LA JAIMA

-“Me gusta que me miren…”

-“Mmmmm, a mí también. ”

Sentados sobre las toallas en una pequeña cala en la costa gaditana, mirábamos los cuerpos desnudos de la gente que como nosotros gustaba de quitarse esa incómoda prenda. El bañador.

Sus pechos relucían devolviendo la sonrisa al sol.

Su pubis depilado por completo también sonría, solo que parecía hacerlo mirándo hacia mi.

.
-“La verdad es que me da un morbo increíble sentirme observada mientras me colmas de placer. ”

-“Vas a conseguir que me excite. Sabes que contigo, eso es muy fácil. ”

No me dio tiempo a decir nada más. Sus labios mordieron los míos al tiempo que sus manos me acariciaban.

Con ella todo es especial. Todo. Hasta lo más insignificante. Con Mia, incluso yo parezco especial. Tiene ese poder.

Y allí estábamos. En una playa con apenas gente. Con gente, con apenas ropa. Con ropa, que apenas escondía unos centímetros de piel. Con la piel desnuda ante nuestros ojos.
El sol era el protagonista de la playa. Estaba a punto de irse a descansar. Pronto estaría buceando en el Atlántico.


.

A eso habíamos ido hasta allí. A ver la puesta de sol. A verla desnudos….  Para qué el sol nos viera haciendo el amor al tiempo que se dejaba mojar por el mar. Aunque si éramos los tres los que acabábamos empapados, tampoco pasaría nada.

-“Me da morbo que me miren, o tal vez el morbo me lo proporciona más la idea de ser “sorprendido” amandote en un lugar público.” Le dije.
-“Pues tal vez haya llegado el momento de despejar esa duda. Aquí no serás sorprendido. Los sorprendidos serán ellos. ”


.

Volvió a besarme, solo que esta vez con mucha más intensidad.

No sabría decir que me excitó más en ese primer instante. Tal vez, estar en la playa con gente que había ido a ver la puesta de sol, gente a la que le resultaría imposible no vernos. O tal vez el hecho de notar como su excitación iba por delante de la Mía.

Si. El morbo y sus besos hicieron efecto.

El cielo se iba tiñendo de rojo. Las pocas nubes que adornaban el cielo, parecían desfilar presumidas ante el Sol, mientras este, iba mojándose al entrar en el océano.

-“Ven. Corre. Vayamos al agua. Quiero que me llenes en el mar. Que me llenéis los dos. Corre. El sol no nos espera. ”

En pie, tiró de mi mano y me arrastró hasta la orilla.

Primero los pies, luego las rodillas, después los muslos…. después…Mmmm. No hubo después. Cuando las acariciantes y minúsculas olas estaban a punto de esconder lo que no se podía ya esconder, me sujetó con un brazo y con su otra mano tomó el timón y con un pequeño salto hizo que desapareciera en su interior.

-“Sisisisisi. Quiero que me llenes. Quiero que me hagas el amor. Que te vacíes en mi al desaparecer el Sol.”

Las olas apenas tapaban de vez en cuando sus nalgas que se movían arriba y abajo. Sus brazos abrazaban mi cuello al tiempo que su lengua se hundía en mi mientras yo me hundía en ella. El Sol, hacia lo propio.

Éramos cuatro en comunión. Bailando juntos la danza del amor.

-“Follame. Me susurraba. ”

-“Follame. Lo quiero ya. ”

El mar me ayudaba a sostenerla casi sin esfuerzo. Mis manos en sus nalgas la ayudaban a subir. No necesitaba ayuda para bajar. Sabía bailar como bailan las sirenas.

Era delicioso sentir el frescor del agua y el calor de su interior. Delicioso….delicioso….

Su mirada se perdía en el horizonte. Y en sus ojos podía ver cómo el Sol me ganaba por momentos. Casi se había consumido en el mar mientras yo aún no había hecho sino empezar.

Quise ver también ese momento quise ser testigo de cómo el océano devoraba el día para convertirlo en noche.

Una ola mas fuerte que un titán nos alcanzó en ese instante e hizo que me tambaleara, soltándola y dejándola caer.

La abrace por detrás y juntos vimos desaparecer el último hilo de luz.
De repente, la gente comenzó a aplaudir….

-“Dios mío!!! Espero que aplaudan la puesta de sol y no a nosotros. Susurre medio avergonzado. ”
-“Salgamos del agua. Vamos a la arena. Allí no tendrás dudas si vuelven a aplaudir….”

Podia haber sido verdad y de hecho lo fue, aunque me lo esté inventando


.

Todo el mundo va allí al ponerse el sol.
La Jaima es el lugar donde confluyen pasos, risas, miradas….

Nuestros pasos nos llevaban también allí.

Al fin y al cabo, nos gusta que nos miren…
Apenas unos instantes antes nos habíamos despedido del sol mientras nuestros cuerpos lo festejaban en la arena envueltos en deseo, respiración entrecortada y miradas lascivas de quienes allí se hallaban.
Ahora Rosaluma me envolvía de nuevo en sus brazos, mientras caminábamos sin apenas separar nuestras miradas ni dejar de sonreír recordando nuestro sol.
Mmmmm…siiii…nos gusta que nos miren…

.
Ya nos estaban esperando… al llegar pudimos sentir sus miradas recorriéndonos y nuestra piel erizándose mientras nos acercábamos a la barra. Sus miradas nos seguían aún cuando nos acomodamos en unos puff con sendos mojitos y besos.

-“Los amantes ya están aquí,  ya podemos empezar”

.
Cómo me excita que nos miren!!
De pronto, como si de una danza, perfectamente coordinada, se tratase los asientos centrales se vaciaron y fueron recogidos por el sexy staff dejando el espacio libre para bailar.
La música elevó la voz para tomar protagonismo y todos los cuerpos se levantaron al tiempo.

La hora había llegado.

Party time….wowww!

.
Mi principe me sacó a bailar con un largo beso y su mano bajo mi vestido ibicenco. Nuestros cuerpos se entrelazaron ahora en posición vertical repitiendo lo que antes hicieron en horizontal…

.

mmmmm… amo que nos miren.
Podía sentir su erección contra mi muslo y sus ojos penetrando en los míos.

-“Déjate llevar, me dijo.” Y lo hice.

Me perdí en sus fuertes brazos de nuevo y danzamos, danzamos, danzamos……

Todos nos miraban…nos encantaba!!
Bailamos y bebimos. Reímos y nos emborrachamos de besos, mientras seguíamos contoneándonos…

Dos parejas de chicos jóvenes que seguramente habían intoxicado su cuerpo de algo más que mojitos, comenzaron a bailar con nosotros.
Las manos de ellos no paraban quietas manoseando a placer los cuerpos de las chicas que escasas de ropa mostraban el gusto por las miradas ajenas tanto como nosotros. La música se volvió lenta por un momento para animar a la gente a visitar la barra para reponer fluidos, momento que los dos chicos recién conocidos aprovecharon para hablar al oído a Rosaluma. Poco después desaparecieron en busca de polvos mágicos. Pero Rosaluma se quedó con nosotras.

Hubo intercambio de miradas al principio e intercambio de besos poco después. La orgia estaba asegurada.

Rosaluma, nos beso a las tres en un beso imposible. El juego de las cuatro lenguas era realmente excitante.

Verle jugando con sus cuerpos y sentirlas a ellas jugando con el mío me excitó hasta umbrales insospechados.

Sus pechos eran firmes. Sus culitos duros y jugosos.

Sentir seis manos en mi cuerpo acariciandome, luchando por cada centímetro de mi piel, peleando en mi entrepierna… Mmmm cerré los ojos y deje que hicieran. Que hicieran lo que quisieran. Me besaron, me lamieron, me mordieron.

Me sobraba el vestido. Sentía la necesidad de arrancarlo y dejar mi bikini como único abrigo.

Abrí los ojos extasiada y me sorprendí viendo como ellas ya habían hecho con sus ropas lo que yo deseaba hacer con la mía.

Mucha gente se animó a hacer lo mismo y comenzaron a rodearnos bailando al ritmo de la música que había vuelto a ser la del principio.

La noche ya era cerrada. Las luces de la Jaima eran tenues e incitadoras. Apetecía llegar al extasis. Apetecían dosis de orgasmo.

No quería más mojitos. Quería el sexo de Rosaluma.

Le miré y me entendió.

.
Rosaluma dijo “Ven” y yo le seguí.

Salimos de aquel lugar hacia la noche oscura con la luna llena como cómplice.

Una cala olvidada nos esperaba.

Sería testigo ideal de nuestro deseo libre de nuevo…

Nos encanta que nos miren!!

La Jaima-. Avd de Trafalgar s/n. Caños de Meca, Cádiz 

Premio Bitácora. Agradezco tu Voto aquí 

Texto escrito a dúo entre Mía y Rosaluma. 

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.
Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)


Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique.  Gif de la Jaima capturado de Google STREET view.


© Rosaluma. Todos los derechos Reservados.

Charlie Champagne

🎵🎵🎵 

Hola. Cómo estás?…¿si?… ¿Lo dices en serio?

¿Sigues buscando un Príncipe azul?

Niégalo si quieres…

Pero, es cierto.

Te miro y no salgo de mi asombro. 
Eres como en un Corvette Rojo…

Podría presumir conduciéndote. 

Haciéndote rugir al desbocar tus caballos. 

Podría exhibir tu belleza haciéndote correr por carreteras muy intimas. 

Podrías disfrutar de tu potencia….

Pero vas con el freno echado. 

Línea elegante, muchos caballos para disfrutar…
¿Recuerdas el momento en que nos conocimos?

¿Crees que fue bonito? No has visto nada todavía.

Al igual que una abeja a un poco de miel

Una polilla a la llama

Te haría adicta al placer…

Y te mentiré… Diré…

Tienes una adicción y yo tengo la culpa.

No lo vi venir porque no dijiste nada. 

Es cierto… Cuando caíste sobre mi pecho dijiste “wow”

🎵Se le puede llamar “placer”… Tu lo llamaste…wow🎵

🎵Se le puede llamar “éxtasis”… Tu dijiste…wow🎵

🎵Se le puede llamar “orgasmo”… Tu suspiraste…wow🎵

¿Que me has hecho? Preguntaban tus ojos…

Lo siento. No se lo que me pasó.

Tan solo he buscado tu placer para encontrar el mío.

Tan solo te he amado mientras acariciaba tus caballos.

Solo…solo los he espoleado a todos a la vez. 
Dicen que el ciclo de la luna afecta el movimiento del mar…

¿Ves de lo que eres capaz soltando freno y liberando lastre?
Suéltalo y disfruta de lo que te gusta… Adicta al placer… 

🎵🎵🎵

Al igual que una abeja a un poco de miel

Una polilla a la llama.

Adicta al placer…

💋💋💋
Dame un minuto.

A ver si podemos conducir juntos.

Nunca has estado realmente fuera de control. Pero lo estaras. Y dirás Wow…

Si….Te llevare a todo gas… Disney a hecho mucho daño Princesa.

Si…Te llevare a todo gas… 50 sombras… Aún más.

Te llevare donde no has estado nunca… Suelta el freno y déjate llevar.

De verdad,… allí estarás mucho mejor.

Allí, donde puedas ser tu misma…y decir Wow…
Ya te veo brillar…
Tal vez sean tus ojos, tu mirada. Luciendo como … 

Uhmmm… Parece que quieres ir a alguna parte.

¿Quieres ir a alguna parte?

…allí te llevare… Para que caigas en mi pecho y digas…

Eres como un Hada llena de fuego. 

Quien consiga liberarlo se quemara en tu deseo…

🎵Wow…Wow…Wow..🎵

Como un Corvette rojo…por la carretera del placer…

Hagámoslo niña… Hagámoslo ahora. Esta noche. ⛔️

No hay luna llena. La llenaremos nosotros. 

La incendiaremos y Wow…solo dirás…Wow…

🎵🎵🎵

Podía haber sido verdad y de hecho lo fue aunque me lo esté inventando.

 
Aparcamos el Corvette en la calle Segovia, en Madrid.

Tras parar el motor y poner el freno de mano, nos encaminamos a disfrutar una cena de reencuentro tras dejar la Luna en sus aposentos. 

De los posibles restaurantes, elegimos “Charlie Champagne”

Un sitio que puede pasar desapercibido por su toldo que además de ocultar la fachada, hace que parezca una tienda de BDSM. 

Una vez dentro la cosa cambia. 

Es acogedor y bien iluminado. El cheff va vestido de cheff y el camarero de camarero. 

Así debería ser siempre, pero en Madrid no lo es. A veces cuesta distinguir a los camareros del resto de comensales. 

Para beber nos sugirieron Champagne pero esta no era una cena romántica y además nos apetecía agua aunque no era una noche muy calurosa. 

 Tardamos un poco en decidirnos sobre que pedir porque la carta estaba escrita en un formato de letra un tanto gótica. Difícil de leer. Pero uffff había atún. 

La puesta en escena del plato es mejorable, aunque no se si fue culpa del Cheff o del camarero que lo despeino de camino a la mesa. La foto la hice antes de cortar y darle unas mechas. Una vez peinado el plato estaba listo para exposición, pero no hice mas fotos por que mis manos fueron más lentas que mi paladar.

Un plato jugoso pero sin grades aspavientos.

“Tataki de atún rojo con ajo blanco, aceitunas negras y sésamo tostado.”

  

El camarero insistió en que probáramos las croquetas y así hicimos. 

La conversación con mi bella anfitriona era tan intensa que no recuerdo muy bien su sabor. 

Tampoco el de ella. No lo probé. 

Menos mal que pagaba ella. 

  

El Ceviche de pulpo con langostinos con ensalada de algas wakame fue el plato final. 

Bastante mejor al paladar que a la vista. 

Creo que Charlie Champagne es un sitio bastante bueno para cenar, pero tal vez no elegimos bien los platos. 

En la mesa de al lado había dos parejas cenando que decían ser críticos gastronómicos y estaban encantados. 

O tal vez me he vuelto muy exigente y selectivo…

Lo mejor es que vayáis a conocerlo y saquéis vuestras propias conclusiones. 

 

Un lugar pese a todo, recomendable. 

Charlie Champagne en Tripadvisor click aquí 

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.

Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)

Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique

© 2015 Rosaluma todos los derechos  reservados 

Tepic

Me gusta ser tu juguete

Los días sin verte se me hacen eternos…Los días sin tu sonrisa parecen días de invierno.

Demasiados días sin verte y aquí estoy leyendo esta revista.

“Me alimenta cenar contigo” 

Bonito título… 

Sentí curiosidad… Parecía una revista sobre nutrición, pero resulto ser mucho más sugerente de lo que pensaba.

“… No llego, no llego….Era mi pensamiento mientras iba a su encuentro. Como el conejo de Alicia, miraba nerviosa el reloj.

Siempre odié llegar tarde, pero ese día era irremediable tras un cúmulo de despropósitos… Cuando por fin alcancé mi destino estaba acelerada, nerviosa, prisa, ansia….y allí estaba, recibiendome con su mejor sonrisa y aire despreocupado…me relaje con el primer beso, y me sonroje por dentro….Uhmmmm…cómo notaba crecer mi deseo con sólo un roce, con sólo su olor…

…”Vamos, tenemos mesa a las 21:30”, me susurró… 

Juntos, recorrimos a buen paso no se que calles de no se qué Madrid… Yo no las veía. Mi mano en su bolsillo trasero palpaba sus firmes glúteos modelados para mi disfrute…cómo quería morderlos. Mi hambre crecía…también las ganas de cenar con él

Disfruté de cada plato y aun más entre cada manjar que servían, mientras nos comíamos a besos….deseé que tanto comensales como servicio se desvaneciesen para disfrutar su sexo allí mismo…dar un trago de tequila y sal de gusano y removerlo en mi boca con su…con mi juguete favorito…emborracharme en su disfrute y sus sabores

 Montarme a horcajadas y cabalgar a galope sobre él… ¡Que viva Zapata!

Pero Federico aun estaba allí, atento a muestras necesidades confesables y resuelto a darnos sus platos y consejos. Tragué saliva y respiré hondo para darme aire sereno, mientras mis piernas temblaban bajo la mesa.

  

De vuelta al coche paseamos por un Madrid mágico al abrigo de los árboles, comiendonos a besos en cada “rojo”. Los semáforos parecían haberse confabulado para darnos esos pequeños momentos de deleite…chupitos de deseo que humedecian mi sexo y endureciam su…mi juguete favorito.

Solo un policía de ronda pudo evitar que nos poseyesemos al llegar al coche, sin importar indiscretas miradas o pudor alguno… Subimos al coche y nos marchamos, tras el saludo y sonrisa lasciva del polizonte…

El, metía primera y mi corazón empezó a bombear con fuerza, segunda…pumpun, pumpun…tercera…pumpun, pumpun, pumpun, cada vez más rápido… Con la cuarta ya no me contuve, desabroche su cinturón ante su gesto atónito y encantado, y liberé a su prisionero de la cárcel de sus pantalones….

Mis labios le abrazaron con deleite, saboreando en cada succión mientras mi lengua jugueteaba traviesa con su glande.

No pudo haber mejor postre para esa magnífica cena. Quería más, repetir, recorriendo arriba y abajo, degustando al reo ya libre…y lo hice, vaya si lo hice… Lami con deleite cada centímetro erecto de aquel jugoso fruto…y mi fruta fue madurando también, humedeciendose en su jugo. El sonreía encantado con el juego y yo jugué hasta que terminó la carretera que llevaba a la puerta de mi casa.

Allí hicimos real el sueño del restaurante…Le monté, me embistió…continuamos un baile que empezó mucho antes, al encontrarnos… Bailamos bien pegados, bailamos fuerte y lento. Queríamos fundirnos en uno con furia y sudor, y lo conseguimos…. Un estertor mutuo inició el orgasmo común y nuestros jugos se encontraron sellando el encuentro con gemidos profundos, casi clamorosos que rompieron al unísono el silencio de la noche. …”

Texto original de Marmayan, en desinteresada colaboración con Placeroral.

No pude evitar ponerme en contacto con la directora de la revista y preguntar quien lo había escrito. “Marmayan” me dijeron. 

¿Podrían decirle que se ponga en contacto conmigo? Mis datos son estos… XXX-xxx-XXX… Por favor, estaré esperando…!

A los pocos minutos Marmayan me llamó….

🌸Hola…. Creo que quería hablar conmigo. 

✨Ufffff…. Lo que quiero es que me invites a cenar. 

🌸Que morro le echas, no?

✨Y además quiero que me lleves a un sitio con encanto

🌸Definitivamente le echas mucho morro. 

✨La vida es para los cuatro que sabemos disfrutarla. Donde te veo?

🌸Jajaja…ok… Conoces Tepic? Es un restaurante cerca de la Plaza de Colón. En la  Calle Ayala, 14, Madrid Viajaremos hasta México gastronómicamente hablando. Haz tu la reserva.

✨Uhmmm… Me parece genial. Tengo ganas de México. (Y de ti)

Podía haber sido verdad y de hecho lo fue aunque me lo esté inventando

Y allí estaba yo. En la puerta de Tepic. Cogiendo de las manos a Marmayan sin decidirme a abrir la puerta para entrar… 
Tepic no es un restaurante Mexicano de los que abundan en Madrid. No tiene una decoración recargada llena de sombreros mexicanos y colores estridentes. Y sus platos son elaborados. Lejos de la típica comida rápida y congelada que sirven en muchos de los que había conocido y que me habían hecho pensar mal de esa cocina tan salsera. 
Nada más entrar nos recibió Princesa. Así se llama la preciosa encargada del restaurante. Preciosa y encantadora hasta más no poder. 

Tuvimos la suerte de que en ese momento se encontraba en plena conversación con el Cheff de Tepic. Angel es Mexicano… Estar en un restaurante mexicano y que el Cheff también lo sea, ya produce buenas vibraciones por si solo. Pero además resultó ser también encantador.
Princesa nos dirigió escaleras abajo mientras yo observaba la elegante decoración de la planta alta. 

A mitad de escalera hay un dibujo del rostro del tío del Cheff y así nos lo indicó Princesa, emocionada mientras nos lo contaba. 

  
Ya abajo, nos llevo hasta una mesa que ella había reservado para nosotros. 

“Por favor, quisiera una mesa intima. Una mesa en la que podamos meternos mano sin escandalizar a los demás comensales.” Eso le había dicho y Princesa cumplió hábilmente dicha petición. 

   (Fotos realizadas al finalizar la cena para evitar fotografiar al resto de comensales)

  

Siguiendo los consejos de Princesa, elegimos margaritas para que acompañaran nuestros platos.

Realizadas íntegramente de forma natural, a base de zumo natural de naranja, Lima, tequila y escarchada en sal. He de decir que estaban deliciosas. Tal vez en mi caso, la tome excesivamente despacio y la termine de beber con el ultimo bocado de la cena, pero me conozco un poco y se que no debo beber mucho alcohol si quiero que la noche tenga un final feliz…

  

Tan solo unos minutos después de brindar con Marmayan…por ella y por mi, llego Federico, un didáctico y paciente camarero que junto con otros tan profesionales como el, atendieron, sirvieron e ilustraron todos y cada uno de los sabrosos platos que pudimos degustar en Tepic.

Lo primero fue un aperitivo con salsas sin picante… Servidas en salseros blancos… Una de chile pasilla con cacahuete y otra con chile guajillo. Confieso que son las que más tome.
   

Más tarde llegaron las salsas picantes. Servidas en molcajetes pequeños, eran súper picantes a mi paladar (ya nos lo había avisado Federico) y eran de chile Habanero y de chile serrano (la de color verde)

 

En otro molcajete de un tamaño y peso considerable nos sirvieron el plato que más nos gusto. Nos encanto. El Aguachile estaba delicioso. La presentación en el mortero esa realmente atractiva. La iluminación sobre la mesa realzaba los colores y el brillo tanto del aguacate como de los camarones. Daba pena comenzar a comerlo por no romper la cuidada armonía de colores. 

  
Que decir del plato siguiente… Flautas de chicharrón de queso con jamón y huitlacoche. Un hongo del maíz que resultó estar increíblemente rico. Presentación muy agradable. Con cada trocito que cortábamos a las flautas, fuimos probando las diferentes salsas. Y para apagar el fuego de nuestras lenguas, ¿que mejor que un sorbo a las margaritas?… 
  

Para terminar la degustación sugerida por nuestra anfitriona Princesa, probamos Tacos al Pastor, tortIllas de maíz con carne adobada acompañado de cebolla, cilantro y piña.

Cuando terminamos con las tortillas de maíz, Federico nos ofreció más…y esta vez las trajo de trigo. 

Cuando dimos buena cuenta de todas, muy amablemente nos preguntó cual nos había gustado más. En la respuesta coincidimos los tres. Pero creo que es mejor que si visitáis el restaurante, decidáis sin mi opinión.
   
  

No debo olvidar comentar lo buenísimo que estaba el guacamole que nos regalo Princesa y que como todo lo servido, era realizado de forma artesanal en el restaurante.

No lo pudimos terminar porque aunque pueda parecer lo contrario, los platos son abundantes.
  
Y cuando creía que ya estábamos terminando de sorprendernos en Tepic, llego el obsequio final. Un tequila Jose Cuervo tradicional con sangrita: Lima y sangrita, clomato a base de zumo de tomate y salsas. Y… Mezcal Alipus con sal de gusano.

Wowwww…. Que rica la sal de gusano. 
Un final maravilloso…
¿Un final? … ¿O un buen comienzo?… Shhhh….
 

Tepic en Tripadvisor click aquí 

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.
Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)
Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique
© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados