… Mmmm cerré los ojos y deje que hicieran. Que hicieran lo que quisieran. Me besaron, me lamieron, me mordieron.

Me sobraba el vestido. Sentía la necesidad de arrancarlo y dejar mi bikini como único abrigo.

Abrí los ojos extasiada y me sorprendí viendo como ellas ya habían hecho con sus ropas lo que yo deseaba hacer con la mía.

Mucha gente se animó a hacer lo mismo y comenzaron a rodearnos bailando al ritmo de la música que había vuelto a ser la del principio.

La noche ya era cerrada. Las luces de la Jaima eran tenues e incitadoras. Apetecía llegar al extasis. Apetecían dosis de orgasmo.

No quería más mojitos. Quería el sexo de Rosaluma.

Le miré y me entendió.

.
Rosaluma dijo “Ven” y yo le seguí.

Salimos de aquel lugar hacia la noche oscura con la luna llena como cómplice.

Una cala olvidada nos esperaba.

Sería testigo ideal de nuestro deseo libre de nuevo…

Nos encanta que nos miren!!

La Jaima-. Avd de Trafalgar s/n. Caños de Meca, Cádiz 

Premio Bitácora. Agradezco tu Voto aquí 

Texto escrito a dúo entre Mía y Rosaluma. 

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.
Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)


Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique.  Gif de la Jaima capturado de Google STREET view.


© Rosaluma. Todos los derechos Reservados.

Anuncios

La Darsena

Cuando ella se va…!

Nunca cierra los ojos.

Cuando ella se va…!

No deja lugar a dudas.


Justo antes de irse…!

Llega el silencio previo a la explosión.

Justo antes de irse…!

No… No deja lugar a dudas.

En el momento en que se viene…!

El calor es abrasador.

En el momento en que se viene…!

Me quemo en su placer.

 
Me gusta sentirme el único que la hace correr.

Ven…Ven…Ven…

Si, Niña…hazlo ahora…ven…quiero verte correr.

Mírame… Mírate…
 
Cuando ella vuela hacia mi…!

Cuando ella se va…!

Cuando ella se viene…!

Y corre hacia mi…!

Haciéndo el amor, alguna lágrima se le escapa

Me hipnotiza…

Haciéndo el amor, sus ojos se humedecen.

Uhmmm… Que sexy…

Haciéndo el amor, me abraza.

Y como una revelación…

Me veo…haciéndola el amor,… Y somos…una obra de arte….

Y es que hacerla correr, me deja…

Exhausto, pero con fuerzas para mover montañas…

 Cuando ella se va… 

Y sus labios se encharcan…

Cuando ella se va… Y sus mejillas se inundan de calor… 

Le diría cosas tan bonitas… Le diría que la amo con poesías…

¿Pero como estar a la altura de las suyas?…cuando me dice…

“Cada día contigo parece ser el mejor…hasta que llega el siguiente día y lo supera”

“Mi niño loco…. Loco te conocí, loco me enamoraste… Loca me volviste”


“Podía haber sido verdad y de hecho lo fue, aunque me lo esté inventando.”


Quiero agradecer afectuosamente a Silvia Sala Franca por haber accedido a colaborar con Placeroral. Suyas son las fotografías que encabezan esta entrada, incluida la portada. Os invito a visitar su blog (click aqui), que ademas de fotografías increibles, contiene poesias fruto de su sensual y enorme creatividad.

 

La Darsena es tal vez el mejor restaurante de Suances. Por alguna extraña razón, las fotos que hice durante la cena, se quedaron en el fondo del carrete de mi smartphone. Estuve en esa localidad Cantabra hace ya seis meses y aunque recuerdo perfectamente cada instante que pase en el restaurante, he decidido inventarme una historia para ir explicando lo que allí comí. Esta aclaración la hago porque hay gente que se lo cree todo (Entre los que me incluyo) y quiero dejar claro que los platos son reales pero la historia no. Por increíble que parezca, no fue eso lo que ocurrió.

 

Entre en la App de contactos decidido a darme de baja. Eran demasiadas citas ya. Todo se estaba empezando a frivolizar. Yo empezaba a ser un tempano de hielo y ya todo me valía. Daba igual como fuesen. Lo que me importaba en ese momento era no repetir nombre. Ya tenía Montse, Carmen, Ana, Diana, Conchi, Patricia, Virginia, Monica, Sara, Azucena, Rosa, Maite,  Natasha, Vanessa, Zoe, y un largo etcétera…. Se me había antojado una Cristina. No se la razón tal vez porque había quedado con dos y no me habían gustado. Había que solucionarlo.

Mire la App y enseguida fueron apareciendo Cristinas y entre ellas una que no se llamaba así pero que aparecía en la foto de perfil con un pájaro de vivos colores en su hombro.

¿Quién podía aparecer así en una foto de una app de contactos? Solo una loca. Y me encantan las locas.

Así que ni corto ni perezoso evoque su cuerpo y lo extraje de la pantalla del teléfono materializandolo ante mi… La besé y la pregunté si quería comer antes de ser comida.

Su sonrisa fue tan viva y natural que no pude evitar cogerla de la mano y llevarla a La Darsena.

Allí sin dejar de besarla en ningún momento, decidimos,  que aunque estábamos en un buen restaurante, mejor pedir tapas al estilo taberna. No nos apetecía una paella al estilo santanderino, ni marisco del Cantábrico. Mejor algo ligero para poder después continuar recorriendo la noche, livianos y ágiles.

De primero, “Croquetas de Bacalao con Almejas a la Marinera”. Un buen bocado para comenzar.

 Las croquetas eran realmente de bacalao. Mucho bacalao. Exquisitas. Además el sabor de la salsa y el hecho de comer las almejas con las manos, hacia del plato un acto de degustación muy sensual.

La preciosa mujer que tenía ante mi conseguía además excitar mi cuerpo, al verla como se mojaba los labios con la cerveza. Su pelo ondulado parecía recién peinado por una profesional. Sus ojos azules como el cielo y su escote ligero y sugerente acompañaban muy bien a su sonrisa.

Sus uñas pintadas de color turquesa añadían un efecto de joyería a sus manos. Uhmmmm… Estaba deseando ser acariciado por ellas!!

Mientras hablábamos y comíamos, mi imaginación voló….

Hacíamos el amor en el umbral de la puerta de una casa llena de colores. Con el piar de su pajarito de colores como hilo musical. Un encuentro fugaz. Tan solo un momento lleno de pasión y lujuria en el que los dos disfrutamos al máximo. De pie contra la pared del pasillo. A medio desnudar. Tan solo con la ropa que no estorbaba para gozarnos a tope.


Seguimos degustándolo las almejas una a una. Las croquetas una a una. Y sus besos… Los deseaba uno a uno.
Otra vez mi imaginación retomó el vuelo. Ahora era en una cama grande con un cabecero de forja y un baúl a los pies… Las sabanas parecían de nube y el colchón el paraíso. Sus besos se materializaron en la mesa del restaurante al tiempo que sus manos acariciaban mi pierna.

“Cuéntame… A que te dedicas?” Me preguntó

“Soy un viva la virgen” le dije. “Un simple vividor” continúe.

“Llévame contigo” me dijo sonriendo.

 Y tras pedir unos “Calamares” que estaban en su punto de sal, y que recomendaría a cualquiera que visite La Darsena, la abracé y por arte de magia, la lleve hasta mi dormitorio, en Madrid, donde le presenté a mi gato y desenfrenadamente gozamos el uno del otro. Su sabor salado como el mar y su olor fresco como el de un jardín de un palacio real, consiguieron que mi placer se equiparará al suyo. Lo di todo mientras pensaba que ojalá nunca más volviera a meterse en la pantalla de mi teléfono a través de esa app de contactos. La quería solo para mí.

Y en ello estoy. Intentando amarla como nunca he amado. Consiguiendo sin esfuerzo, amarla como nunca he amado.
La Darsena. 

Calle El Muelle, 23

Suances, Cantabria. España
Un lugar donde enamorarse si vas con una persona superextraenamorizable!!! Aunque solo la lleves en tu cabeza.

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.

Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)
Todas las fotografías excepto restaurante, por Silvia Sala Franca, incluida portada.

I EDICIÓN “PREMIO PLACERORAL”

Tal vez sea por arrogancia o por efecto de un posible narcisismo, Timido, espero.

El caso es que he decidido crear el premio “Placeroral“.

Quiero premiar a los blog que más me hacen disfrutar sea cual sea su temática, si bien es cierto que deben tener algún componente que conjugue el placer y la lengua. El placer entendido de manera amplia. Estaréis de acuerdo conmigo que un relato erotico puede ser tan placentero como una poesía melancólica o una reflexión sobre la cotidianidad que nos envuelve. También observar un dibujo o una fotografía puede ser muy placentero.

En cuanto a la lengua… Hay algun blog que además de poner ante nosotros una preciosa e íntima poesía, también nos la recita con verdadero arte. Hay algún blog de cocina, e incluso algún blog de microcuentos que usan la lengua, el lenguaje, el idioma español con verdadera exquisitez.

Todos estos blog podrán ser susceptibles de resultar premiados.


La mecánica del premio será la siguiente.

  1.  Creare un apartado en Placeroral donde haré una enumeración y enlazaré los blog premiados.
  2. El premio será mensual. Cada mes premiaré un blog.
  3. El blog premiado podrá si lo desea exponer el premio en su blog. Sin obligación de ello para recogerlo.
  4. No habrá necesidad de realizar un agradecimiento en un post en el blog premiado.
  5. No habrá que nominar blog. Solo yo puedo conceder el premio “Placeroral”
  6. La notificación del premio la realizaré en un post en Placeroral y además, dicho blog premiado recibirá un mail anunciándoselo.
  7. Aceptaré propuestas para mejorar estas bases. Me reservo la decisión de llevarlas a cabo.

El blog premiado en la “PRIMERA EDICIÓN PLACERORAL” es “Los Labios de Valeria” 

Visítalo haciendo Click aquí


El jurado compuesto por mí, la Mía inspiración y yo mismo ha decidido por unanimidad conceder el premio a Valeria por su blog, que conjuga perfectamente todos los ingredientes suficientes y necesarios para resultar deliciosamente placentera su lectura. Además sus dibujos, que realiza a diario, con el consiguiente esfuerzo tanto en tiempo como en creatividad, hacen de su blog una verdadera delicia.
Espero y deseo que visitéis su blog y disfrutéis con el. Si además le hacéis llegar vuestra opinión sobre su trabajo, seguro que la animareis a seguir mejorando.
Podéis, si así lo deseáis, opinar aquí sobre la idoneidad de conceder el premio a este blog (LOSLABIOSDEVALERIA) o realizar cualquier otro comentario. Los comentarios también me animarán a mi.
Mil besitos de agradecimiento a todas/os los que me leéis. Sin vuestro apoyo no tendría sentido Placeroral.
Rosaluma.

L’Artisan Furansu 

Nunca he escuchado a los vecinos de arriba. Jamás. Hasta hoy. Precisamente cuando te tengo delante de mi, mirándome en silencio.
Nos reímos con una risita apagada y nerviosa. Te miro. Me miras. Bajas la cabeza… solo un instante, te busco, busco ese pez del que me hablaste, cálido, huidizo… Abro los ojos y ahí está, como tú decías, el cíclope de Cortázar. 
De repente lo siento, agudo como una punta de lanza, veloz como una culebra; ¿dónde se fue el olor a fruta madura? Yo solo siento las brasas del infierno. Desconcertado busco tus ojos. No llego a verlos. Un intenso dolor en el labio me hace despertar del trance, y allí estás, gorgona Medusa, respirando los vapores del Hades, traspasando mi cerebro con tus ojos en llamas…  

Fotografía de. upload.wikimedia.org

 De nada me servirá el escudo de Teseo. Intento dominar a las serpientes que me atacan y se esconden, noto el veneno inundando mi cuello, mi cabeza, mis brazos, mis brazos…. Con ellos sujeto los tuyos, con fuerza, y vuelvo a mirarte, furibunda… Correré el riesgo de convertirme en piedra… Pero no dejaré de mirarte… Silencio. Poco a poco el brillo terrible se apaga. La respiración se normaliza. Medusa se hunde poco a poco en su caverna. La tensión desaparece, por completo. Noto tu cuerpo inerte bajo el mío. Te miro. Me miras. Me miras con ojos vacíos y la boca entreabierta.  

fotografía de hoyesarte.com

 
Soy Teseo. Reclamo mi victoria. Porque ese triunfo mio no es sino tuyo, que has sabido llevarme del juego de niños con tiza y piedra a los mitos griegos tan antiguos como el fuego… fuego casi apagado, enanas blancas en tus ojos vacíos… 
Soy Teseo, y creo ver una sonrisa en esa boca entreabierta...

Texto original de Aker H. En desinteresada colaboración con Placeroral.

Tras cerrar el libro que estaba leyendo sobre Teseo, salí por la puerta norte de la estación de Shinjuku. La estación es la mas grande del mundo con un tránsito de gente de más de dos millones cada día. 

Tenía miedo a llegar tarde a la cita y había comenzado a ducharme dos horas antes. Una ducha antes de una cita es casi como una ceremonia. Siempre comienzo por rasurarme la cabeza. El poco pelo que aún queda en ella pide a gritos hacerlo desaparecer. La vibración de la maquina sobre mi cabeza me produce sensaciones placenteras. Es como una caricia recorriendo mi nuca, como la de unos dedos acariciandome, junto a las orejas. 

Pienso en Anaidari y sin dudarlo, le escribo un mensaje.

💬Rosaluma✨” Kon-nichiwa Anaidari (buenas tardes), solo dos horas mas y cenamos juntos.”

Abro el agua caliente de la ducha y la dejo correr. Busco una maquinilla de afeitar nueva y entro en la ducha. 

Aquí pasare un buen rato. Bajo el agua caliente me siento bien….me siento con la inspiración suficiente como para rasurar arriba y abajo. Con sumo cuidado abajo. Con sumo cuidado arriba.

Las maquinillas de afeitar japonesas no terminan de gustarme y me hacen ser mas precavido. 

Por fin he conseguido vestirme. 

Entre prenda y prenda no he dejado de mirar el movil. Por fin llega su mensaje.

💬Anaidari💠  “que un hombre entre en la ducha antes que yo, solo puede significar una cosa. Que llego tarde”

Al  salir del hotel Gracery Shinjuku en el barrio de Kabukicho, famoso por ser el que da cobijo al barrio rojo de Tokio, no pude evitar sentirme nervioso. Se acercaba el momento tan deseado. Conocer en persona a la chica de las estrellas. ..

Nos habíamos citado en un restaurante que “fusiona” cocina francesa y japonesa. Algo fuera de los estándares turísticos.  

Tras cruzar varias calles  y transitar por sus aceras alucinando con el barrio rojo y con el erotismo que emana de cada tubo de neón y de cada luminoso led, decidí no esperar en la puerta del restaurante y sin saber mas de dos palabras en japonés, me dirigí a los camareros.  

 

Konbanwa“. Dije. O eso al menos intenté (buenas noches) 

Watashi wa 2tsu no yoyaku o motte imasu, namae ni Anaidari.” (Tengo una reserva para dos personas a nombre de Anaidari). Me lo había aprendido de memoria sabiendo ya, que llegaría antes que ella al restaurante.

Me senté en un taburete en la barra, desde donde podía ver la calle. Intentaba mirar a cada chica que por un segundo aparecía ante mi vista a través de la hoja de cristal de la puerta. 

Ninguna se parecía a las fotos que Anaidari me había enviado al movil. Solo sabia que llevaría ,casi seguro… un vestido azul. 

Ya tenía a medio beber mi cerveza Kirin cuando su sonrisa me miro desde la calle y sus ojos me sonrieron…. No supe que hacer… ¿Acercarme a la puerta?… ¿Esperar a que entrara?… ¿Soltar la cerveza?…  ¿Saludarla con ella en la mano?… Mientras decidía,… ella ya había entrado, ya había dicho mi nombre y esperaba mis besos. 

No se si llegué a decir “estas preciosa” pero lo pensé. De eso estoy seguro.  

 Anaidari no es una chica de revista… Es mejor que eso.!! No es una chica con las medidas supuestamente perfectas,..Pero si deliciosas. Y tiene ángel. Tiene algo que hizo que la música del restaurante se apagara en mis oídos. Algo que me hacía temblar. Algo que me paralizaba y me excitaba al mismo tiempo. 

Todo a mi alrededor desapareció. Solo su cara, sus ojos, sus labios, sus hombros y el dibujo de sus pequeños pechos existían para mi.  

 La carta que el camarero había dejado sobre las mesas en algún momento que no acerté a observar. También era invisible para mi. 

Finalmente nos decidimos y comunicamos al camarero nuestra elección. 

Teníamos los platos ante nosotros y los palillos entre nuestros dedos. Como si del baile mas sensual se tratase, íbamos llevando la comida a nuestros labios. Yo debía estar haciéndolo también porque en mi plato había cada vez menos Tartare de Chicharro, jengibre y caviar de berenjena.  Pero no era consciente de mis movimientos. Toda mi atención, tanto la consciente como la inconsciente estaban puestas en el parpadeo de Anaidari. En su parpadeo mientras hablaba y masticaba.  

 El plato estaba delicioso. El sésamo y el caviar de berenjena acompañan muy bien al Chicharro. Muy recomendable. 

Habíamos pedido también atún que tardaba en llegar. A mi no me importaba. No tenía ninguna prisa. Todo lo contrario. No quería que la noche acabara nunca. 

Mientras seguíamos hablando, mi imaginación ya empezaba a funcionar y las sabanas blancas hacían su entrada en ella. Sábanas blancas casi tan blancas como la piel de Anaidari, casi tan blancas como su ropa interior. 

Intente centrarme en la cena, en lo que me decía. Quería memorizar cada palabra pronunciada, cada movimiento de sus labios. Quería poder revivir en sueños cada sensación con ella… Pero… Era su lencería la que veía. Miraba sus ojos y veía la lencería azul. Sus labios… Y todo se volvía rosa. Su piel… Miraba su piel y entonces imaginaba su lencería por el suelo. 

Procuré concentrarme en el Maguro (atún rojo). Pero era demasiado rojo como para no seguir imaginando. 

  

Okra y Ñame rallado o Natto con Sashimi de Atún. 

Este plato nos hizo hablar de el. Y gracias a eso mi concupiscente cerebro se relajó un poco. Anaidari lo definió muy bien. “Los ingredientes no se hablan. No tienen nada que contarse el uno al otro. Ni las texturas. Y se nota “. Terminamos por comernos solo el Atún y no con demasiado entusiasmo. Este plato es muy mejorable. 

  

Maki de Atún, Salmón, Corvina y guacamole. 

Decidimos dejar los demás ingredientes que afeaban al atún y terminar con el Maki. Comenzamos a jugar con el wasabi y la salsa de soja, pero pronto suprimimos tanto el guacamole como la soja para hacerlo solo con el wasabi. 

El Maki no necesitaba de más. Cada Maki llevaba los tres pescados. Personalmente prefiero un sabor en cada Maki. Me gusta mucho más poder saborear el atún, después el salmón y luego la corvina. Los tríos nunca han sido lo mío. 

  

Había que pedir los postres. Yo tenía clara que palabra debía salir de boca del camarero. Lo que no sabia era que elegiría Anaidari.

Ella se decantó por el Mascarpone y dulce de leche en dos temperaturas. Yo podía haber pedido lo mismo pero cuando el camarero nombró el bizcocho caliente de chocolate con helado de vainilla… No pude resistirme.

Mientras comíamos cada postre, no podía dejar de pensar en como sabrían los labios de Anaidari.

Deseaba terminar mi chocolate y salir del restaurante para besarla. Quería sentir su cuerpo. Quería notar sus pechos contra mi… Sus manos acariciandome.. Quería su aliento en mi boca… Sus gemidos parecían recorrer ya mi cuerpo….Me imaginaba buscando sus placeres por encima de la ropa. Sintiendo cada centímetro de su piel…
  

… No pude resistirme… No…. No al ver su cuello… Al ver esa vena que se hinchaba y serpenteaba desde su oreja a su clavícula… No debí hacerlo… Pero no pude resistirme… 

Me lance hacia ella… Con una mano la sujete suavemente del hombro… Con la otra… Inmovilice su cabeza acariciandole la nuca… Y no… No pude resistirme… Primero mis labios y después mi lengua recorrieron todo su cuello. Saboreando su perfume. Degustando su sudor. Chupando… Lamiendo… Chupando… Chupando… 

Y ella gimió… Gimió de placer. Momento que aproveche para clavarle mis colmillos y gritar de placer mientras absorbía el amor que llevaba dentro. El que tanto necesito.

Podía haber pasado en Tokio. Pero ocurrió en Madrid. España.

En el barrio de las letras. Calle Ventura de la Vega,15

L’Artisan Furansu Kitchen en Tripadvisor 

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.
Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)

Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique

© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados

Los Chuchis

¿Te lo digo en inglés para que me entiendas??

foto de musicstack.com

I like U,…I want U,… I love U,…I need U…

Besarte fue lo mejor del día. 

El edificio era inmenso pero te encontré con facilidad.

No habia nada mejor que dejarme guiar por tus tres ángeles. 

Todos con el cabello dorado. Todos con ojos de Mirada inocente. 

Con la sonrisa mas bella del mundo….tres ángeles maravillosos. 

Sus vocecitas me orientaron  como miguitas de pan por el camino que sólo podía conducir hacia ti. 

Tres ángeles inquietos. 

Tres preciosidades. 

Tres encantos que te guardan y te exponen. 

El faro que no ilumina marcaba el punto de encuentro. 

El faro que no es faro pone ritmo a nuestros pasos. 

Con tus ángeles a mis espaldas el día se hizo maravilloso. 

Con el sol alumbrando el recorrido,… maravilloso. 

Un día primaveral con olor a flores,.. Si… maravilloso. 

Todo fue perfecto

Pero besarte… Eso fue …!! … Eso fue lo mejor del día!!

Los “me gusta” motivan, compartir ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.

Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)


Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde se indique

© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados


Los Chuchis no es un restaurante y no es un bar. Es un antro acogedor. 

Un ingles, que debe haberse vuelto loco, ha decidido darnos de comer. 

Pizarra y Mr. Preston.

Lo hace con cocina inglesa y eso es lo verdaderamente sorprendente. No hay sándwiches ni pintas de cerveza o al menos yo no las vi por ningún sitio. 

Ensalada de Rucula y Queso de Cabra

Los Chuchis solo tiene cuatro mesas lo que además de hacer difícil encontrar una libre, también hace imprescindible reservar con antelación. 

Crema de Brocoli y Queso Azul

Situado en el barrio de Lavapies, en Madrid, hace gala de ser uno de los sitios de moda. Tanto es así, que hay gente comiendo en la barra. 

Guiso de Ternera

Te puedes encontrar a unos ingleses comiendo en una mesa. A unos españoles hippies trasnochados en otra. Dos chicas lesbianas repartiéndose amor entre cucharada y cucharada de la crema de Brocoli con patata y queso azul. 

Bacalao al Pesto con Berberechos

En la barra alguien estará terminando el segundo plato. Al verlo no sabes si no ha tenido paciencia para esperar mesa o si le gusta tener cerca a la camarera y al grifo de cerveza. Entre berberecho y berberecho va dando buena cuenta del bacalao con salsa pesto. Difícil combinación, pero sorprendente al paladar. 

Tarta de Chocolate y Platano

También te puedes encontrar degustándo una de sus tartas, a algúna chica tatuada con su cigarro de tabaco de liar preparado para encender en cuanto salga a la calle. ¿Solo tabaco?. Creo que he dado en la Diana. 

Tarta de Pera y Mango

Las Tartas de Chocolate y platano y la de Pera y Mango están  muy muy ricas. Tanto como para terminar con un orgasmo con suspiro final. 

No esperéis glamour en Los Chuchis pero, como decían los Rolling Stone… 🎼🎵.  It’s Only Rock’n’Roll,  But I Like it…. Oh yeah.!!!!! I like it … I like it. 🎵

Facebook de Los Chuchis