MadrEat

Había visto tus fotos… Que delicia…!

Había leído tus cosas… Que excitante…!

No estaba en mi mejor momento…aun llevaba un adorno en mi brazo izquierdo…una escayola que tapaba una fractura y enmascaraba el dolor.

Me habías invitado a conocerte y no pude decir que no.
Los minutos previos a encontrarnos pasaron volando. Tanto que, caminando por las calles de aquella ciudad, parecía que a cada paso que daba, se consumía mi vida entera.
Me había auto convencido de que aún siendo bonita e inteligente, no me ibas a gustar. No quería que me gustaras. No quería sentir más de lo que sintieras tu… Yo no te gustaría.
Pero sonreíste…¿porque tuviste que hacerlo?. No dejaste de sonreír en toda la noche. Y me hechizaste.

Quería hablar y tartamudeaba. Quería caminar y tropezaba. Quería escucharte y solo oía el sonido del viento provocado por tus labios.

Tus labios…!

He memorizado cada pliegue,… cada volumen,.. Cierro los ojos y aun veo la línea que los atrapa,… la línea que los da forma… La dibujo en mi cabeza… Dibujo su contorno y los relleno de color.

Hablabas…me hacías preguntas…me preguntaste muchas cosas y mi respuesta siempre se quedaba sin salir de mi cabeza…tenía que improvisar… Tenía que contenerme..Lo que quería era morderte… Besarte… Responderte con caricias…

No quería que me gustaras. Yo no te iba a gustar.

Caminamos entre los puestos de artesanía de la feria de aquella ciudad. Tal vez solo fueran dos calles, pero para mi era como un laberinto. No veía los árboles, no veía a la gente que casi no nos permitía caminar, no veía nada que no fuera tu sonrisa.
Quería cogerte de la mano, ufff… Cuantas veces lo pensé… Quería quitarte el vestido y hacerte el amor…!! Cada trocito de césped de aquel parque, parecía una suite donde tumbarte. Un edén donde acariciar tu piel, donde alimentarme con tus besos. Donde buscar tu placer.

Mientras caminaba a tu lado…SOÑE…

Qué bonito, dulce, delicado y feliz es sentir tanto placer. Tanto placer derramado, tanto amor entregado.

Solo te tocaba en mi imaginación… ¿Era deseo?… Será lo que sea, pensé,..pero es… Y quiero sentirlo hasta más no poder.”

Te miraba y quería decírtelo.. “Me estas haciendo que flote y  te abrace,…que quiera apretarme contra ti,…que entre en ti,.. Siiii…Que te abrace,…, y que nuestro baile no acabe, salvo para comenzar de nuevo,…” 

Te nombro,…Princesa, y te beso,…Princesa, y mi placer se funde con tu aliento.

Siento tus pechos contra mi pecho. Mi fuerza sobre tu vientre. Siento como me fluyen las ansias del placer al ser acompasadas por tu movimiento. Siento como te abres de placer ante mí aceleramiento.

Quiero tenerte. Besarte. Te siento. Te sueño.

Había visto tus fotos… Que delicia…!

Había leído tus cosas… Que excitante…!

“Podía haber sido verdad y de hecho lo fue aunque me lo este inventando”

Hoy me atrevo con la comida callejera. Ó Street Food, como dicen los anglosajones y los que gustan de anglicismos. 

Cada tercer fin de semana de cada mes se celebra MadrEat. 

La City financiera de Madrid se llena de preciosas furgonetas Vintage.

 

  
Para poder degustar las viandas, tendrás que hacerlo de pie o en el césped. También hay alguna mesa de madera con sillas del mismo material, eso si, difíciles de conseguír.

Lo bueno es que la Plaza de Ruiz Picasso tiene sufícientes espacios donde acomodarse.

Mi compañía era encantadora… Encantadora y buena guía. Entre las muchas camionetas que conformaban Madrideat, me propuso una en la que servían Tequeños y Arepas. Los Tequeños estaban deliciosos, aunque según Rapsodia, los originales, cocinados en Venezuela, están mucho más ricos

    

Mientras nos bebíamos unas cervezas y degustábamos las delicias de su tierra, fuimos caminando y charlando hacia otra camioneta a la que habíamos echado el ojo. Íbamos en busca de Patacones. 

Algunas de las camionetas además de preparar cosas muy ricas, también son verdaderos placeres para la vista.

La próxima edición es el tercer fin de semana de julio. Aun queda tiempo suficiente para ahorrar 20€. Presupuesto suficiente para pasar una bonita noche en MadrEat. 

Bueno, si llevas coche, tal vez deberías pensar en ahorrar otros 15-20€ que te costara aparcar en un parking subterráneo.  

Podría decir muchas cosas sobre MadrEat. Pero creo que lo mejor es que no te pierdas la próxima edición. 

viaggiaconalma.blogspot.com

Web de Madrideat

MadrEat (artículo de El País)

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.

Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)

Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique

© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados

Anuncios