Tepic

Me gusta ser tu juguete

Los días sin verte se me hacen eternos…Los días sin tu sonrisa parecen días de invierno.

Demasiados días sin verte y aquí estoy leyendo esta revista.

“Me alimenta cenar contigo” 

Bonito título… 

Sentí curiosidad… Parecía una revista sobre nutrición, pero resulto ser mucho más sugerente de lo que pensaba.

“… No llego, no llego….Era mi pensamiento mientras iba a su encuentro. Como el conejo de Alicia, miraba nerviosa el reloj.

Siempre odié llegar tarde, pero ese día era irremediable tras un cúmulo de despropósitos… Cuando por fin alcancé mi destino estaba acelerada, nerviosa, prisa, ansia….y allí estaba, recibiendome con su mejor sonrisa y aire despreocupado…me relaje con el primer beso, y me sonroje por dentro….Uhmmmm…cómo notaba crecer mi deseo con sólo un roce, con sólo su olor…

…”Vamos, tenemos mesa a las 21:30”, me susurró… 

Juntos, recorrimos a buen paso no se que calles de no se qué Madrid… Yo no las veía. Mi mano en su bolsillo trasero palpaba sus firmes glúteos modelados para mi disfrute…cómo quería morderlos. Mi hambre crecía…también las ganas de cenar con él

Disfruté de cada plato y aun más entre cada manjar que servían, mientras nos comíamos a besos….deseé que tanto comensales como servicio se desvaneciesen para disfrutar su sexo allí mismo…dar un trago de tequila y sal de gusano y removerlo en mi boca con su…con mi juguete favorito…emborracharme en su disfrute y sus sabores

 Montarme a horcajadas y cabalgar a galope sobre él… ¡Que viva Zapata!

Pero Federico aun estaba allí, atento a muestras necesidades confesables y resuelto a darnos sus platos y consejos. Tragué saliva y respiré hondo para darme aire sereno, mientras mis piernas temblaban bajo la mesa.

  

De vuelta al coche paseamos por un Madrid mágico al abrigo de los árboles, comiendonos a besos en cada “rojo”. Los semáforos parecían haberse confabulado para darnos esos pequeños momentos de deleite…chupitos de deseo que humedecian mi sexo y endureciam su…mi juguete favorito.

Solo un policía de ronda pudo evitar que nos poseyesemos al llegar al coche, sin importar indiscretas miradas o pudor alguno… Subimos al coche y nos marchamos, tras el saludo y sonrisa lasciva del polizonte…

El, metía primera y mi corazón empezó a bombear con fuerza, segunda…pumpun, pumpun…tercera…pumpun, pumpun, pumpun, cada vez más rápido… Con la cuarta ya no me contuve, desabroche su cinturón ante su gesto atónito y encantado, y liberé a su prisionero de la cárcel de sus pantalones….

Mis labios le abrazaron con deleite, saboreando en cada succión mientras mi lengua jugueteaba traviesa con su glande.

No pudo haber mejor postre para esa magnífica cena. Quería más, repetir, recorriendo arriba y abajo, degustando al reo ya libre…y lo hice, vaya si lo hice… Lami con deleite cada centímetro erecto de aquel jugoso fruto…y mi fruta fue madurando también, humedeciendose en su jugo. El sonreía encantado con el juego y yo jugué hasta que terminó la carretera que llevaba a la puerta de mi casa.

Allí hicimos real el sueño del restaurante…Le monté, me embistió…continuamos un baile que empezó mucho antes, al encontrarnos… Bailamos bien pegados, bailamos fuerte y lento. Queríamos fundirnos en uno con furia y sudor, y lo conseguimos…. Un estertor mutuo inició el orgasmo común y nuestros jugos se encontraron sellando el encuentro con gemidos profundos, casi clamorosos que rompieron al unísono el silencio de la noche. …”

Texto original de Marmayan, en desinteresada colaboración con Placeroral.

No pude evitar ponerme en contacto con la directora de la revista y preguntar quien lo había escrito. “Marmayan” me dijeron. 

¿Podrían decirle que se ponga en contacto conmigo? Mis datos son estos… XXX-xxx-XXX… Por favor, estaré esperando…!

A los pocos minutos Marmayan me llamó….

🌸Hola…. Creo que quería hablar conmigo. 

✨Ufffff…. Lo que quiero es que me invites a cenar. 

🌸Que morro le echas, no?

✨Y además quiero que me lleves a un sitio con encanto

🌸Definitivamente le echas mucho morro. 

✨La vida es para los cuatro que sabemos disfrutarla. Donde te veo?

🌸Jajaja…ok… Conoces Tepic? Es un restaurante cerca de la Plaza de Colón. En la  Calle Ayala, 14, Madrid Viajaremos hasta México gastronómicamente hablando. Haz tu la reserva.

✨Uhmmm… Me parece genial. Tengo ganas de México. (Y de ti)

Podía haber sido verdad y de hecho lo fue aunque me lo esté inventando

Y allí estaba yo. En la puerta de Tepic. Cogiendo de las manos a Marmayan sin decidirme a abrir la puerta para entrar… 
Tepic no es un restaurante Mexicano de los que abundan en Madrid. No tiene una decoración recargada llena de sombreros mexicanos y colores estridentes. Y sus platos son elaborados. Lejos de la típica comida rápida y congelada que sirven en muchos de los que había conocido y que me habían hecho pensar mal de esa cocina tan salsera. 
Nada más entrar nos recibió Princesa. Así se llama la preciosa encargada del restaurante. Preciosa y encantadora hasta más no poder. 

Tuvimos la suerte de que en ese momento se encontraba en plena conversación con el Cheff de Tepic. Angel es Mexicano… Estar en un restaurante mexicano y que el Cheff también lo sea, ya produce buenas vibraciones por si solo. Pero además resultó ser también encantador.
Princesa nos dirigió escaleras abajo mientras yo observaba la elegante decoración de la planta alta. 

A mitad de escalera hay un dibujo del rostro del tío del Cheff y así nos lo indicó Princesa, emocionada mientras nos lo contaba. 

  
Ya abajo, nos llevo hasta una mesa que ella había reservado para nosotros. 

“Por favor, quisiera una mesa intima. Una mesa en la que podamos meternos mano sin escandalizar a los demás comensales.” Eso le había dicho y Princesa cumplió hábilmente dicha petición. 

   (Fotos realizadas al finalizar la cena para evitar fotografiar al resto de comensales)

  

Siguiendo los consejos de Princesa, elegimos margaritas para que acompañaran nuestros platos.

Realizadas íntegramente de forma natural, a base de zumo natural de naranja, Lima, tequila y escarchada en sal. He de decir que estaban deliciosas. Tal vez en mi caso, la tome excesivamente despacio y la termine de beber con el ultimo bocado de la cena, pero me conozco un poco y se que no debo beber mucho alcohol si quiero que la noche tenga un final feliz…

  

Tan solo unos minutos después de brindar con Marmayan…por ella y por mi, llego Federico, un didáctico y paciente camarero que junto con otros tan profesionales como el, atendieron, sirvieron e ilustraron todos y cada uno de los sabrosos platos que pudimos degustar en Tepic.

Lo primero fue un aperitivo con salsas sin picante… Servidas en salseros blancos… Una de chile pasilla con cacahuete y otra con chile guajillo. Confieso que son las que más tome.
   

Más tarde llegaron las salsas picantes. Servidas en molcajetes pequeños, eran súper picantes a mi paladar (ya nos lo había avisado Federico) y eran de chile Habanero y de chile serrano (la de color verde)

 

En otro molcajete de un tamaño y peso considerable nos sirvieron el plato que más nos gusto. Nos encanto. El Aguachile estaba delicioso. La presentación en el mortero esa realmente atractiva. La iluminación sobre la mesa realzaba los colores y el brillo tanto del aguacate como de los camarones. Daba pena comenzar a comerlo por no romper la cuidada armonía de colores. 

  
Que decir del plato siguiente… Flautas de chicharrón de queso con jamón y huitlacoche. Un hongo del maíz que resultó estar increíblemente rico. Presentación muy agradable. Con cada trocito que cortábamos a las flautas, fuimos probando las diferentes salsas. Y para apagar el fuego de nuestras lenguas, ¿que mejor que un sorbo a las margaritas?… 
  

Para terminar la degustación sugerida por nuestra anfitriona Princesa, probamos Tacos al Pastor, tortIllas de maíz con carne adobada acompañado de cebolla, cilantro y piña.

Cuando terminamos con las tortillas de maíz, Federico nos ofreció más…y esta vez las trajo de trigo. 

Cuando dimos buena cuenta de todas, muy amablemente nos preguntó cual nos había gustado más. En la respuesta coincidimos los tres. Pero creo que es mejor que si visitáis el restaurante, decidáis sin mi opinión.
   
  

No debo olvidar comentar lo buenísimo que estaba el guacamole que nos regalo Princesa y que como todo lo servido, era realizado de forma artesanal en el restaurante.

No lo pudimos terminar porque aunque pueda parecer lo contrario, los platos son abundantes.
  
Y cuando creía que ya estábamos terminando de sorprendernos en Tepic, llego el obsequio final. Un tequila Jose Cuervo tradicional con sangrita: Lima y sangrita, clomato a base de zumo de tomate y salsas. Y… Mezcal Alipus con sal de gusano.

Wowwww…. Que rica la sal de gusano. 
Un final maravilloso…
¿Un final? … ¿O un buen comienzo?… Shhhh….
 

Tepic en Tripadvisor click aquí 

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.
Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)
Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique
© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados

Anuncios