El Imparcial

Mmmmm….verbena de orgasmos… Orgía de caricias… Fiesta de besos…
Así es cada día contigo. 
Me excitas con tan solo una mirada. ¿Que digo con una mirada? Me excitas con tan solo pensar en ti.
Ahora, aquí, apunto de dormirme… Y no dejo de pensar en ti…

Ahora, aquí, desnudo en mi cama… La mente me transporta hasta ti…
Te veo en tu habitación, saliendo de la cama. Mirando la hora que muestra el despertador… Hay alguien más en tu cama, pero esta noche no soy yo. Sus ojos son azules. Y los míos no. Su pelo rubio. Y el mío… Bueno… El mío, no!! 

Veo cómo le besas y como te diriges hasta el baño.

Mientras esperas a que el vapor aparezca en el agua de la ducha, te miras en el espejo. Yo desde atrás veo tu espalda, tu culo, tus piernas. En el espejo veo tus ojos, tus labios, tus pechos.

.

Me invento ser un ente invisible. Me lo invento, porque es mi sueño. Me lo invento, porque quiero.

.

Quiero acariciar tu piel mientras te tocas tu despeinado pelo. Acariciar tus hombros y morder tu cuello. Quiero que notes mi erección buscando tu humedad.

.
El sonido del agua de la ducha te hace mirar hacia ella y observas el vapor subiendo hacia el cielo. 
Pero continúas frente al lavabo. Mirándote en el espejo. Con las manos apoyadas en la loza te inclinas hacia delante. Uhmmmm que hermosa visión desde mi posición. Que irresistible visión con esta, mi erección.
Me agarro con fuerza a tus caderas mientras te penetro de un solo empujón. 

.

Mientras,… el espejo se llena de vaho y te inclinas más y más sobre el lavabo. 

.

Noooo… No estoy tan solo, haciendote el amor…. Noooooo… Mi furia representa mucho más que eso. Te estoy dando todas mis energías. Te estoy dando todo mi empuje. Te estoy dando… Si. Si… Te lo voy a dar. Pero aún tendrás que esperar…

.
Te metes en la ducha… El agua caliente recorre tu piel…¿Lo notas? Soy yo, mi niña. Soy el agua que acaricia tu piel. El agua que juega con tu placer… Siiii… Oriéntame bien, dirígeme hacia el punto exacto. La presión exacta. La temperatura exacta… 

.
Uhmmmm… dejaré que pienses que eres tú quien te disfruta. Pero yo… Yo, soy el agua que te excita. Uhmmmm siiii…. Mantenme ahí… Solo un poco más. Siiii. 

.

Quiero ver tu cabeza cayendo hacia atrás. Tu mano, tirando de tu piel hacia tu ombligo. La otra… La otra… Con la otra sujétame… Soy tu ducha. Soy tu agua y quiero tu orgasmo. Si… Si… Lo quiero ver aparecer.

.
Ahora… Si, ahora. Noto cómo te tensas, noto como tú culito se endurece. Siiii. Dámelo, mientras yo, calentito, no dejo de lamer tu botoncito.

.
Me gusta mirarte a la cara mientras corres de placer. Mientras el placer te alcanza y te sobrepasa. Me gusta mirarte cuando suspiras y te relajas.
Cierra los ojos, mi niña. Te voy a enjabonar. Ahora soy tu esponja. Ahora soy yo, quien te dará mi gel.

.

Recorriendo tus pechos, tus axilas, tu cuello. Espuma. Soy espuma

.

Recorriendo tu vientre, tus muslos, tu sexo. Espuma. Soy espuma.

.

Recorriendo tu espalda, tu culo, tus piernas… Espuma. Me hago espuma para cubrir tu belleza y capturar tu sabor.

.
Sal… Sal de la ducha. Mírate… Mira tus curvas… Mira tus formas de mujer… No… No eres una top model… Y aún así…eres perfecta. 

.

Quiero hacerte fotos. Que las guardes solo para nuestros ojos.

.

Quiero inmortalizarte…para siempre, en mi corazón.
No. No vayas a tu cama. En ella no estoy yo. 

.
Vente a la mía. Ven. Aquí…Te esperaré.  

Podía haber sido verdad y de hecho lo fue, aunque me lo esté inventando

El Imparcial 

Restaurante de moda en Madrid. Para poder cenar en el, hay que reservar con varias semanas de antelación.     
  Está ubicado en el centro. En la calle Duque de Alba. Muy cerca del teatro de la Latina y de otros muchos lugares de ocio donde disfrutar antes o después de un buen espectáculo. 
 
Cualquier cosa de su carta es un manjar. Y la atención de sus camareras y camareros es muy simpática y profesional. 
El Sashimi de Salmón con Helado de Wasabi es espectacular. Tanto en presentación como en sabor. El helado, no deja indiferente. 

 
El Tartar de Atún, está muy rico. Presentación diferente y panecillo sugerente. Eso sí… Nada como el tartar que disfrute en La Orza, Toledo. Visita el plato pulsando aquí.

 El restaurante en sí es muy bonito y las mesas, aunque no muy separadas, tienen la distancia justa para poder sentir intimidad al conversar. En esta ocasión, como casi siempre, la conversación fue muy fluida y variada en cuanto a los temas que se hablaron. Calentándose hacia el final… Dando paso a promesas veladas de placeres en camino. 
Pero antes, no podíamos perdonar el postre. Tarta de Zanahoria. Esponjosa y exquisita. 

   
Un lugar donde ir acompañado de alguien adorable. 

El Imparcial. 

C/ Duque de Alba 4

Madrid, España. 

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.


Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)

Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique.  

© Rosaluma. Todos los derechos Reservados.

Anuncios

Racó de Paco

Oh niña… ¿Quieres jugar conmigo?
Voy a usar la cámara… ¿Quieres jugar conmigo?

Tomaré fotos de nuestra lucha… 

¿Que?…. ¿prefieres un vídeo? 

Oh niña… Veo que quieres jugar conmigo

En medio de la noche… Si, niña…

Inmortalicemos el momento…

Tus vecinos ya lo han hecho…

Aburridos en su triste relación nos grabaron cuando nos comíamos en el balcón. 

Ahora lo haremos para nosotros….

¿Quieres jugar a este sucio juego?

Tan sucio como un beso. 

Tan sucio como el amor. 

Se que quieres jugar conmigo

Tan sucio como un orgasmo…

Desbloquearemos el siguiente nivel. 

Hagamos un magazine…
El ojo de cristal de la cámara nos mirará y brillará de excitación. 

¿Quieres jugar conmigo?

Si niña…ajustemos el balance y la Exposición . 

Hazlo como tu sabes…

Un trio… La cámara, tu y yo!!

Tal vez deberíamos desnudarnos…

Uhmmm…. ¿De dónde sacas tanta belleza?

No te salgas del plano… Muévete como tu sabes. 

Después lo editaremos y buscaremos el aura de tu sexo. 

La energía de tu amor. 

Oh niña… Estamos a contraluz. 

Nadie nos reconocerá. Tan solo tu y yo. 

No… No estoy loco… 

No… No estoy excitado…

Simplemente me tienes locamente recalentado. 

Bésame mientras crezco para ti.  

Bésame mientras te abres para mi.  

¿Quieres jugar conmigo?

Horas de grabación sin un instante borroso. 

Horas de pasión sin otra luz que la de tus ojos. 

Tu lengua me ha recorrido por completo. 

Y yo he corrido por y para ti. 

Hemos corrido juntos y estamos empapados. 

Tu de mi y yo de ti. 

Luego nos veremos en 5 pulgadas. 

Luego nos veremos en formato de video. 

Luego nos comeremos entre risas. 

Uhmmmm… Te estas soltando… 

Miras a cámara… La sonríes con la boca llena. 

Miras a cámara… Y de tus labios rojos asoma un hilo con mi sabor. 

 


Me miras… Subes y me besas… Compartiendo lo que tanto te gusta. 

Uhmmm niña… Me gusta como juegas. 

Uhmmmm niña…. Se te da bien jugar sin reglas. 

Ahora siéntate. Siiiii… Aquí… Frente al objetivo…

Ahora siéntate… Siiiii… Ahora vuelvo…

Quiero explorar tu volcán 

Ahora siéntate y abrásame los labios. 

Quémame la lengua. 

Déjame gozar con tus erupciones. 

Uhmmm… Siiii… Una, dos, tres, cuatro…

Uhmmm me encantas…. Quiero más. 

Uhmmm…. Siete, ocho, nueve…
Noooo…. No pienso parar. Se que ya no puedes más 

Pero insaciable es mi lengua e inagotable tu manantial de fuego. 

… Vaya…!!!
¿Te digo un secreto?
Olvidé pulsar el botón de REC….
Tendremos que empezar de nuevo. 
Oh niña… ¿Quieres volver a jugar conmigo?

Podía haber sido verdad y de hecho lo fue aunque me lo esté inventando

Quiero agradecer a sexticle su precioso dibujo que además de haberme cedido desinteresadamente, me ha permitido censurarlo. 

En “Colaboraciones Especiales. Click aquí” podéis ver el dibujo original. 

Aquí dejo también el enlace a su blog que seguro os parecerá erótico y sensual. 

https://sexticles.wordpress.com

Oropesa del Mar es conocida en España por su “Ciudad anexa…Ciudad de vacaciones… Marina D’or” que con su Balneario de agua salada y sus jardines y hoteles, hace las delicias de turistas rusos, ingleses, alemanes y como no, españoles. 

Pero no es conocida por su gran gastronomía. Y no es conocida por que la gastronomía de la provincia de Castellón, en la Comunidad Valenciana aun siendo tan variada como la que más, es maltratada por sus hosteleros.

Durante muchos años atrás y también en el presente, han explotado el turismo del “veraneante” y no el turismo del “turista”.

Han basado las cartas de sus restaurantes en platos de comida rápida… Calamares, Chopitos, Patatas con diversas salsas, paellas prefabricadas… Y un largo etcétera de fritangas. 

Recorriendo sus restaurantes se pueden encontrar paellas que ni ellos mismos se comerían… Saben que muchos turistas, sobretodo ingleses, no las han probado nunca Bien Hechas y piensan que no sabrán diferenciar si tiene calidad o no.

Menos mal que siempre es posible encontrar a alguien como Paco. Un restaurador que lleva muchos años arriesgando por una cocina de calidad y creativa incluso en su decoración y trato al cliente. Bueno… Más o menos.

Y para ello hace casi 20 años creó  el rincón de Paco… “Racó de Paco” dicho en su lengua. 

   

Llama la atención al entrar el recibimiento por parte de los camareros. Formal y cercano al mismo tiempo. Y como no, llama la atención la separación entre mesas.

Unas vaporosas cortinas sirven para crear intimidad a la vez que confieren al espacio una estética nocturna incluso en horario en el que el sol aun domina el cielo Mediterráneo. 
  

  

Normalmente me llevan a los restaurantes de los que hablo en placeroral… y después busco el enlace de Tripadvisor para poder insertarlo aquí. Pero en esta ocasión fue al revés. 

No queríamos ni Fury-chan, ni yo, comer fritangas. (Muerte a las freidoras) y buscamos en Tripadvisor el mejor restaurante de Oropesa del Mar, según su catálogo.

Y así fue como apareció “Racó de Paco”

No dudé en reservar para cenar cuando leímos que tenían sashimi de Atún rojo.

Solo hay que ver la foto para entender lo bien que lo pasamos degustando el atún. Las algas y cebolla caramelizada, el aguacate haciendo equilibrios y la salsa de mango decorada con flores…comestibles, por supuesto.

Pero… Increíble… No había wasabi…!!! 

Preguntamos a Paco, y nos respondió que ya le costaba muchísimo que sus clientes, casi todos habitantes del pueblo y no tanto turistas, comieran atún “crudo” como para además ponerles wasabi. Nos contó que la gente se dejaba el wasabi sin tocar y que aunque trato de suavizarlo convirtiéndolo en mahonesa de wasabi, no lo probaban e iba de vuelta a las cocinas.

En mi caso lo que envíe a la cocina sin prácticamente tocar fue el mango. Atún y mango no parecen llevarse muy bien, al menos en mi paladar. 

Aun así, delicioso el atún aunque para poner otro pero… Tuvimos que comerlo con tenedor. Efectivamente, no había palillos.

Si doy un diez a este plato es porque en realidad es un doce menos dos negativos por la falta de wasabi y palillos. 

Joooo el atún con tenedor es como el café en vaso de plástico. Como hacer el amor viendo la televisión. Joooo… No sabe igual.
  

Luego habíamos pedido Pulpo de roca a la brasa. Yo esperaba un tentáculo a la brasa y me sorprendía la presentación del plato.

Aprovechando que Paco pasaba por allí, le dije que si el proceso era cocción, corte y brasa y me respondió que si dándome una larga explicación alegando que el pulpo de roca no es igual que el que pueda comer por ejemplo en las costas gallegas.

Estaba muy bueno. Pero yo habría preferido cocción, brasa y ya me lo corto yo. 

Confieso que soy un pésimo cocinero, pero creo que el pulpo habría estado más jugoso si no se corta antes de brasearlo.

Claro que siguiendo mis directrices, ningún cocinero innovaría. Así que no me hagáis mucho caso cocineros del mundo.
  

Para terminar, pedimos quesos calientes de la zona. No era nuestra elección, queríamos carrilleras de cerdo en salsa. Sin quererlo, convertimos este plato en el postre. Deliciosos quesos, eso si. 

Fue Paco el que de una forma tal vez un poco arrogante nos sugirió primero, y nos cuasiobligó después a elegir este plato. 

Tras la charla acerca del pulpo, no quise decirle que el queso presentado, era un plato más de un menú degustación que de un plato principal. Sobretodo por el pequeño tamaño de las porciones. Pero bueno…además…. No quiero que me salga tripita, así que tan contento guarde silencio esta vez.
 

Convertido el queso en postre, lo mejor era tomar un café. Sobretodo porque la noche anterior casi no había dormido gracias a otros placeres y ahora me tocaba hacer 475km nocturnos en coche de vuelta a casa.

Ciertamente…que vida más dura llevo. Ainssss!!

.
Racó de Paco en Tripadvisor click aquí 

.

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.

Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)

Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique

© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados

Doña Tecla

Atasco. 20:20. Hice bien en quedar a menos cuarto. Vamos, vamos…. Venga, tranquila, no sea que encima tengamos un problema…

Ninguna realidad va a estropearme esto. No voy a permitir que sea como otras veces. Quiero que mis ojos sonrían más que mi boca, que mi corazón se mueva más rápido que mis rodillas, que mi mirada busque la tuya y la tuya la mía y rompamos a reír en medio de un remolino nervioso de ángeles que pasan. Cerraré los ojos si hace falta, bloquearé mi mente si es preciso… pero quiero que me gustes.

Llevo el vestido naranja… deja mis hombros descubiertos…quiero que sientas mi olor cuando me des dos besos. Tú lo querías… saber si soy el olor que buscas. Estoy lista para que te acerques a mi y sentir que tu instinto cálido se activa, recorriendo discretamente mi piel, desde el cuello hasta los hombros, mi cuerpo hablándole al tuyo a través de la fina película de aire y humedad que los separa. Y buscar en tus ojos ese pequeño cambio en la mirada, algo indescriptible pero inconfundible que me confirme que la química ha traspasado la barrera y te va inundando… igual que a mi…

Yo ya más no puedo hacer. No, no, ninguna realidad va estropearme esto…

Te pedí que cuando me vieras no me dijeras el típico hola!. Dime cualquier otra cosa, pero por favor, no me saludes como al resto. Pase lo que pase,  que nuestras primeras palabras estén a la altura de nuestros últimos mensajes…

…Éste es el lugar… Aquí hemos quedado. Supongo que lo encontrarás… Solo hay un parque con columpios en la zona.

Los nervios me comen. No sé qué hacer con las manos. Bendito móvil… Música, noticias, lo que sea…

Te veo a diez metros. Me has visto tú también.

Siete metros. Sonrío. Sin querer bajo un poco la cabeza… no quiero que lo interpretes como gesto de rechazo… La vuelvo a subir y te miro de nuevo.

Tres metros. Te ríes, echando ligeramente la cabeza hacia atrás, mostrando tus dientes blancos…

Un metro. Alargo la mano y te cojo por tu camiseta. No te voy a dar ocasión de decirme hola… no te voy a dar ocasión de decirme nada.

Milímetros…

Bienvenida, realidad.

Podía haber sido verdad, y de hecho lo fue aunque me lo esté inventando


Texto original de Aker H. En desinteresada colaboración con Placeroral.

Segunda cita. Estaba aún más nervioso que en la primera. Ella ya estaba allí. Sentada en un taburete tomando una copa de vino. 

La vi por una de las ventanas de restaurante. Leía algo. No podía ver que era y además no quería ser descubierto. Me decidí y entre.

Me vio y de repente la sala de Doña Tecla se iluminó. Todo brillaba. Sus ojos proyectaban luz por todas partes. No pude evitar parpadear, pero cada vez que abría mis ojos veía los suyos cada vez más brillantes…azules, cada vez mas azules,… Verdes, cada vez más verdes,…uno más verde que el otro. Uno mas azul que el otro. Luego parecían color chocolate y al final eran del color del arco iris. Su mirada me hizo perder la cabeza. 
Su vestido también era de colores. De los colores del postre que pedimos. Ella no se daba cuenta pero ese postre parecía inspirado en la ropa que me impedía ver parte de sus encantos. Su vestido desordenó mi mente, del mismo modo en que desordenó mis recuerdos de la cena. No se que fue primero…¿fue el postre?…Le había pedido que vistiera con unos vaqueros y una cómoda camiseta, pero tal y como iba vestida también estaba preciosa.  

El “Carpaccio de frutas con azúcar de Caña y Sorbete de Mojito” no sólo estaba muy rico, sino que además iba a servir de preámbulo a las copas que vendrían después. Copas, que se reservaban para casi el final. 

Antes, habíamos estado compartiendo también un “Solomillo A la plancha al punto, Fileteado” y que estaba, delicioso. Fue el único momento en que me distraje y la hablaba y escuchaba manteniendo la mirada fija en el plato. 

Me distraje porque no podía comer la carne roja y jugosa… Templada y sazonada… Suave en la lengua y sabrosa al paladar, sin pensar en su sexo desnudo. No quería que viera el deseo en mis ojos. No… Se lo había prometido.  

Me incliné  sobre el plato y comí el solomillo como si no lo hubiera comido nunca. Como un gañán .
Unos minutos antes, pese a que el camarero nos había puesto platos nuevos, habíamos estado comiendo del mismo plato el “Tartar de Atún Rojo con Aguacate, helado de Wasabi y Galleta de Parmesano” 

Increíble su sabor, sobretodo si no se mezclaba con el helado. Éste , era mejor saborearlo por separado. La baja temperatura del helado, robaba sabor al atún. El wasabi será protagonista en otra historia. 

Hablábamos de Prince. De sus sinfonías, de como sonaban los instrumentos en perfecta conjunción. Del tempo, del ritmo, de las partituras y de como había podido escribir tanta y tan buena música en su tiempo. Allá por la segunda mitad del siglo XVIII.

¿Era de Prince o de Mozart de quien hablábamos? No lo se con seguridad. 

(Prince, click aquí)

(Mozart, click aquí)

El atún y el movimiento de su cuerpo mientras hablaba, me tenían flotando en una nebulosa de placeres tanto orales como visuales. Verla emocionada hablando de música, hacia que yo también me emocionara.

Antes la había cogido  las manos. La conversación lo requería y el camarero había colaborado retirando los platos. La mesa había quedado desierta y solo las dos copas de vino como dos soles rojos resplandecían en ella. Sus manos jugueteaban una con la otra sobre el mantel mientras la conversación iba haciéndose más  profunda. Acabábamos de comernos las “Alcachofas Salteadas con Tallarines de Sepia al jerez”. 

No me enteré  de si comió mucho o poco porque aún seguía deslumbrado por el brillo de sus ojos y porque el plato estaba tan rico, que mis sentidos estaban ensimismados en las alcachofas. 

  
Recuerdo que tardamos en decidirnos sobre qué pedir primero. Los precios eran elevados incluso para mi tarjeta de crédito. Y aunque me invitaba ella, o tal vez porque me invitaba ella,…yo… Miraba más los precios que los platos, que con una bonita caligrafía, presentaba la carta.

Finalmente ella dio las opciones y yo asentí. No podía poner pegas. Todo en Doña Tecla es delicioso. 

  

Nos dirigimos a la terraza que tiene Doña Tecla. En ese momento vi la preciosa Boucarnea que hay a la entrada y que no había visto al entrar. 

Una vez en la terraza, nos acomodamos en uno de sus cómodos puffs.

Pedimos las copas y hablamos y hablamos hasta casi el amanecer. 

De lo que hablamos no me acuerdo. Y lo que sentí, lo he olvidado. Podría inventármelo como todo lo demás. Pero hoy me apetece realidad. 
   

 Doña Tecla es caro para mi bolsillo. Pero merece muy mucho la pena.

Web de Doña Tecla, click aquí

Doña Tecla en Tripadvisor, click aquí

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.

Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)

Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique

© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados

L’Artisan Furansu 

Nunca he escuchado a los vecinos de arriba. Jamás. Hasta hoy. Precisamente cuando te tengo delante de mi, mirándome en silencio.
Nos reímos con una risita apagada y nerviosa. Te miro. Me miras. Bajas la cabeza… solo un instante, te busco, busco ese pez del que me hablaste, cálido, huidizo… Abro los ojos y ahí está, como tú decías, el cíclope de Cortázar. 
De repente lo siento, agudo como una punta de lanza, veloz como una culebra; ¿dónde se fue el olor a fruta madura? Yo solo siento las brasas del infierno. Desconcertado busco tus ojos. No llego a verlos. Un intenso dolor en el labio me hace despertar del trance, y allí estás, gorgona Medusa, respirando los vapores del Hades, traspasando mi cerebro con tus ojos en llamas…  

Fotografía de. upload.wikimedia.org

 De nada me servirá el escudo de Teseo. Intento dominar a las serpientes que me atacan y se esconden, noto el veneno inundando mi cuello, mi cabeza, mis brazos, mis brazos…. Con ellos sujeto los tuyos, con fuerza, y vuelvo a mirarte, furibunda… Correré el riesgo de convertirme en piedra… Pero no dejaré de mirarte… Silencio. Poco a poco el brillo terrible se apaga. La respiración se normaliza. Medusa se hunde poco a poco en su caverna. La tensión desaparece, por completo. Noto tu cuerpo inerte bajo el mío. Te miro. Me miras. Me miras con ojos vacíos y la boca entreabierta.  

fotografía de hoyesarte.com

 
Soy Teseo. Reclamo mi victoria. Porque ese triunfo mio no es sino tuyo, que has sabido llevarme del juego de niños con tiza y piedra a los mitos griegos tan antiguos como el fuego… fuego casi apagado, enanas blancas en tus ojos vacíos… 
Soy Teseo, y creo ver una sonrisa en esa boca entreabierta...

Texto original de Aker H. En desinteresada colaboración con Placeroral.

Tras cerrar el libro que estaba leyendo sobre Teseo, salí por la puerta norte de la estación de Shinjuku. La estación es la mas grande del mundo con un tránsito de gente de más de dos millones cada día. 

Tenía miedo a llegar tarde a la cita y había comenzado a ducharme dos horas antes. Una ducha antes de una cita es casi como una ceremonia. Siempre comienzo por rasurarme la cabeza. El poco pelo que aún queda en ella pide a gritos hacerlo desaparecer. La vibración de la maquina sobre mi cabeza me produce sensaciones placenteras. Es como una caricia recorriendo mi nuca, como la de unos dedos acariciandome, junto a las orejas. 

Pienso en Anaidari y sin dudarlo, le escribo un mensaje.

💬Rosaluma✨” Kon-nichiwa Anaidari (buenas tardes), solo dos horas mas y cenamos juntos.”

Abro el agua caliente de la ducha y la dejo correr. Busco una maquinilla de afeitar nueva y entro en la ducha. 

Aquí pasare un buen rato. Bajo el agua caliente me siento bien….me siento con la inspiración suficiente como para rasurar arriba y abajo. Con sumo cuidado abajo. Con sumo cuidado arriba.

Las maquinillas de afeitar japonesas no terminan de gustarme y me hacen ser mas precavido. 

Por fin he conseguido vestirme. 

Entre prenda y prenda no he dejado de mirar el movil. Por fin llega su mensaje.

💬Anaidari💠  “que un hombre entre en la ducha antes que yo, solo puede significar una cosa. Que llego tarde”

Al  salir del hotel Gracery Shinjuku en el barrio de Kabukicho, famoso por ser el que da cobijo al barrio rojo de Tokio, no pude evitar sentirme nervioso. Se acercaba el momento tan deseado. Conocer en persona a la chica de las estrellas. ..

Nos habíamos citado en un restaurante que “fusiona” cocina francesa y japonesa. Algo fuera de los estándares turísticos.  

Tras cruzar varias calles  y transitar por sus aceras alucinando con el barrio rojo y con el erotismo que emana de cada tubo de neón y de cada luminoso led, decidí no esperar en la puerta del restaurante y sin saber mas de dos palabras en japonés, me dirigí a los camareros.  

 

Konbanwa“. Dije. O eso al menos intenté (buenas noches) 

Watashi wa 2tsu no yoyaku o motte imasu, namae ni Anaidari.” (Tengo una reserva para dos personas a nombre de Anaidari). Me lo había aprendido de memoria sabiendo ya, que llegaría antes que ella al restaurante.

Me senté en un taburete en la barra, desde donde podía ver la calle. Intentaba mirar a cada chica que por un segundo aparecía ante mi vista a través de la hoja de cristal de la puerta. 

Ninguna se parecía a las fotos que Anaidari me había enviado al movil. Solo sabia que llevaría ,casi seguro… un vestido azul. 

Ya tenía a medio beber mi cerveza Kirin cuando su sonrisa me miro desde la calle y sus ojos me sonrieron…. No supe que hacer… ¿Acercarme a la puerta?… ¿Esperar a que entrara?… ¿Soltar la cerveza?…  ¿Saludarla con ella en la mano?… Mientras decidía,… ella ya había entrado, ya había dicho mi nombre y esperaba mis besos. 

No se si llegué a decir “estas preciosa” pero lo pensé. De eso estoy seguro.  

 Anaidari no es una chica de revista… Es mejor que eso.!! No es una chica con las medidas supuestamente perfectas,..Pero si deliciosas. Y tiene ángel. Tiene algo que hizo que la música del restaurante se apagara en mis oídos. Algo que me hacía temblar. Algo que me paralizaba y me excitaba al mismo tiempo. 

Todo a mi alrededor desapareció. Solo su cara, sus ojos, sus labios, sus hombros y el dibujo de sus pequeños pechos existían para mi.  

 La carta que el camarero había dejado sobre las mesas en algún momento que no acerté a observar. También era invisible para mi. 

Finalmente nos decidimos y comunicamos al camarero nuestra elección. 

Teníamos los platos ante nosotros y los palillos entre nuestros dedos. Como si del baile mas sensual se tratase, íbamos llevando la comida a nuestros labios. Yo debía estar haciéndolo también porque en mi plato había cada vez menos Tartare de Chicharro, jengibre y caviar de berenjena.  Pero no era consciente de mis movimientos. Toda mi atención, tanto la consciente como la inconsciente estaban puestas en el parpadeo de Anaidari. En su parpadeo mientras hablaba y masticaba.  

 El plato estaba delicioso. El sésamo y el caviar de berenjena acompañan muy bien al Chicharro. Muy recomendable. 

Habíamos pedido también atún que tardaba en llegar. A mi no me importaba. No tenía ninguna prisa. Todo lo contrario. No quería que la noche acabara nunca. 

Mientras seguíamos hablando, mi imaginación ya empezaba a funcionar y las sabanas blancas hacían su entrada en ella. Sábanas blancas casi tan blancas como la piel de Anaidari, casi tan blancas como su ropa interior. 

Intente centrarme en la cena, en lo que me decía. Quería memorizar cada palabra pronunciada, cada movimiento de sus labios. Quería poder revivir en sueños cada sensación con ella… Pero… Era su lencería la que veía. Miraba sus ojos y veía la lencería azul. Sus labios… Y todo se volvía rosa. Su piel… Miraba su piel y entonces imaginaba su lencería por el suelo. 

Procuré concentrarme en el Maguro (atún rojo). Pero era demasiado rojo como para no seguir imaginando. 

  

Okra y Ñame rallado o Natto con Sashimi de Atún. 

Este plato nos hizo hablar de el. Y gracias a eso mi concupiscente cerebro se relajó un poco. Anaidari lo definió muy bien. “Los ingredientes no se hablan. No tienen nada que contarse el uno al otro. Ni las texturas. Y se nota “. Terminamos por comernos solo el Atún y no con demasiado entusiasmo. Este plato es muy mejorable. 

  

Maki de Atún, Salmón, Corvina y guacamole. 

Decidimos dejar los demás ingredientes que afeaban al atún y terminar con el Maki. Comenzamos a jugar con el wasabi y la salsa de soja, pero pronto suprimimos tanto el guacamole como la soja para hacerlo solo con el wasabi. 

El Maki no necesitaba de más. Cada Maki llevaba los tres pescados. Personalmente prefiero un sabor en cada Maki. Me gusta mucho más poder saborear el atún, después el salmón y luego la corvina. Los tríos nunca han sido lo mío. 

  

Había que pedir los postres. Yo tenía clara que palabra debía salir de boca del camarero. Lo que no sabia era que elegiría Anaidari.

Ella se decantó por el Mascarpone y dulce de leche en dos temperaturas. Yo podía haber pedido lo mismo pero cuando el camarero nombró el bizcocho caliente de chocolate con helado de vainilla… No pude resistirme.

Mientras comíamos cada postre, no podía dejar de pensar en como sabrían los labios de Anaidari.

Deseaba terminar mi chocolate y salir del restaurante para besarla. Quería sentir su cuerpo. Quería notar sus pechos contra mi… Sus manos acariciandome.. Quería su aliento en mi boca… Sus gemidos parecían recorrer ya mi cuerpo….Me imaginaba buscando sus placeres por encima de la ropa. Sintiendo cada centímetro de su piel…
  

… No pude resistirme… No…. No al ver su cuello… Al ver esa vena que se hinchaba y serpenteaba desde su oreja a su clavícula… No debí hacerlo… Pero no pude resistirme… 

Me lance hacia ella… Con una mano la sujete suavemente del hombro… Con la otra… Inmovilice su cabeza acariciandole la nuca… Y no… No pude resistirme… Primero mis labios y después mi lengua recorrieron todo su cuello. Saboreando su perfume. Degustando su sudor. Chupando… Lamiendo… Chupando… Chupando… 

Y ella gimió… Gimió de placer. Momento que aproveche para clavarle mis colmillos y gritar de placer mientras absorbía el amor que llevaba dentro. El que tanto necesito.

Podía haber pasado en Tokio. Pero ocurrió en Madrid. España.

En el barrio de las letras. Calle Ventura de la Vega,15

L’Artisan Furansu Kitchen en Tripadvisor 

Los “me gusta” y “compartir”ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me permiten saber tu opinión respecto a lo que hago.
Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que WordPress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente un post a la semana)

Todas las fotografías por Rosaluma excepto donde lo indique

© 2015 Rosaluma todos los derechos reservados