La Orza

Egoísta,… egoísta…. Soy un egoísta.

Quiero hacer mías,… tus sabanas. 

Quiero que tus suspiros y jadeos me pertenezcan.

Que tu mirada solo me busque a mi. 

Que yo,… sea el único que te desnude.

Quiero que al ducharte… Mientras recorres tu cuerpo con tus dedos,… pienses que son los míos.

Quiero ser tu cena,…que me veas en tu copa. 

Quiero ser quien te abriga en la cama. 

Quiero ser tu somnífero… Darte buenas dosis del mejor somnífero que existe. 

Quiero ser quien te abrace,… Mientras sueñas… Mientras sueñas conmigo. Si…. Claro que si…Quiero también tus sueños. 

Seré tu despertador. Quiero ser quien te saque de la inconsciencia y darte el mejor despertar.

Quiero ser tu desayuno,… antes de desayunar…

.

Mío, mío, yo, yo,… Soy un egoísta.

.
He repasado todas las fotos… 

Todas las que aún no hemos hecho. 

Todas las que quiero que hagamos juntos…

Las quiero,… todas en mi carrete. 

Tu, Mia, yo, mío… Presumir de carrete. Presumir de ti. ¿Quién es esa chica tan guapa con la que vas?… ¿No la reconoces?… Eres tu. 

Tu, que eres Mía… Mia… 

Gracias,… por haber estado conmigo.

Gracias,…por cada día desde que te conocí.

Gracias,… incluso por los días que no nos vemos.

Eres Mía… Mia…

.

(Yo)…Quiero tu ropa interior enredada entre mis dedos.

(Yo)…Quiero tu pelo suelto para poder agarrarlo como un troglodita.

(Yo)…Quiero arquear tu espalda.

(Yo)…Quiero entrar en ti…

(Yo)…soy un egoísta.

.
Disfrutar comiendo contigo, cenando contigo…

Hacer el amor cada noche…con cada amanecer…con cada atardecer…

Disfrutar acariciando tu piel… Tu corazón. 

.
Soy un egoísta lo se!!!!

.
Por querer todo tu placer. 

Por ansiar tus fantasías. 

Por comerte los ojos al leerme. 

Por querer tus comentarios. 

.
Soy un egoísta sin remisión. 

.
A ti, que me lees…

A ti, que te gusta el placer de complacer…

A ti, que sin conocerte, me ilusionas…

A ti, que te ilusiona conocerme…

Si… Si… A ti… Que tienes ángel desde que llegaste a este mundo.

A ti te amo.

Y te quiero para mi.

“… Escasa luz del incipiente amanecer…” Y con esa media frase en mi cabeza comienzo a amarte una vez más 

.
Soy un egoísta. Te quiero para mi… Aunque tenga que compartirte!!

.

Podía haber sido verdad y de hecho lo fue, aunque me lo esté inventando 

Toledo. Ciudad monumental.

Voy poco a poco descubriendo restaurantes con encanto en esta preciosa ciudad.

Furychan quería invitarme a comer y encontró este rinconcito donde sabia que íbamos a disfrutar de una maravillosa carta.

  
Decoración manchega y camareros profesionales y simpáticos junto con su cuidada cocina son sus señas de identidad.

Como aperitivo mientras preparaban los platos que habíamos elegido, nos dieron una salsa de tomate, comino, ajo y algún ingrediente escondido que junto con el pan y la cerveza, hicieron deliciosa la espera.
  
Quien haya leído semanalmente “placeroral” estará más que acostumbrado a ver platos de atún rojo. Mi plato preferido.

Habrá incluso, quien piense que ya canso con este plato… No les culpo. Se que me repito mucho.

Para mi, comer atún rojo es como hacer el amor con alguien que te colma de placeres… Siempre se quiere repetir, sabiendo que siempre te satisfará de la misma forma y de una manera diferente. El atún rojo es como ese amante que siempre te sorprende. Ese, que siempre introduce algo nuevo en su forma de amarte y llena de diferentes matices cada beso, cada caricia, cada orgasmo.

Este plato de atún es sin duda el mejor que he probado nunca… Perfectamente creado. Deliciosamente decorado y lo mas importante de todo. El mejor sabor. El mejor olor y la mejor textura.

Entre el atún, había finísimas capas de hojaldre que en la boca creaban una sensación crujiente que contrastaba armoniosamente con la suavidad del pescado. Estaba, como siempre, macerado con zumo de Lima y soja, pero esta vez, en su justa medida. Sabía a lima, sabía a soja, pero sobretodo… Sabía a atún rojo de almadraba. ” Tartar de Atún Rojo, Aguacate, Salsa de Mostaza y Soja”

Empezábamos nuestra andadura en ” La Orza ” y ya estaba sintiendo el primer orgasmo con suspiro final.

Todo indicaba que esta vez, en Toledo, la degustación seria multiorgásmica.
  
Sin haberme repuesto aun del placer del atún, llego mi segundo orgasmo. ” Solomillo de Buey, salsa de Foie, Pedro Ximenez y Milhojas de Verduras”

Cuando la carne es de calidad, me gusta comerla simplemente bronceada. Una carne tan exquisita me gusta más si tan solo la han dejado tumbarse unos instantes sobre la parrilla.

Y en este caso el cocinero parecía compartir mi gusto.

Cuando vi la milhojas de verduras, pensé que era tortilla de patatas. Solo cuando lo tuve en mi boca y presione la lengua contra el paladar, salí de mi error de apreciación. 

La carne con el Foie hizo que mis hormonas se revolucionarán. Y la milhoja termino por hacerme suspirar de nuevo. Otro orgasmo culinario. Otro orgasmo con suspiro final.
  

  
Furychan, no quiso ser menos y tras sus innumerables suspiros con el atún, y cuando parecía relajarse, descubrió antes sus ojos su plato principal. “Cordero Relleno de Almendras, Pasas y Foie con Salsa de Setas”

Para mi, fue un verdadero placer observar como cerraba los ojos mientras saboreaba el primer bocado. Como se mordía el labio inferior mientras lentamente volvía a parpadear y a inspirar aire por la nariz.

No pude resistirme cuando me ofreció probarlo. Bebí un poco de agua para limpiar mi paladar y poder saborear mejor lo que me ofrecía con su tenedor. 

Estaba delicioso… Me sentí como cuando se hace el amor en una orgía a tres. Ahí estaba yo, disfrutando de las dos delicias que tenía el placer de catar. Primero una. Después la otra y las dos a la vez.
  

Excitadísimo como estaba con tales platos, llego el momento de elegir el postre. Y esta vez el trio fue a costa de un solo postre compartido entre Furychan y yo mismo.

“Chocolate, chocolate, chocolate….” ¿Hay algún postre mejor?

Y con esa pinta…¿quién podía resistirse?

Brillaba con luz propia. Y tras esa capa de chocolate brillante, se escondía un mouse, también de chocolate tan suave y rugoso que me recordó… Bueno, mejor no lo digo.

Tercer orgasmo con suspiro final…
  

Estaba exhausto. Una comida tan multiorgásmica me había dejado sin fuerzas y sin aire.

Menos mal que el restaurante “La Orza” tiene una bonita terraza en la que decidimos tomar el café al aire libre.

Con el café conseguí reponerme. Mi cabeza volvió a mandar sobre mi cuerpo. Mis hormonas comenzaron a relajarse. 
  

  

Parecía que ya podía coger aire con toda mi capacidad pulmonar y decir “Uffffff….”

Pero sorpresa…

La camera apareció con dos vasitos de licor de orujo. Fue el remate final. Difícil de superar.

” La Orza “… Imperdonable visitar Toledo y no disfrutar de sus placeres orales.

  

La Orza en Tripadvisor click aquí 

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.

Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)

Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique

© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados 

Anuncios

Tobiko 

Calor… Comienza a hacer calor. Por fin el clima en Castilla es lo suficientemente caluroso como para que el resto de la gente, diga sentir calor…He pasado todo el invierno sintiendo fuego en mi interior.  Si,…En llamas…el plasma es difícil de contener. Difícil disimularlo.  Vivía sintiendo la necesitad de ocultarlo para no ser descubierto.  

 

Mi calor interior es fruto de mi aniquilación y mi cuerpo tan evanescente como un positrón. Huyo de la materia. No debo encontrarme con ella. No…no soy Polvo de estrellas. 

Debo sacar ese fuego a través de los besos. A través del amor y el deseo. Debo entregarlo para no quemarme…

  Voy a salir esta noche. Hoy no podré ocultar las llamas. Hoy… Necesito entregarlas. Disiparlas. Necesito contacto para trasmitirlas…buscaré… Buscaré hasta encontrar a alguien con el corazón helado. Alguien a quien poder dar todo mi calor sin miedo a infringir las leyes termodinámicas.  

Primero buscaré un cuerpo donde esconderme…un cuerpo sencillo…que no llame la atención. Un cuerpo masculino a través del cual poder dar salida a mi fogosidad. Alguien con la fantasía suficiente como para que no oponga demasiada resistencia a mis sutiles instrucciones… Alguien a quien le guste dejarse llevar por las emociones. 

Cuando partí de la mayor de las estrellas de Casiopea no esperaba encontrarme tan cómodo como estoy aquí. Mi destino originario era Pleione, el más brillante y azul de los astros de las Pléyades. Partí en busca de sosiego y paz pero algo me desvío para siempre de mi rumbo. Algo que me hizo ser incapaz de encontrar el camino de vuelta. 

Tengo que fijar un objetivo…un candidato… Ese… Ese de ahí…!!! Objetivo fijado… Fijado sobre él. 

  

No es guapo, no es alto, no tiene nada que llame la atención. Ni siquiera tiene movimientos muy varoniles. Debería descartarle… 

Voy a observarle un momento. Tal vez ese brillo que veo en su cabeza no sea solo lascivia y testosterona… Necesito de un cerebro sutil, un cerebro dúctil donde poder asentar todos mis sensores. Un cerebro en blanco sin prejuicios ni grandes cicatrices… Esta noche quiero dar mi calor a una mujer sensible. A una mujer romántica que sepa apreciar el sabor de la carne, el olor del amor, que sepa escuchar los latidos de su corazón. Una mujer que no tema recibir el amor de toda una vida en tan solo una noche y repetir cada noche. Todo el amor de una vida cada noche.  Una mujer que no tenga necesidad de dar, más  que de recibir.

Tengo tanto que dar…A esa mujer le daré todo…tan solo quiero entregarme!!! Quiero dar…amor!!… Calor!!… Ternura!!… Quiero darme por completo. No dejar nada en la reserva. Quiero dar placer… Quiero hacerme sentir hasta llenarla de emociones!!… Llenarla de amor!!… Completarla. Eso quiero. Una mujer entera. Una mujer!!!

Sigo observándole… Tal vez me valga…decididamente no es el chico en que ninguna mujer se fijaría. Tengo mucho trabajo que hacer, pero no buscaré más. No esta noche. Me lo quedo.

Aprovecharé la música que escucha a través de sus auriculares para entrar en él. Suena la Sinfonía n 26, en Re menor de F. J. Haydn. No podía haber elegido mejor momento para entrar en él. No habrá “Lamentatione” 

 

Es justo como esperaba. Es perfecto para irradiar  mi calor. Parece tímido pero no le falta atrevimiento. Podré ver a través de sus ojos la sonrisa más bonita que esta noche se asome en busca de placeres etéreos. De placeres para tomar y placeres para llevar.

Una vez me he apoderado de su mente, ya puedo hablar por su boca…Podré describir lo que soy. Lo que él, sin saberlo, lleva dentro. Podré enamorar y llenar de amor los labios que bese.

Pero cuidado…

Debo tener cuidado. Este chico no tiene pinta de ser muy inteligente. Deberé ser comedido o puedo ser descubierto.  

Deberé hacer uso de la magia para esconderme tras su piel y poder después entregar mi calor a través de ella.  

 Ahora buscaré una chica preciosa, un corazón esponjoso y absorbente, un cerebro limpio y pasional, una mirada dulce…

…La encontré…debo llevar este cuerpecito mío hasta ella. Le diré cosas tan sexys que me deseará de la cabeza a los pies. Entonces y solo entonces la acariciaré y la besaré como nadie lo ha hecho antes… Y cuando ella noté que el calor la recorre desde sus piernas hasta su cuello… Cuando note su espalda arquearse de placer y sienta llamas bajo su ombligo… Cuando grite mi nombre…cuando diga.. Oh Dios mío!! En ese momento… Saldré de él para llenarla a ella.  

 Podía haber sido verdad, y de hecho lo fue aunque me lo esté inventando

   

Toledo es una ciudad singular. Llevábamos un par de horas paseando por sus calles mirando escaparates llenos de preciosas espadas y llamativos mazapanes.

Hace años los escaparates no eran nada atractivos y para conseguir un buen mazapán había que echar mano de la recomendación de los lugareños. Pero ahora, ya se puede confiar en la estética exterior para decidirse a comprarlo en una u otra tienda.

Desgraciadamente no pasa igual a la hora de comer.

Debe haber muchos y buenísimos restaurantes en la ciudad, pero con precios difíciles de asumir por mi bolsillo. Y 25 o 35€ por persona, ya me duelen bastante. De modo que los restaurantes de 50€ o más, ni tan siquiera los investigo. Yo no quepo en ellos y ellos no caben en mi blog…

Para sorpresa, al menos para mi, un jovencísimo Cheff, ex alumno del gran Berasategui, ha arriesgado y ha abierto un pequeño restaurante en la ciudad. 

    

Y digo “arriesgado” porque lo ha abierto fuera del casco antiguo. En un sitio al que recomiendo ir en coche porque está a 3 kilómetros del centro (Plaza de Zocodover).

Javier Ugidos es de quien hablo y “Tobiko” es el restaurante.

Teníamos una reserva para las 14:30h. Personalmente me gusta empezar a comer bastante antes pero Toledo bien merece un buen paseo y llegar antes al restaurante se me antojó difícil.

La primera agradable sorpresa fue la atención dada por el camarero.

Yo, al menos yo, estoy acostumbrado a que una vez entregada la carta y dado un tiempo prudencial para decidir que pedir, el camarero, vuelva para tomar nota de las viandas elegidas. 

 Pues bien, “Kiko”, que así se llama el camarero, tras darnos las cartas, no esperó

Directamente comenzó a enumerar los platos uno a uno, contándonos en que consistían y las técnicas utilizadas para cocinarlo. 

Puede parecer un poco fastidioso. En principio no se va a un restaurante a hablar con los camareros ni a escuchar sus charlas, pero Kiko, lo contaba todo como un guía en un museo, y si,… Sabe encandilar. 

Una vez tomó nota de nuestra elección, desapareció hacia las cocinas.

Estábamos mi anfitriona y yo charlando sobre la decoración del restaurante y deleitándonos con el Jazz de piano que sonaba de fondo (on the Sunny Side of The Street, interpretado por Earl Hines. click aquí), cuando apareció el camarero con lo que el llamó, un primer aperitivo. No hay nada que me moleste más que un plato de aceitunas como aperitivo. Bueno si, más me molestan los cacahuetes.

Le mire, y cuando estaba a punto de decirle que las retirara,… Kiko me dijo, “Son especiales. Las aderezamos en la casa”

 

El vino que nos sugirió estaba bastante rico. No soy entendido en vinos la verdad. Pero estaba bastante rico. 

Tras unos pocos minutos apareció Kiko de nuevo con unas campanas de cristal con algo dentro. “Qué bonito…”pensé. 

Si no recuerdo mal dijo que era “Arroz Inflado con vinagreta de Wakame con Perlas y huevas de salmón.” Riquísimo. Un verdadero placer. 
    

Estábamos comentando el sabor del aperitivo cuando llegaron los primeros platos. En mi caso Ceviche de Mejillones y Fruta de la Pasión” . La presentación volvía a sorprenderme. Ya me había avisado el camarero que era un plato de sabor. No de cantidad pero si de sabor. No consigo encontrar las palabras que expresen los matices que sentí. Solo puedo decir que fue mi mejor elección. El mejor plato desde que escribo en el blog. 

        

Fury-chan había elegido “Ensalada de Lomo de Orza con Vinagreta de Curry Rojo”. A primera vista pensé que el plato era una broma, pero enseguida nos dimos cuenta de que escondía una sorpresa. La orza estaba debajo de las lechugas con su queso, su tomate y su curry. De sabor exquisito

  

Mientras esperábamos los segundos, salió el Cheff al salón y fue mesa por mesa saludando y preguntando qué tal estábamos comiendo. Cuando nos preguntó a nosotros no pude evitar decirle que de momento muy bien, pero que aún quedaba función y que esperaba un dulce colofón al magnifico comienzo. Él, muy educado, nos dijo “eso espero, para eso estamos aquí. Para que terminéis encantados con los sabores y sin sensación de hambre”. Hizo un ademán de despedida y continuo con su peregrinaje de comensal en comensal. 

 

 
Mi acompañante y mecenas pidió “Arroz con Chipirones y Pipirrada Clásica”. Cuando la oí pedir arroz pensé “uffff a ver como presentan un arroz”

El arroz es siempre difícil de presentar de forma bonita y elegante salvo debajo de un pedacito de atún rojo pero creo que esta vez consiguieron al menos el aprobado. 
  

Yo estaba deseando ver las “Costillas Asadas con Salsa Barbacoa y Patatas al Aroma” y por fin llego el plato. 

La primera impresión fue extraña. No veía las costillas por ningún sitio. Más bien parecía que hubieran asado lo más valioso de Nacho Vidal… 

Pero si… Era una costilla. Una sola costilla, pero enorme para lo que estaba acostumbrado a comer en otros sitios. 

Kiko me explicó que primero la cocinan usando la técnica del Vacío y posteriormente cuando un cliente la selecciona para su degustación, ellos rompen ese vacío y es cuando la calientan y finalmente la abrasan para que tenga una película crujiente. El resultado… Esta muy, muy rica. En cuanto a las patatas al aroma… Hacen algo parecido. Primero las cuecen y luego las fríen. No recuerdo que especias utilizan para darle aroma, pero si que eran tres. 
  

Los postres…

Quien haya leído Placeroral con anterioridad sabrá que me pierde el chocolate. Pero no puedo dejar de decir que el “Cremoso de Queso Manchego con Helado de Mora” estaba aún mejor que a la vista. No queríamos que se acabara. Y para colmo lo compartíamos. 

La presentación en una copa con capota también le daba un aire de glamour que ayudaba bastante a gozar visualmente del postre. 
    

En cuanto al “Volcán de Chocolate con Helado de Vainilla”… Presentación normal, sabor y texturas agradables. Pero no tan rico como el “Cremoso de Queso”

Pedimos los cafés y Ana (la camarera) nos ofreció tomar también unos chupitos. De los que nos dio a elegir, optamos por unos “Limonchelos” que nos trajo en una frasca “confiando en nuestro saber beber” 

 

Hay un momento tras el ocaso en el que el mundo enmudece y la vida se para; las luces aún no se han encendido y, en el tránsito entre el frenesí diurno y el nocturno, se ralentiza el tiempo de manera inesperada. Ya no se oye ningún pájaro y la quietud se adueña del aire. La tierra permanece a la espera, expectante…

Es en ese instante cuando el oeste se estrella contra el horizonte en millones de rayos naranjas, rojos y malvas, y el cielo estalla en brillo y llamas, marcando más aún si cabe la negrura de las montañas. Tan bello y tan simple… Como único adorno la luna envuelta en añiles en un tímido cuarto menguante, y Venus, eterna compañera del crepúsculo.

Ana abre los ojos. Por algún motivo que no comprende intenta fijar esa imagen, ese cielo del atardecer, en su mente.

Tobiko en Tripadvisor, click aquí.

Tobiko en Facebook, click aquí

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.
Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)
Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique

© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados